El banco suizo Credit Suisse encabezó esta tendencia al reducir sus activos en las empresas conglomeradas intermedias por un valor de 105.000 millones de dólares.

Publicado en Banca y finanzas