Domingo, 19 Abril 2015 13:23

El año terminaría con petróleo a US$60 por barril: Acipet

Por

Los profesionales del sector petrolero vislumbran una paulatina recuperación en los precios del crudo y precisan que la cotización puede llegar a niveles aceptables que harán el negocio sostenible.

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos, Acipet, confió en una pronta remontada en el precio del crudo y expuso que para finales de 2015 la cotización del aceite de piedra podrá estar por el orden de los sesenta dólares o quizás con un precio algo más arriba del cálculo.

El director ejecutivo de Acipet, Carlos Alberto Leal Niño, le dijo a Diariolaeconomia.com que si bien hay orientaciones de Estados Unidos en el sentido de no comprar petróleo, lo cierto es que hay una demanda de crudo interesante en China, India y el sudeste asiático, países en donde ya se ve una recuperación de la producción industrial que jalona las obtenciones de hidrocarburos.

Indicó que la coyuntura de precios indiscutiblemente golpeó el dinamismo petrolero, motivo por el cual ya hay equipos y taladros prácticamente estáticos. “La situación es compleja y efectivamente ha habido una disminución en la actividad dada la reducción de precios del petróleo, que ha llevado a que los económicos de muchos proyectos no pasen o aprueben inversiones, luego esto explica el por qué las operadoras hacen una reducción drástica en su plan de inversiones y de sus presupuestos en la parte de office”.

Lo anterior, comentó, ha conllevado a la finalización de contratos o a la no renovación de los mismos poniendo en evidencia el síntoma de contracción en la economía. Reiteró que la reducción en los campos petroleros es muy aguda, escenario complejo que redundó en el despido de personal. “Estamos viviendo una situación difícil”.

Acipet apuntó que tener un dato exacto en cifras de la inactividad es un asunto complejo de momento por la política de cada empresa u operadora, pero indicó que lo cierto es que hay una realidad que golpea fuertemente el tema laboral.

“Esto se podría mirar de una manera mucho más exacta, observando por ejemplo el área de perforación de pozos, el números Reps, o de taladros que están operando en este momento. Indudablemente, hay una disminución por la misma razón, menos taladros, menos producción y menos actividad sísmica, lo cierto es que en medio de esta situación, la producción no cae y por el contrario se ha mantenido en el millón de barriles por día”, afirmó el señor Leal.

El nuevo director ejecutivo de Acipet explicó que mantener la producción obedece a la buena administración y a los positivos resultados de actividades en pozos existentes en donde se ha hecho una optimización.

A criterio suyo lo importante y fundamental para el sector público así como para el privado es que no haya una disminución de la exploración y de la sísmica porque ahora más que nunca hay que insistir en la búsqueda de nuevas reservas. “La capacidad de exploración del país ha disminuido en un 90 por ciento por lo menos”.

Un impacto en cadena

El retroceso en el precio del crudo tiene penando a más de uno porque esta actividad mueve una economía regional y nacional que no solo pasa por la extracción de petróleo sino por el transporte, el comercio en las regiones y todo lo que tiene que ver con demanda de bienes y servicios. En esta cadena de valor hay caídas paralelas también en servicios de transporte aéreo, hotelería y servicios especial, básicamente en las zonas de Meta t Casanare, pero con impacto en la nación.

“Colombia no es visto en el ámbito internacional como país petrolero, pero el hidrocarburo es clave en su balanza comercial y por eso pesa tanto en otras cadenas de la economía. Hemos visto todas las cifras económicas y notamos el efecto que un menor precio trae para la economía. Lo clave aquí es que el impacto más fuerte se sienta quizás en el segundo semestre si no se ve otra señal en el tema de los precios del crudo”, declaró.

Agregó que el impacto es también de índole social porque están en veremos unos 250.000 puestos de trabajo, sumando los de la cadena productiva y la fuerza laboral en donde hay mano de obra calificada y mano de obra no calificada que depende del sector petrolero.

La situación es difícil, pero no calamitosa

Para el gremio que agrupa a los ingenieros de petróleos en Colombia, el escenario es de dificultad, como es apenas consecuente con el desplome de precios, pero aclaró que la situación no es para ponderar o para hacer diagnósticos fatales.

“Creo que realmente esta coyuntura ha venido acompañada de pánico. Yo estimo que los precios del crudo van a estabilizarse alrededor de los 60 dólares por barril si la volatilidad y los entes geopolíticos no instan otra cosa, pero digamos si Estados Unidos tiene toda la producción para autoabastecerse pues hay que buscar otros mercados. En este momento por ejemplo, la economía China está mostrando algún tipo de repunte y eso hace que se abra otra opción en el mercado. Hay que diversificar y para eso está India e inclusive países del sudeste asiático”, afirmó el ingeniero Leal.

En su opinión, en el petróleo como en todo, hay un fenómeno esencial que tiene que ver con la oferta y la demanda, asunto que está atado a la búsqueda de nuevos jugadores. Sostuvo que por eso es vital para Colombia renovar sus reservas petroleras y no estancarse, dándole peso al argumento que en siete años el país tendrá que importar crudo porque eso sí sería catastrófico para Colombia. “Por eso le pedimos al gobierno y a las empresas que no dejen de explorar. El ejecutivo debe adoptar medidas concretas y solidarizarse con el sector petrolero y para ello que mejor que suavizar el tema impositivo”.

En términos contractuales, señaló, debe haber un diálogo franco en donde se reúna a todo el gremio petrolero, es decir empresas operadoras y de servicios, profesionales y expertos en petróleo para que se sienten a buscar soluciones con el gobierno.

