Viernes, 04 Septiembre 2015 06:10

Crisis fronteriza, una oportunidad de institucionalidad: Fedispetrol

Por

Los distribuidores de combustibles aseguran que el distanciamiento de hoy entre Colombia y Venezuela puede ser una inmejorable ocasión para entrar por caminos de inclusión, legalidad y oportunidad.

La situación tensa entre Colombia y Venezuela ha servido para recapacitar y concluir que la gobernabilidad y el ejercicio de autoridad se deben hacer a partir de las fronteras y no permitir que estas sean sitios espurios en donde convergen todo tipo de delincuentes y de actos ilegales.

Los distribuidores minoristas de gasolina aseguran que indudablemente esta situación es la mejor oportunidad que se le ha presentado en los últimos años a cualquier gobierno, porque este es un escenario que permitirá diseñar una política mucho más seria de fronteras en donde se puede repensar el país a partir de sus orillas y no dejarlo en las precarias condiciones de legalidad e institucionalidad sin dejar de lado la postración en la que siempre ha estado.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el presidente de Fedispetrol Colombia, Álvaro Yunes, afirmó que aunque tarde, les llegó la hora a las fronteras para devolverles a los conciudadanos de esa periferia el sentido de pertenencia por Colombia, pero sobre pilares de atención a la comunidad, de inclusión en los planes del ejecutivo y de desarrollo económico y social.

“Las fronteras no pueden seguir a la deriva, en el total olvido, sirviendo de refugio a los grupos ilegales o como centro de acopio del contrabando y sitio predilecto para las actividades ilegales que solamente implican pérdida y peligro. Las fronteras tienen que unir, deben ser polos de desarrollo y el mejor ejemplo de tejido social”, expresó el señor Yunes.

Bien en abastecimiento

Según el presidente de Fedispetrol Colombia, si bien hay un abastecimiento normal de combustibles por parte de Colombia, lo ideal es seguir trabajando para tener un suministro normal de los derivados líquidos del petróleo.

Anotó que es parcialmente cierto el argumento que apunta a que hay un flujo normal de combustibles con un precio menor por tratarse de zona de frontera.

“Mientras que no haya una solución definitiva y mientras exista ese diferencial de precio tan gigantesco en la frontera, se puede deducir que siempre va a haber un dolor de cabeza y una cartelización en estos temas”, declaró el señor Yunes.

Según el dirigente gremial, la autoridad demostró incompetencia durante muchos años en la frontera con lo referente al control del contrabando y dijo que muchas veces se notó desinterés por la forma cómo se debía morigerar el perverso flagelo, asunto clave porque es en donde se debe basar la acción de cara al futuro.

Pese al cierre de la frontera, Yunes indicó que este ha sido parcial en algunos sitios y aclaró que la frontera es muy larga y por lo mismo proclive al comercio binacional no regulado, de igual manera a generar una situación compleja para las dos naciones, independiente de los carteles que operan en varios frentes, pero puntualmente en la gasolina.

Yunes expuso que los diferenciales de precios, no solo en combustibles, sino en otro tipo de productos generan una distorsión de mercado afectando las redes legales de comercio, cuando en un momento determinado se quieren poner en funcionamiento, y causando un considerable detrimento en las arcas del estado.

“Normalmente el gobernante desde Bogotá, tan lejos de las verdaderas necesidades de las fronteras, hacen que la vida en estas zonas no sea tan halagüeña y que por el contrario el vivir allí se torne difícil, lamentable, de alto riesgo en algunos temas y literalmente condenando a la frontera a ser tierra de nadie”, anotó.

Sobre las estadísticas de venta y consumo de combustibles, Y unes dijo que es muy complicado tener una cifra precisa o por lo menos aproximada por la naturaleza de ese mercado en la zona limítrofe con Venezuela.

Colombia bajó el consumo

Sobre el consumo general de combustibles, el presidente de Fedispetrol informó que lamentablemente el gremio ha notado una caída en el consumo porque todas las petroleras están haciendo menos uso de los carros, situación igual en otros sectores por la misma dificultad con los precios internacionales del petróleo.

Explicó que la cadena y el país atraviesan por una dificultad que aún no se siente en su verdadera dimensión, pero que sin lugar a dudas traerá impactos en el consumo de los combustibles entre otras cosas porque amen del desplome en los precios del crudo, los derivados en Colombia de manera increíble siguen conservando sus altos costos por la estructura en fórmula.

Yunes cuestionó el hecho que un combustible vital para el desarrollo tenga una cascada tributaria tan alta y tan peligrosa para las metas de inflación.

“Este gobierno ha sido muy férreo en mantener el ingreso del combustible por encima de cualquier lógica o comentario sano que se pueda hacer, pero eso al país le sigue pegando porque no es muy fácil tener estos precios en la economía compleja en la que nos desenvolvemos”, concluyó.

Coomulpinort dice que todo está bien

En charla con este medio, el gerente de la Cooperativa Multiactiva de Pimpineros de Norte de Santander, Coomulpinort, Mario Arévalo, afirmó que el abastecimiento de combustibles es 100 por ciento normal y explicó que los derivados están llegando de Bucaramanga y los está distribuyendo ExxonMobil, Terpel y la misma Coomulpinort.

“Aquí no hay problema, por fortuna hay buena oferta de diésel y gasolina”, indicó.

Arévalo comentó que desde hace tres años cuando se acabó el suministro de gasolina por parte de Venezuela los afiliados que tiene permiso para la distribución mayorista, se aferraron a la normatividad colombiana y a los precios especiales que tiene la zona de frontera.

Actualmente un galón de gasolina en Cúcuta cuesta 5.400 pesos mientras que el galón de diésel vale 5.020 pesos.

Según Coomulpinort, el consumo promedio de combustibles en la capital de Norte de Santander es de 2.5 millones de galones al mes.

“Desde nuestra óptica el tema de frontera plantea otra problemática, en lo que tiene que ver con combustibles no hay nada calamitoso y el tema está plenamente superado. La semana pasada si hubo una crisis, pero hoy estamos bien”, aseveró Arévalo.

Sobre la situación de cierre de la frontera, el dirigente dijo que de cada adversidad se saca una lección por lo que confió en que luego de esta coyuntura la gente en Colombia tome conciencia y deje de ser lo menos dependiente de Venezuela.

Añadió que las medidas especiales del gobierno para la región son de muy buen recibo porque esa es una manera de gobernar de las fronteras hacia el centro. “Eso es muy bueno, que el gobierno mire y siga mirando para acá”.

Destacó el apoyo institucional y dijo que con más apoyo del gobierno las cosas pueden mejorar en todos los aspectos.

Visto 831 veces