Martes, 04 Agosto 2015 10:30

Vino Casalbor, una cepa con el prestigio de La Rioja y Valladolid

Por

La industria del vino y las bebidas alcohólicas han tomado fuerza y la firma Casalbor se afianza como uno de los grandes comercializadores de este tipo de productos, motivo por el cual consolida sinergias y le apuesta a la expansión.

En la provincia de Valladolid hay una particularidad y es la calidad de las uvas de sus prósperos viñedos de donde se extrae un vino de la mejor calidad, que entra por la vista, luego por el olfato hasta dejarse acariciar por el gusto el cual percibe las delicias de la naturaleza.

En esta hermosa provincia y en su capital, del mismo nombre, se trata muy bien a la gente, se come muy bien y se bebe muy buen vino. Es justo la cuna de la Rivera del Oro que prácticamente abarca desde Valladolid hasta Burgos.

La bonita capital de Rivera, consolida una gastronomía impresionante y variada que suele acompañarse con los vinos más pedidos por los paladares exigentes y por los expertos en enología.

La firma Casalbor, comercializadora de bebidas alcohólicas y vinos de gran calidad produce en unas viñas de extenso cultivo, con toda la dedicación y el profesionalismo de los que saben producir bebida especial, fruto de las uvas que brotan como tesoros de la vid, de los consentidos y amados viñedos.

El manager de Casalbor, David García Mazariegos, narró que la historia de la marca se remonta a los tiempos de la familia Mora Figueroa y precisó que el padre de los propietarios actuales de la bodega siempre se ha dedicado al mundo del vino pues no en vano eran los antiguos propietarios de Domecq en donde se ofrecieron al mundo del vino. “Hace unos 10 o 12 años vendieron toda la empresa y entonces volvieron al negocio, porque como se dice en España, la cabra tira al monte, porque al final es lo que sabían hacer y volvieron al negocio de los vinos”, comentó.

Explicó que aparte de los vinos, la casa está comercializando bebidas espirituosas de varias marcas y para todos los gustos.

Para tener una operación óptima y estratégica, los empresarios del vino construyeron una bodega en el último terreno que quedaba en la Rioja alavesa que es la parte más importante de la Rioja, de igual manera se construye un Chato que está orientado hacia la Sierra de Cantabria y ahí se empiezan a elaborar los vinos.

“En Rioja tenemos cuatro marcas de vino y son ellas Loa, Spes, Picardo y Grulla y a raíz de la experiencia que habían adquirido y un poco por cubrir lo que la gente necesitaba, lo que la gente demandara, entonces se construye otra bodega en Rivera de Oro, justo en la Milla de Oro. Uno de nuestros vecinos ilustres es Vega Sicilia y allí tenemos los vinos cinzan”, declaró el señor, García Mazariegos.

El vocero dijo que luego de haber cubierto la denominación de Rioja y la denominación de Rivera, Casalbor decidió explotar un poco el vino blanco y fue así como hace unos años la empresa inició la producción de vino blanco en la zona de Rueda. La idea según García es apostarle a una oferta con marca y experiencia familiar porque en resumen los hijos saben lo que hacen, tratan bien el negocio y fue por ello que decidieron empezar a vender sus vinos y sus productos de portafolio en América Latina.

Al analizar el gusto y las preferencias de los colombianos, Casalbor decidió que la propuesta vinícola sería de tres vinos en cabeza de Picardo que es un vino con 12 meses de fermentación en barrica de roble francés y roble americano, 12 meses en botella y además cuenta con una característica que sale de la norma de Rioja, es decir salir de los vinos tranquilos y fáciles de tomar para traer una mezcla de uva tempranillo en 85 por ciento más un 15 por ciento de uva tinta muy alcohólica y muy frutal que resultó todo un éxito en Colombia.

En cuanto a Rivera del Oro, se decidió extraer de las bodegas el famoso Hizan que tiene como característica la elaboración con una uva 100 por ciento tempranillo el cual es un vino muy fuerte, muy redondeado y muy conseguido. El otro vino ofertado en Colombia es el Crianza que tiene 14 meses en barrica, 12 meses en botella y muchos toques de frutos rojos del bosque que es el que le encanta al colombiano.

“Luego de eso traemos en vino blanco verdejo que está siendo todo un éxito porque se hace con una uva muy diferente. En España gusta mucho porque la característica es que el vino se hace con uva Dato que es de frutas exóticas las cuales no tenemos en nuestro país, pero que sobran en Colombia como el maracuyá, mango y otras”, afirmó.

