Domingo, 13 Septiembre 2015 05:12

Colombia, un país con energía y preparado para el niño

Por

Actualmente el país cuenta con una oferta de energía generosa sin que ello diga que hay que despilfarrar. A las hidroeléctricas se suman las termoeléctricas que garantizan abastecimiento y servicio.

Indiscutiblemente de las crisis se aprende y se saca el máximo de provecho cuando las falencias se asumen y se toman correctivos a tiempo. Después de los aprietos energéticos de 1992 que se reflejaron en un apagón que inició el dos de marzo y terminó en febrero siete de 1993.

En ese tiempo el fenómeno del niño golpeó fuertemente la oferta hídrica y los embalses cayeron a niveles muy bajos lo que imposibilitó generar energía, haciendo que interconexión Eléctrica ISA, entrara también por serias dificultades. En se tiempo gobernaba el país, el Presidente, Cesar Gaviria, quien enfrentó además del fenómeno climático, problemas muy serios de infraestructura.

Hoy el escenario es diferente y la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica, Acolgen, entregó un parte de tranquilidad toda vez que el país tiene garantizado el servicio por las diversas fuentes para generar el fluido eléctrico.

En dialogo con Diariolaeconomía.com, la presidente ejecutiva de Acolgen, Ángela Montoya Holguín, indicó que por fortuna Colombia está bien y goza de buena salud en el frente eléctrico porque cuenta con unas empresas sólidas y de lujo como EPM, Celsia, AES Chivor, Emgesa y otras que han hecho una tarea encomiable en materia de generación de energía dándole al país un parte de tranquilidad sobre bases firmes de innovación, trabajo y la puesta a punto de todas las generadoras.

Destacó que las empresas generadoras de energía no solamente brindan el 99.9 por ciento de confiabilidad sino que han desarrollado una serie de programas que redundan en inversión social y mejor calidad de vida para muchas personas.

“Finalmente un país no se puede desarrollar sin energía, entonces nosotros somos transversales a toda la economía colombiana, si nosotros no le damos confiabilidad a Colombia pues básicamente esta sufre, pero en todos los ámbitos y en todos los sectores, creo que tenemos unas empresas de lujo comprometidas con el país, con el gobierno nacional y siempre estamos mirando temas de confiabilidad versus competitividad”, declaró la señora Montoya.

La actual coyuntura climática tiene al país y desde luego a las empresas generadoras con las alertas encendidas pues no en vano, comentó la presidenta de Acolgen, las empresas y el gobierno llevan tres años con el coco del fenómeno del niño. Sobre el tema, dijo que antes estas anomalías del clima se presentaban cada tres o cada cuatro años, tiempo suficiente para recuperar los embalses.

Indicó que el país lleva los tres últimos años con amenaza o con fenómeno del niño lo que hace que este sea el fantasma a conjurar porque de inmediato pone a las autoridades energéticas a cuidar los embalses. Afortunadamente, dijo, este sector funciona como un relojito suizo, porque claramente cuando se bajan los embalses entran las térmicas a respaldar la generación, situación que se refleja en los precios, pero sobre todo en la confiabilidad del país.

La dirigente gremial sostuvo que si bien Colombia aprendió del famoso apagón, otros países no aprendieron y hoy están a las puertas de un racionamiento.

Montoya explicó que Colombia aprendió, porque se dio cuenta de dos cosas, una que el sector eléctrico no podía estar en manos del gobierno nacional toda vez que estas empresas requieren mucha inversión, tecnología de punta, última generación y demás para dar ese grado de confiabilidad. Dijo también que básicamente el país aprendió que el sector tenía que abrirse y por ello reconoció las bondades de las leyes 142 o legislación eléctrica y de la 143 que reza sobre servicios públicos

“Esas leyes le dieron todo el ámbito estructural a este sector con el fin de garantizar confiabilidad para que las empresas entraran a invertir en Colombia, es por eso que tenemos mucha inversión extranjera, tenemos empresas mixtas, públicas y tenemos empresas privadas, yo creo que la composición de la canasta de generación lo que nos ha dado es ese nivel de confiabilidad, no somos 100 por ciento hidráulicos, no somos 100 por ciento térmicos y no somos 100 por ciento renovables, tenemos una mixta de todas esas tecnologías que nos hacen ser 100 por ciento confiables”, apuntó.

La garantía de los contratos

En tiempos del Presidente, Andrés Pastrana, se habló mucho de los contratos de suministro de electricidad, en esa época el desaparecido Senador, Hugo Serrano Gómez, llevó a debate en la Comisión Quinta las condiciones de los convenios BOMT y PPA los cuales se trazaban para gas y electricidad.

Los expertos aseguran que con los PPA (Power Purchase Agreement) y con la reforma al sector en general, el gobierno convirtió a las empresas del sector eléctrico en generador de recursos, pero miran con ojo crítico estos contratos al considerar que fueron onerosos para la nación, igual estos convenios garantizan el suministro de energía porque remunera el fluido con pantas apagadas.

