Sábado, 28 Enero 2017 13:23

A las petroleras les quedó faltando un centavo para el peso con la tributaria

Por

Las empresas agrupadas en Campetrol aseguran que esperaban más del revolcón tributario y expresaron su preocupación por las incertidumbres que genera la OPEP.

La industria petrolera y los prestadores de servicios para este renglón económico manifestaron su desilusión con la reforma tributaria estructural que hizo trámite en el Congreso de la República y que finalmente no llenó las expectativas de un sector seriamente afectado y que urge de incentivos para retomar la exploración y conjurar así el fantasma de las importaciones de crudo para cargar las refinerías.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, la Directora Ejecutiva de la Cámara Colombiana de Bienes y servicios Petroleros, Campetrol, Angélica María Bayona Mendoza, sostuvo que como ya es costumbre en materia de estímulos y alivios tributarios, a las petroleras y a la cadena de hidrocarburos les quedó faltando un centavo para el peso toda vez que se esperaba una mayor contundencia en los apoyos que pudiera recibir la industria que le aporto y le aporta al país crecimiento, empleo y desarrollo.

“Yo sí creo que quedo faltando el centavo para el peso, Campetrol hizo una tarea muy fuerte en el legislativo, enviamos y radicamos conceptos del Congreso de la República, solicitando que se tuviera en cuenta a la industria petrolera dentro de la llamada reforma tributaria estructural, sin embargo y muy a pesar de eso no nos vimos reflejados en esta reforma tributaria y eso por supuesto deja en una situación negativa a la industria petrolera porque no se ve identificada con los cambios estructurales en materia fiscal en el país, por el contrario y digamos que paradójicamente, hay un artículo en dicha reforma en donde se generan algunos alivios tributarios para otro tipo de industrias que entren a realizar actividades y a generar desarrollo en zonas de conflicto, pero muy a pesar de la industria petrolera quedamos exceptuados en esos alivios tributarios que como usted bien conoce, somos el sector que más hace presencia y ha hecho presencia por años en las zonas de conflicto armado, entonces yo sí creo que esta reforma no fue una reforma que la industria petrolera pueda calificar porque no es una reforma en la que nosotros como sector nos veamos reflejados”, conceptuó la señora Bayona Mendoza.

Al igual que lo dijera en este medio el ex ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, la Directora Ejecutiva de Campetrol aseguró que con la tributaria hubo mucho ruido para tan poco, porque no hubo grandes esfuerzos por el sector que jalona la economía nacional.

Añadió que el gremio y la industria como un todo viene haciendo grandes esfuerzos para que la expectativa en el año 2017 mejore, y en ese sentido lo primero en lo que sé que se ha estado trabajando muy fuerte es en hacerle un llamado al gobierno nacional y a Ecopetrol para que todos los esfuerzos y los compromisos que se han adquirido alrededor de la dinámica en la exploración se cumplan y de una u otra forma sea posible avanzar en dicha tarea en Colombia.

Dijo que definitivamente si no hay exploración, no será posible incrementar las reservas y expuso que por tal circunstancia no habrá un ingreso fiscal en el país, lo que se constituye en un reto importante para el gobierno que tiene muy claro que debió replantear el ingreso tras la caída de los precios del petróleo. Así las cosas, el primer llamado al ejecutivo, es a que reactive la exploración petrolera en Colombia y el segundo, que tenga en cuenta el incremento en el recobro mejorado.

“En todo este escenario es importante la seguridad jurídica, si nosotros queremos que el factor de recobro se dispare, definitivamente tenemos que garantizar seguridad jurídica en el territorio nacional para atraer la inversión extranjera y contribuir positivamente para que este sea un segundo punto en la agenda petrolera en el 2017, eso desde la perspectiva técnica y del negocio, esos son los llamados concretos que ha hecho Campetrol para que este año que ya empieza sea óptimo alrededor del precio que tiene un mejor ambiente”, aseveró la vocera.