Sobre recuperar terreno en precio y llegar a 60 dólares por barril, Acipet considera que si bien no es un precio muy elevado, este si permite desarrollar proyectos porque deja un margen de utilidad frente a los costos de operación.

“Lo cierto es que las compañías deben optimizar sus ingresos y su trabajo, las operadoras, las compañías de servicios, las mismas comunidades tienen que ser consecuentes con el tema, los sindicatos, todo el mundo tiene que ponerse la mano en el corazón y decir qué vamos a aportar para poder sacar esto adelante, si no tenemos acciones concretas que lleven a la optimización de la operación y al uso adecuado de todos los recursos disponibles tendremos mayores líos porque así ningún proyecto será viable”, sostuvo el director ejecutivo de Acipet.

La inversión sigue mirando a Colombia

El nuevo director ejecutivo de Acipet, Carlos Alberto Leal Niño, dijo que hay un mensaje de los inversionistas y es que le siguen creyendo a Colombia porque lo consideran un país atractivo aún en medio de las noticias negativas que pueden causar pánico.
Sobre el tema tributario, anotó que este es un tema en el que todos los agentes económicos tienen que aportar de alguna manera para propiciar el desarrollo de Colombia, eso sí, con el debido método y consecuencia.

La paz es la salida

Los ingenieros petroleros le dieron su espaldarazo al proceso de paz y aseguraron que Colombia solo será viable cuando concrete una tranquilidad plena.

Con un país en calma, dicen, se garantiza el desarrollo de las operaciones dentro de las áreas petroleras. “Sin el flagelo de la guerra, por supuesto que viene la inversión para ayudar con el desarrollo de operaciones con mucha más tranquilidad y con mucha más eficiencia porque baja el monto del rubro de seguridad que es muy elevado”.

Leal precisó que definitivamente el pos-conflicto es de mucha importancia para el sector petrolero porque este debe manejarse adecuadamente para sacarle todo el provecho a un país reconciliado.

Multinacionales siguen preocupadas

Las multinacionales del petróleo agremiadas en la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, manifestaron que la coyuntura de precios, siendo un tema complejo, no afectó la producción de crudo que sigue por encima del millón de barriles por día.

Según el último reporte de la ACP, la producción de crudo en el país se ha mantenido por encima del millón de barriles diarios (bpd) desde octubre de 2014 (1.004.340 bpd), alcanzando en marzo de 2015 un promedio de 1.021.000 (bpd). Dicho comportamiento, dice el estudio, ha sido el resultado, principalmente, de las inversiones que realizaron las compañías a lo largo de 2014 en pozos de desarrollo y recobro mejorado especialmente en campos maduros en Meta y Arauca, lo cual ha permitido obtener volúmenes de producción superiores al millón de barriles en los últimos seis meses.

Un factor externo que ha facilitado la producción y el transporte del crudo tiene que ver con la reducción de los atentados a la infraestructura petrolera, que disminuyeron a 136 en 2014 frente a 228 en 2013, tendencia que se mantuvo en los dos primeros meses de 2015, cuando se registraron solo tres atentados, frente a 27 en el mismo periodo de 2014.

Sin embargo, la meta del millón de barriles está en riesgo por la caída en 25 por ciento de la inversión en pozos de desarrollo que, con el recobro mejorado, son los que permiten reemplazar los barriles que se pierden por el declive natural de los campos maduros (entre 17 y 20 por ciento anual).

Así mismo, la situación en materia exploratoria siguió deteriorándose y evidenciando el efecto negativo de la fuerte caída de los precios sobre la liquidez de las compañías petroleras. Durante el primer trimestre de 2015 se ejecutaron tan sólo 277 km equivalentes (km eq.) de sísmica, lo que significó una caída de 96 por ciento frente al mismo periodo de los últimos 4 años (6.6 mil km eq.) En línea con esta tendencia, entre enero y marzo se perforaron solo 7 pozos exploratorios, lo que representa una disminución de 80 por ciento frente al promedio de 35 pozos perforados en el primer trimestre de los años 2011 a 2014.

En este escenario, la ACP y el Gobierno Nacional continúan adoptando y examinando nuevas medidas relacionadas con la flexibilización de contratos, traslados de inversiones e incentivos de carácter fiscal para impulsar al sector y mitigar la crisis de bajos precios internacionales del crudo.

Estudio de Supe-sociedades no sorprende

Respecto al informe revelado por la Superintendencia de Sociedades frente al posible riesgo de insolvencia de algunas compañías del sector, la ACP manifiesta que es usual que la Supersociedades realice este tipo de estudios, pero es importante tener en cuenta que por tratarse de una muestra de empresas operadoras y de servicios, es necesario analizar cada caso de manera individual.

Es importante anotar, asegura la ACP, que no debe sorprender el que haya empresas del sector con resultados negativos, pues es usual que las empresas exploradoras de la industria extractiva muestren estas cifras durante los años en los que todavía no cuentan con producción de petróleo o gas. Esta es una industria intensiva en capital que asume riesgos en busca de retornos de mediano y largo plazo.

El estudio de la Superintendencia sobre la situación de algunas empresas del sector confirma, sin embargo, la necesidad de contar con medidas inmediatas para dinamizar esta industria, hecho en el que se viene trabajando conjuntamente entre la ACP y el Gobierno Nacional.

Las empresas operadoras en el sector hidrocarburos siguen comprometidas con el país y pendientes de que las condiciones fiscales y operacionales les permitan seguir adelante con sus planes de inversión, en especial en las actividades de exploración. Los recursos fiscales derivados de esta industria serán fundamentales para las inversiones en paz, equidad y educación que tanto requiere el país.

 

Visto 1678 veces