Viernes, 11 Diciembre 2015 09:34

Impuestos y transporte espantaron la inversión petrolera: Lloreda

Por

Aspectos tributarios, deficiencias en transporte, terrorismo, licencias ambientales y bloqueos aburrieron a más de uno.

Las multinacionales del petróleo que operan en Colombia decidieron parar su inversión y partir para otras naciones en donde hay mejores condiciones contractuales y tributarias permitiendo la rentabilidad en todo tipo de exploración o explotación. Según las empresas, la caída en inversión exploratoria es del 28 por ciento frente a los registros de 2014.

El estudio de “Ambiente de Inversión” realizado por la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, señala que esta caída equivale a 1.830 millones de dólares que dejaron de llegar al sector petrolero, pero el análisis precisa que la mayor reducción se presentó en exploración con una cifra de 730 millones de dólares menos invertidos.

Esta disminución, según el gremio, se vio reflejada en el 74 por ciento menos de pozos exploratorios, 20 por ciento menos en kilómetros de sísmica total y 75 por ciento menos de sísmica en tierra firme.

El presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, Francisco José Lloreda, dijo que en 2015 la producción cayó de manera vertiginosa porque se presentó un 30 por ciento menos en número de pozos de desarrollo, con una menor inversión que llegó a los 1.100 millones de dólares.

“La encuesta realizada a 27 compañías afiliadas a la ACP, reveló también que la tendencia de inversión viene decreciendo en los últimos tres años; mientras en 2013, el 18 por ciento de las empresas redujeron su inversión, en 2014 lo hizo un 34 por ciento de las compañías y en 2015 el 74 por ciento de las empresas disminuyeron su inversión”, dijo el vocero de las transnacionales dedicadas al negocio del crudo en Colombia.

Según el dirigente gremial la industria prevé que la situación no será diferente en 2016 aunque confía en que la caída logre contenerse con algunos proyectos.

“Ojalá que en el próximo año estemos por el orden de 700 y 800 millones de dólares en exploración lo cual comparado con 2015 es similar, pero que comparado con años anteriores muestra una caída importante en la inversión exploratoria”, declaró el señor Lloreda.

La situación es bastante preocupante en vista que en 2014 fueron perforados 113 pozos y este año esa cifra cae a 37, aclarando que de dicha exploración hay dos que son costa afuera. Las empresas calculan que para 2016 la perforación de pozos podrá llegar a 35, entorno complejo para un sector que fue dinámico y que le dio tranquilidad fiscal al país.

Cabe aclarar que los 35 pozos no se pueden contar como nuevas exploraciones porque se trata de 25 pozos que se trasladan en 2015 a 2016, es decir se habla de 10 nuevos pozos a la hora de hacer cuentas reales.

Lloreda indicó que es innegable el desplazamiento de inversión a otros países y en ese orden de ideas un 30 por ciento de las empresas han optado por llevarse sus inversiones ante las inclemencias del régimen fiscal que en 2014 explicaba el siete por ciento de ese desplazamiento de capital y este año las cosas se fueron al límite porque el país perdió competitividad fiscal la cual debe recuperarse lo más pronto posible en opinión de las multinacionales.

Los inversionistas según afirmó Lloreda están viendo opciones en México, Canadá y Estados Unidos, en el hemisferio sur, explicó, hay mejores condiciones y muchos miran hacia Argentina, Ecuador y la misma Venezuela.

Sobre este punto, el presidente de la ACP dijo que así como es legítimo que las privadas miren opciones de portafolio en otras latitudes igual pasa con las empresas públicas del sector que como Ecopetrol está buscando opciones en otros países lo cual es muy normal.

Las petroleras no niegan que Colombia tiene su atractivo a la hora de definir inversiones haciendo las salvedades tributarias, pero lo lamentable del caso es que encontró una fuerte competencia regional la cual es feroz y creciente lo cual invita a entrar por la senda de la competitividad.

Para las empresas que tienen inversión en Colombia es perentorio que se hagan los debidos ajustes tributarios porque las firmas petroleras no son rentables y no operan con un margen coherente de utilidad, razón por la cual piden a gritos una urgente revisión del estatuto tributario que después de la última reforma optó por castigar el capital eficiente que genera crecimiento, progreso y puestos de trabajo.

Otro frente que angustia a las petroleras es el costo relacionado con transporte por cuanto el 41 por ciento del crudo que se extrae es movilizado en carrotanques lo cual se vuelve oneroso por el precario estado de las vías. Actualmente este rubro representa el 50 por ciento del total de la operación y por eso muchos en la industria aseguran que saldría más económico cargas las refinerías colombianas con petróleo traído del Canadá.

En síntesis, Colombia es 25 por ciento más costoso para operar que otros países del mundo y eso explica porque el dinero se fue del país para otras regiones del hemisferio en donde la inversión es premiada y reconocida como motor de desarrollo.

En medio de las vicisitudes y del descontento las multinacionales petroleras confían en que seguirán explotando más del millón de barriles por día.

Las petroleras siguen enfrentando inconvenientes como las protestas, los bloqueos, el terrorismo contra la infraestructura petrolera y el robo de crudo que pasa una factura bastante elevada.

Con este panorama, dijo Lloreda, las empresas tienen que hacer ajustes y trabajar bajo parámetros de eficiencia. Lo anterior conlleva a una reducción importante que tiene que ver puntualmente con costos y servicios dentro de lo que se cuenta el empleo.

“Hay muchos problemas, pero los más complejos son los del entorno, la dificultad para operar, los costos de operación y todo lo que tiene que ver con tramites y licencias ambientales que son un verdadero palo en la rueda en la dinámica de la industria”, comentó Lloreda.

Con una autosuficiencia postrada las reservas son aún más limitadas, pero hablando en términos de reservas de petróleo como tal y en un escenario normal estas dan para algo más de seis años porque se habla de existencias promedio de 2.300 millones de barriles.

“Eso va a depender del nivel de producción porque si se produce poquito pues alcanza para más tiempo, si se busca mantener la meta del millón de barriles entonces esas reservas se agotan más rápidamente salvo que tengamos una incorporación de barriles nuevos bien sea por recobro mejorado, por yacimientos convencionales, por hallazgos costa afuera o por hidrocarburos no convencionales, entonces todo va a depender de la reanimación de la actividad exploratoria”, indicó el presidente de la ACP.

Lloreda anotó que el desplome de los precios internacionales del petróleo conlleva indiscutiblemente a contraer la industria a tal punto que sacará del mercado proyectos que no son rentables en varias partes del mundo. Agregó que lo importante es que Colombia no esté dentro de los países que terminarán reduciendo su actividad petrolera para que vuelvan a subir los precios.

La ACP no duda de la voluntad de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, ni de su compromiso para reactivar la inversión pero lamentablemente todo lo bueno que puede hacer la ANH se deteriora por escenarios fiscales o de otro tipo que van más allá de la potestad de la entidad.

Visto 1227 veces