La OPEP no da garantías

En opinión de la Directora Ejecutiva de Campetrol, un asunto que sin duda preocupa es el factor externo pues hay una serie de acertijos en la Organización de Países Exportadores de Petróleo. OPEP, toda vez que hay rupturas en los acuerdos y en las negociaciones a las que llego el cartel lo cual se traduce en incumplimientos de esos acuerdos que para Colombia es fundamental.

“Hace algunos días hubo unos pronunciamientos alrededor del posible incumplimiento parcial de esos acuerdos y eso no es una noticia positiva para el país puesto que Colombia es una nación que depende del petróleo sin que sea petrolera, así que no incidimos en el precio pero si nos impactaría el incumplimiento y que la oferta del petróleo se incrementara”. Declaró Bayona Mendoza.

A criterio suyo, el anuncio hecho por la OPEP hace dos o tres semanas fue impactante para Colombia porque un posible incumplimiento de esos acuerdos sin duda afectaría gravemente el precio y eso llevaría al país a estar en un escenario económico y social muy afín al que tuvo la industria petrolera en 2015 o en 2016 que fueron los tiempos oscuros del sector de hidrocarburos.

Las noticias que llegan de Estados Unidos en materia de incrementar la producción por la vía del fracking tampoco son alentadoras para la industria colombiana ni son de buen recibo porque según Campetrol, esa mayor oferta afectaría considerablemente por menores precios.

Especificó que si bien todo lo anterior hace parte de las expectativas creadas, lo cierto es que la industria petrolera espera que de verdad desde el panorama nacional se tomen medidas rápidas y efectivas para que internamente se pueda tener algún tipo de reacción frente a lo que el escenario internacional está mostrando. En ese sentido, precisó, lo único consecuente es activar la exploración en Colombia, que se vean proyectos, que la industria se mueva, se dinamice y que la inversión extranjera llegue al país.

La experta en temas petroleros dejó claro que independiente de que Estados Unidos suba o no sus tipos de interés y se haga un destino de inversión mucho más atractivo para rentar en dólares, a Colombia le corresponde asegurar y dar garantías en materia de seguridad jurídica, seguridad ambiental y seguridad en el territorio.

“Ahora que estamos en el proceso de implementación de los acuerdos de paz tenemos algunas oportunidades importantes para entrar a las zonas de conflicto donde seguramente la industria no lo había podido hacer, pero todo esto es una cadena en la medida en que la seguridad jurídica y la falta de estabilidad en las decisiones institucionales no perjudique al sector petrolero, mientras eso no exista en Colombia difícilmente podremos dinamizar la actividad con el panorama nacional e internacional que esté interesado en nuestro país”, expresó

El año empezó con mayor dinámica

La Directora Ejecutiva de la Cámara Colombiana de Bienes y servicios Petroleros, Campetrol, Angélica María Bayona Mendoza, aseguró que desde Campetrol se dio un inicio de año con una perspectiva positiva lo cual tiende a mejorar aún más si se logra dinamizar la actividad, es decir incrementar todas las expectativas de exploración que finalmente es por lo que se apuesta.

Todo lo anterior no quiere decir que hayan muchos factores adicionales que puedan enturbiar el panorama, pero lo real es que hay un mejor panorama para la vigencia de 2017 que tiende a tener precios que oscilan entre los 50 y los 55 dólares por barril lo cual es un escenario medianamente positivo que debe manejarse muy moderadamente pero que conlleva a pensar que definitivamente será posible impulsar el negocio de petroleras.

Sobre el 2017 como tal, la ejecutiva comentó que este será un año complejo por todos los retos que trae y por las mismas implementaciones tributarias que hacen pensar en una contracción de la demanda interna con un fuerte impacto en ventas y por consiguiente en crecimiento.

“No será un año fácil para ningún sector de la economía porque se han tomado medidas en los años anteriores que requieren tiempo para causar su efecto y yo creo que este 2017 va a tener el efecto de muchas decisiones políticas y legislativas avaladas en el Congreso, pero sin duda desde que esta nueva política sea bien implementada este año, tanto por parte del gobierno nacional como de Ecopetrol para una mejor exploración en Colombia, habrá mejor perspectiva y el panorama será mucho mejor que el de 2016”, apuntó.

