Al término del Congreso Nacional de Acodres, esta fue la gran conclusión, pero también quedó la sensación que a los gremios les tocó cambiar el trillado discurso.