Para la Presidente ejecutiva de Acolgen, esos contratos fueron importantes a tal punto que por los contratos de largo plazo preguntan los industriales. Aclaró que la energía se transa básicamente de dos maneras, uno por contratos bilaterales a largo plazo y dos en la bolsa, pero en esta última los distribuidores, comercializadores e industriales no se exponen mucho porque la fluctuación de precios en la bolsa se da básicamente en el día a día.

“Nosotros tenemos un operador del mercado que se llama XM que es quien dice esta es la energía más eficiente hoy, esta es la que tiene que generar y básicamente en la medida en que nosotros tengamos los suministros para poder generar, y con esto me refiero a que las plantas térmicas a gas tengan sus gas y que lo tengan a precios competitivos, realmente podremos darle una eficiencia en competitividad al sector y podemos ofrecer esos contratos a largo plazo porque de lo contrario si no tenemos ese insumo, las empresas ante un fenómeno del niño no podrán entregar contratos de energía firmes a las personas que no se contrataron con anticipación”, manifestó.

La sinergia es clave

En opinión de Ángela Montoya, para el bienestar del sector eléctrico, hay una buena articulación entre generadoras, distribuidoras, comercializadoras y en fin con toda la cadena de energía.

Dijo que los diferentes sectores eléctricos están representados por cuatro gremios que son, aparte de colegas, muy allegados. Especificó que Andesco atiende todos los servicios públicos, Asocodis, atiende todo lo relacionado con la distribución hasta llegar al usuario final y Acolgen que básicamente tienen el 100 por ciento de la generación eléctrica.

Sobre los gremios subrayó que tienen una composición muy seria, muy estructurada y fiel, eso se nota con lo que acontece por el vecindario que se ha apagado con fenómenos de El Niño en momentos de hidrologías bajas. “Colombia desde el año 1993, jamás volvió a apagarse”.

Montoya indicó que por fortuna, el gobierno nacional esta súper comprometido en resolver los temas de calidad del servicio y confiabilidad de este en la costa norte, situación que solo es posible con inversiones.

Expuso que en ese sector del país las empresas tienen que hacer inversiones con los últimos estándares requeridos en tecnología. Aseveró que básicamente Acolgen genera la energía y la entregamos a la red. De ahí en adelante, afirmó, tiene que haber un trabajo conjunto para que el tema de la costa se pueda resolver.

“Yo sé que el gobierno, que el Señor ministro de Minas y Energía, Tomas Gonzales, ha estado bien comprometido con esa causa y de hecho a nivel de conectividad en todos esos sectores apartados de Colombia que todavía no tienen fluido eléctrico y que no tienen energía por la vía del último plan de desarrollo que se presentó, se planteó la necesidad de contar con fondos para poder conectar a esas personas no interconectadas. Se ampliaron en un 400 por ciento, es decir el gobierno le está apostando a conectar las zonas que no están conectadas en el país”, señaló.

Sobre ese particular manifestó que el tema no es fácil si se tiene en cuenta que Colombia tiene una topografía y una geografía difícil porque hay zonas donde hay una persona a kilómetros de la siguiente, pero claramente, conceptuó, los fondos están destinados para conectar y hay tecnologías más eficientes para esas zonas no interconectadas como por ejemplo la solar y la eólica, tecnologías que están más desarrolladas para esas zonas no interconectadas.

Un sector que da empleo en construcción

La generación eléctrica tiene una particularidad y es que no genera mucho empleo, empero, lo crea en la etapa de construcción de las centrales eléctricas o las centrales térmicas. En esos procesos las empresas utilizan mucha gente, pero una vez la planta empieza a operar es muy poco el personal que labora porque en la actualidad esas plantas están sistematizadas y automatizadas, es decir que se operan con muy poquita gente.

“Si bien, no somos muy intensivos en mano de obra cuando ya las centrales están operando lo que si es que contratamos muchísima gente, tenemos el caso de Sogamoso que acaba de entrar a operar en diciembre, es una central grandísima de 820 megavatios que en sus cinco años de construcción tuvo un impacto social considerable en toda la zona y en todos los municipios que atravesó porque llevó empleo de calidad”, anotó la presidente de Acolgen, Ángela Montoya.

Expresó beneplácito por el impacto en las comunidades porque cuando las empresas llegan a las zonas en donde se desarrolla el proyecto hay ausencia estatal y es cuando las generadoras cumplen con el mandato de responsabilidad social por cuanto construyen escuelas, hospitales, centros de salud e inclusive vías para poder tener acceso a esas zonas apartadas.

Un sector próspero y vigoroso

El ejercicio económico del sector muestra su rentabilidad gracias a las inversiones y a todo el ambicioso plan de desarrollo de nuevas generadoras.

A la fecha las generadoras tienen en inversión en el sector eléctrico y en planes de expansión, alrededor de diez mil millones de dólares y fundamentalmente eso garantiza la generación de 18.000 megavatios cuando ya estén los 10.000 millones totalmente invertidos porque en este momento hay 14.815 megavatios con las nuevas plantas que acaban de entrar a generar. Según proyecciones de Acolgen, existe la posibilidad de exportar a países vecinos porque la energía colombiana, aparte de confiable, es de buena calidad y muy competitiva.

