Según el análisis, el oro es dinero «libre de riesgo» y lo mismo les ocurre a los bancos centrales, por eso normalmente disponen de ingentes reservas del costoso metal.

Publicado en Editorial