Miércoles, 13 Enero 2016 12:37

Colombia vende a canadienses la eléctrica Isagen entre protestas ciudadanas

Por

Bogotá(EFE) El Estado colombiano vendió al fondo de inversión canadiense Brookfield Asset Management el 57,61 % de las acciones que poseía en la eléctrica Isagen, que se adjudicó por unos 2.005 millones de dólares en una subasta cuestionada por políticos y distintos sectores de la sociedad.

En menos de hora y media fue concluida la puja con la única oferta de Brookfield Colombia Investments, sola tras la retirada este lunes de la chilena Colbún, que argumentó su incapacidad de hacer una propuesta debido al aumento en un 21,5 % del precio mínimo fijado por el Gobierno colombiano.

Así las cosas, bastaba la propuesta de Brookfield para cerrar la operación en la Bolsa de Valores de Colombia, en cuyos exteriores dos centenares de personas protestaron horas antes contra lo que consideran la pérdida de una infraestructura estratégica, ya que Isagen genera el 16 % de la energía que consume Colombia.

Con pancartas con frases como "Vender el patrimonio es traición a la patria" o "Isagen es para todos", los asistentes, convocados por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), el sindicato de maestros (Fecode) y diversos partidos como la Alianza Verde, la Unión Patriótica o el Polo Democrático Alternativo (PDA) criticaron una decisión con la que, aseguran, pierden los ciudadanos.

La líder del PDA, Clara López, recordó que Isagen es una empresa que "entrega réditos anuales al Estado para financiar el presupuesto" y subrayó que hay "muchas fuentes sustitutivas para financiar carreteras", sector al que el Gobierno ha anunciado que destinará el dinero obtenido con la venta.

"Estamos en vacancia judicial y no ha habido tiempo para que las demandas en contra sean consideradas, no perdemos la esperanza, una vez vendida (de que) la venta se pueda echar para atrás", agregó López, que alertó sobre posibles variaciones en las tarifas eléctricas tras la venta de las acciones estatales.

Isagen tiene siete centrales de generación de energía, seis de ellas hidroeléctricas y una térmica, con una capacidad instalada de producción de 3.032 MW, y en estudio cuatro proyectos hidroeléctricos que suman 3.430 MW, lo que le permitiría duplicar su capacidad.

Mientras en la calle se protestaba, la expectación dominaba la sala en la que se realizaba la subasta, donde, tal y como marcaba el guión, sólo llegó una oferta de Brookfield, que propuso el precio base de 4.130 pesos (unos 1,23 dólares) por acción, que elevó la compra a 6,49 billones de pesos (unos 2.005 millones de dólares).

Era el monto mínimo fijado por el Gobierno, que en nombre de su ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, valoró el resultado de la operación.

"El Gobierno reitera que los recursos serán utilizados para financiar la construcción de infraestructura en el país", manifestó Cárdenas, que insistió en que Isagen seguirá en Colombia y dando servicio a los colombianos.

Por su parte, el gerente general de Brookfield Colombia, Carlos David Castro, dijo que su compañía está "muy complacida" por esta operación, que les permite adquirir un "portafolio hidroeléctrico de alta calidad".

"Colombia es un mercado atractivo de largo plazo para nosotros, con una fuerza laboral altamente calificada y una perspectiva de alto crecimiento", aseguró Castro, que se mostró deseoso de trabajar con el "experimentado equipo humano, administrativo y operativo de Isagen".

Esta es la segunda inversión de Brookfield en Colombia, donde adquirió en 2012 la Empresa de Energía de Boyacá, (EBSA).
Tras los anuncios oficiales, se sucedieron las críticas a la compra, también rechazada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según dijo la guerrilla desde La Habana, sede de los diálogos de paz con el Gobierno, la venta de las acciones estatales en Isagen, una "de las empresas más rentables del país", es un "atentado al patrimonio del pueblo colombiano".

El comandante "Joaquín Gómez", alias de Milton de Jesús Toncel Redondo, señaló a la prensa que el "optimismo revolucionario" del grupo rebelde se ve "empañado ante el anuncio del presidente Juan Manuel Santos de vender Isagen". EFE

Visto 1558 veces