En la coyuntura climática hay que ayudar

En opinión de la Presidente Ejecutiva de Acolgen, Ángela Montoya Holguín, en esta situación compleja del clima hay que invocar la ayuda y la solidaridad de todo el país.

“Nos tenemos que ayudar como dice el ministro, tenemos tres jefes de cartera que hablan muy bien de esto, el ministro de medio ambiente que dice por favor ahorremos el agua, el ministro de minas y energía que vive refiriéndose a esto y por último el ministro de vivienda que habla de lo que nos va a pasar con este fenómeno del niño.
Él es muy directo, y lo reitera, por favor Señores, Colombia, ahorremos agua, el agua no es infinita sino finita y claramente todos debemos poner de nuestra parte”, añadió.

Cabe anotar que el nivel promedio de los embalses está hoy en 68 por ciento, es decir que están en buen nivel, pero eso no quiere decir que continúen así porque este es el agregado de todo el país y en ese punto es clave decir que hay embalses a los que les está lloviendo y otros a los que no.

Al hacer su análisis sobre las represas, Montoya dijo que la capacidad de almacenamiento de los embalses no es igual en todos, entonces sucede que a veces llueve donde no debe y eso responde las inquietudes de los colombianos pues por fuerte que llueva en un embalse sucede que muchas veces llueve en donde no debe llover.

El año pasado, a comienzos, detalló, hubo niveles de 25 por ciento muy preocupantes, hoy en día hay tranquilidad, pero esto no quiere decir que los colombianos no deban tener cuidado responsable con el agua.

Sobre las plantas térmicas, la presidente del gremio de la generación de energía, indicó que estas ofrecen el 100 por ciento de tranquilidad, porque el país tiene una canasta mixta que se respalda muy bien con dichas plantas.

Expectativa con la reforma tributaria

El sector de generación eléctrica no es ajeno a las preocupaciones que suscita la futura presentación por parte del gobierno de una reforma tributaria estructural.

Acolgen expresó su preocupación por cuanto en la última reforma tributaria, el gobierno grabó los activos improductivos, aspecto que le pego muy duro a ese sector porque las inversiones de las generadoras son de largo plazo.

“Cuando nosotros estamos construyendo centrales, el capex o las inversiones de capital que crean beneficio, de las térmicas es distinto a las hidráulicas, pero cualquiera que sea la inversión en construcción de plantas, esto requiere casi que como enterrar la plata por un tiempo hasta que se produce el primer megavatio, eso a veces se produce a los cuatro, cinco o seis años de la inversión”, señaló Montoya Holguín.

Consideró que haber grabado los activos improductivos pone a las generadoras a tributar de una manera que otros países de la región o del mundo no lo hacen porque tienen que pagar sobre un activo que es improductivo como su nombre lo indica y que está quieto, básicamente sin generar ningún ingreso para los inversionistas.

Explicó que hay temas de la reforma tributaria que tienen al sector muy expectante y primordialmente hay curiosidad por las recomendaciones que entregará el comité de expertos la cual culminará a finales de este año. Los generadores quieren saber porque son el sector de la economía colombiana que más alto tributa.

En el tema de IVA indicó que hay que pensar muy bien si se lleva al 18 por ciento porque este es un impuesto directo al consumo.

Dijo que el gravamen lo pagan todos los sectores productivos y quienes demandan bienes y servicios luego hay de por medio una cadena que obliga a ver cómo se balancea y de qué manera se logra que no sean las mismas empresas y las mismas personas las que pagan siempre los impuestos.

“Tiene que ampliarse la base de los tributantes en Colombia, además porque la OCDE dijo que veía un problema de base de tributación en Colombia”, apuntó.

El posconflicto obliga a explorar

En materia de posconflicto, Acolgen cree que hay que tomar medidas económicas, pero mirando el entorno de Colombia frente al mundo.

Según planteó la presidente ejecutiva de Acolgen, no se puede hablar de cambio en el modelo económico o de cualquier otra cosa porque Colombia tiene serias aspiraciones de ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE y allí se debe tener en cuenta que entrar a ese organismo, como lo decía uno de sus voceros, es incursionar en un club exclusivo.

“El tema tiene que ser visto de manera estructural, el posconflicto no es un tema fácil y menos ahora que los ingresos de la nación han bajado por la descolgada de los precios del petróleo. Uno oye al ministro de Hacienda y a su Viceministro hablar sobre la desfinanciación que nos ha dejado la baja en los precios del crudo”, ilustró.

Por el bien de Colombia, de su gente y de sus empresarios, Acolgen hace votos porque se logre consolidar un acuerdo de paz, sin embargo es consciente que ese logro generará una erogación importante.

“Ojala no sean las mismas empresas que hoy son las que están tributando, las que tengamos que financiar el posconflicto”, concluyó.

Visto 2062 veces