La apertura económica legitimó la intermediación y con ello entregó la llave de la ruina campesina, hoy exacerbada con unas importaciones desbordadas.

Publicado en Notas de la finca