Otro punto a tener en cuenta es el factor geopolítico que será preponderante y desde luego los temas internos que no son fáciles y que le ponen palos en la rueda a la actividad petrolera.

Sobre este espinoso asunto, la Directora Ejecutiva de Campetrol manifestó que así se dinamice la actividad, hay muchos factores adicionales que hay que revisar de manera perentoria para que la diligencia sectorial tenga perspectiva positiva porque hay muchos inconvenientes con las comunidades.

Mencionó el caso de Bioenegy, una empresa que adelanta trabajos en el Meta y que muy a pesar de que está generando desarrollo, que está ofreciendo empleo y que está contratando bienes y servicios de la zona sigue bloqueada por la comunidad desde hace varios días llevando a la firma a tomar decisiones de fuerza mayor para no seguir trabajando en la zona lo que resulta preocupante, más si se tiene en cuenta la falta de presencia institucional y estatal en las zonas donde opera el sector privado. Recalcó que esa situación es alarmante para la industria y para el futuro del país.

El asunto no es menor toda vez que esas noticias llegan al oído de todo el mundo afectando la inversión y la confianza en un país que adolece de institucionalidad y de garantías para poder operar en condiciones de rentabilidad y seguridad.

“Eso le genera al sector privado mucha preocupación porque aparte de que hacer industria en Colombia es tan complejo hay ciertos parámetros jurídicos, ambientales y legales muy rigurosos que hacen difícil la operación y para colmo de males el estado no genera un acompañamiento permanente a la industria en estas zonas. Esto es muy preocupante toda vez que por la disfunción que hubo, una empresa, un sector y más de cuatro mil personas queden sin empleo y no se tomen las medidas al respecto, repito esto es altamente preocupante”, afirmó.

La docta en el tema de hidrocarburos indicó que el panorama es positivo también en el 2017 en la medida en que la institucionalidad entienda que en el sector petrolero hay que proponer y no mitigar conflictos de última hora. Dijo que caso opuesto, hay que planear estrategias de largo plazo para que la comunidad evidentemente sienta el impacto positivo de la industria petrolera y de las demás industrias en general.

En el tema de institucionalidad, la directiva consideró que esta no puede perder dos elementos vitales: Ni el rol para el cual está creada ni la legitimidad que tiene pues consideró que en la medida que estas dos cosas se conjuguen y la institucionalidad se fortalezca en el territorio será posible lograr grandes cosas.

Lamentablemente las petroleras han debido explorar y llevar opciones para mejorar la calidad de vida en sitios en donde lo ilegal manda y en donde las comunidades consideran que la ley no vale o no tiene validez. Paralelo a este problema, las multinacionales y la inversión como tal deben operar en medio de conflictos en donde los agentes armados al margen de la ley resultan un tormento para quienes le apuestan a una industria y a un mejor país.

“Todo esto es cierto, la voluntad sobre las oportunidades se impone en los territorios y nosotros como cámara petrolera no estamos en contra ni de la protesta social ni del derecho a la huelga que constitucionalmente están amparados, nosotros lo que no podemos aprobar es que las comunidades, más que todo por desinformación, lleguen a bloquear proyectos que no favorecen a pocas personas sino a una parte y porcentaje importante de las regiones en cuanto a mano de obra y a contratación de empresarios locales”, dijo.

Insistió en el llamado a las autoridades locales y nacionales para que se garantice esa vigilancia y control porque si las políticas no son efectivas y en el territorio no rige la ley en desmedro de la empresa legalmente constituida, definitivamente esta industria no será viable ni en el 2017 ni más adelante.

Para tener una idea de cómo arrancó el año petrolero, Campetrol informó que del cien por ciento de los taladros que tiene, aproximadamente el 30 o 35 por ciento están en operación, lo que consideró el gremio como una cifra no muy importante, pero reconoció que indudablemente si hay una mejora comparada con los finales del 2015 y 2016.

Hoy las empresas y taladros de última tecnología que son los que tiene Campetrol están trabajando en los territorios y en las regiones de Colombia, sin embargo, precisó la Directora Ejecutiva, hay mucha tecnología a la espera de nueva actividad.

 

Visto 1642 veces