Casalbor tiene una venta que viene creciendo, entre otras cosas porque se abrió al mundo y esto hizo que aumentará la producción de vinos de mucha calidad. La firma vende promedio año entre 450.000 y 500.000 botellas. Para este año el crecimiento será considerable porque la marca y los vinos son demandados en no menos de 30 países razón por la cual se cree que con algunas marcas muy puntuales se podrá llegar a las 600.000 botellas o más.

La crisis encontró solución por fuera de la Eurozona

España, Portugal, Irlanda, Grecia, Italia y otros países de la Zona Euro experimentaron momentos difíciles y de gran expectativa, pero el europeo y básicamente el español es muy recursivo y al ver contraído el mercado miró hacia las américas para no perder la dinámica en ventas y en posicionamiento de marca.

Casalbor afirmó que llegar a Colombia, a México y a otros países conllevó a todo un proceso que generalmente dura varios años, ese proceso estaba en pleno estudio cuando llegó la crisis y la única manera de salvar el negocio en vista que el negocio caía en España era buscar mercados emergentes. “En su momento nos llegó a la mente Colombia, México, Guatemala, Costa Rica y otros, por eso estamos aquí, de un lado porque lo demandaba el público y obviamente también por necesidad”.

En cierta forma la crisis tuvo sus bondades porque obligó a los empresarios y a las casas vinícolas a salir y explorar nuevos mercados. Para el caso de Latinoamérica, hubo una ventaja y es que los vinos de Casalbor llegaron a donde sus hermanos, a los países hispano parlantes que facilitó la operación.

Casalbor compite con los viñedos españoles, pero en Colombia la firma ve una fuerte competencia con vinos procedentes de Chile y Argentina que tienen mucha calidad y han invertido sumas considerables de dinero para posicionar marcas y producto, es por eso que la lucha apunta a disminuir esas ventajas que son muy grandes.

“Al que le gusta el vino va a probar de todos y en ese orden de ideas hay mercado para todos, el asunto es cubrir la demanda con calidad y de hecho todos queremos ganar y crecer en volumen, pero al final nosotros somos unos creadores de marcas y lo que nos gusta es afianzar producto”, aseveró García.

Vino el cambio climático

El experto en vinos aseguró que uno de los grande retos de la agricultura y de los viñedos es el cambio climático porque con los cambios de temperatura el trabajo se hace cada vez más complicado y ello obliga a los enólogos y a la gente que labora en el campo a estar atentos para poder tener buenas uvas y por consiguiente excelentes vinos. Afirmó que con este problema todo el mundo del vino tiene que estar atento.

Una de las ventajas de Europa es que hay bajo riesgo fitosanitario y el productor primario de la uva es muy inquieto y está cada vez más pendiente de las posibles amenazas. En Valladolid los productores de uva que suelen sembrar en septiembre la uva tempranillo se dan un compás de espera de una semana para analizar humedad y clima para poner con tranquilidad y confianza las amadas semillas en el suelo para darle inicio al proceso de la vendimia.

La firma está entrando a Estados Unidos y las cosas van bien, en principio se abrieron oficinas en Nueva York, Washington, Chicago, california y en este momento se trabaja en la apertura de la oficina de Miami.

En América Latina, la oficina principal está ubicada en México y Colombia se tiene como el segundo mercado de la región, luego viene Panamá, Guatemala, Costa Rica y República Dominicana.

“Nosotros trabajamos para que la gente pruebe cosas diferentes, para que tenga acceso al buen vino así eso implique salirnos un poco de nuestras normas”, sostuvo.

En Bogotá, un vino de Casalbor puesto en góndola cuesta 65.900 pesos para el caso de Hizan, el Verdejo como el Crianza valen en tienda 53.900 pesos, pero hay una oferta en la que el comprador lleva tres botellas de vino y paga tan solo dos.

“Esto hace parte de la estrategia para cautivar y ganar mercado”.

En España, Valladolid se conoce por ser la provincia más completa en vinos toda vez que tiene cuatro denominaciones de origen, Ribera del Duero, Rueda, Cigales y Toro.

Esta región es muy visitada y se destaca el enoturismo en donde los viajeros se maravillan con los paisajes más pintorescos a tiempo que se extasían y se enamoran de los vinos con más prestigio en España y en la misma Europa.

Visto 1187 veces