Jueves, 09 Abril 2020 19:03

La OPEP+ reducirá la producción de petróleo en 10 millones de barriles

Por

Con este acuerdo alcanzado entre los países miembros de la OPEP y otros por fuera de la disciplina del cartel como es el caso de Rusia, el mercado podrá reaccionar con cotizaciones alza.

Según el comunicado del grupo, esta reducción se aplicará durante los meses de mayo y junio, y otra reducción de ocho millones de barriles diarios se aplicará antes del final del año.

Se prevé que con esta reducción de producción se logre estabilizar y mantener los precios del crudo, que se desplomaron en el contexto de la pandemia de coronavirus y las negociaciones fracasadas en marzo de este año. Esta drástica caída de los precios del petróleo causó el desplome de los mercados financieros por todo el mundo.

Posteriormente, el recorte será más pequeño, de ocho millones de barriles hasta diciembre de 2020, y entre enero de 2021 y abril del 2022 la producción será recortada en seis millones de barriles, según el comunicado del grupo citado por Reuters.

La reunión de la OPEP+ se celebró por medio de una videoconferencia y la siguiente está programada para el 10 de junio.

 

Muy temprano algunos países habían acordado cuotas de reducción

Cabe anotar que antes del gran anuncio, la mayoría de los países signatarios del acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios independientes (OPEP+) acordaron a través de la videoconferencia sus cuotas en el marco de la reducción de la producción de petróleo, declaró a Sputnik una fuente de una de las delegaciones.

 

"Todo salió muy bien, la mayoría de los países dieron su consentimiento con anticipación para la asignación de las cuotas propuestas por el Comité Ministerial Conjunto de Supervisión", dijo la fuente.

 

Este 9 de abril, los países de OPEP y productores fuera de la alianza reanudaron el diálogo por videoconferencia sobre el recorte petrolero con el fin de estabilizar el mercado ante la pandemia del coronavirus, según una fuente consultada por Sputnik.

El pasado 6 de marzo, la OPEP y diez productores independientes (Azerbaiyán, Baréin, Brunéi, Kazajistán, Malasia, México, Omán, Rusia, Sudán y Sudán del Sur) pusieron fin al acuerdo sobre recortes petroleros más allá del primero de abril al no lograr consensuar una prórroga de la iniciativa que estaba vigente desde principios de 2017.

Mientras Rusia y otros productores independientes abogaban por mantener sin cambios los recortes acordados antes, Arabia Saudí exigía una reducción más drástica.

La ruptura del pacto petrolero, junto con la pandemia de coronavirus, hundieron el precio del petróleo a mínimos que no se veían desde principios de los años 2000. Con el acuerdo alcanzado este jueves, muy posiblemente el mercado reaccionará al alza.

Dentro de los hechos que marcaron la jornada estuvo el retiro de la delegación de México de la reunión con los miembros de la OPEP y otros países petroleros, sin dar su consentimiento a un nuevo acuerdo de recorte petrolero.

Hay que decir que la situación fue tan apremiante que por primera vez Estados Unidos les pidió de manera inédita y abiertamente tanto a Rusia como a Arabia Saudita la reducción de la producción de crudo para evitar que la industria de esquisto, de gran beneficio para la potencia del norte, se fuera a pique.

El mundo había escuchado con asombro el llamado del Presidente de Estados Unidos Donald Trump, el mismo que calificó de ilegal a la OPEP, para que el cartel y otros productores recortarán los despachos petroleros en más de diez millones de barriles diarios de crudo e inclusive habló de algo más.

 

“Será genial para la industria de petróleo y el gas”, comentó en su cuenta Twitter el Primer Mandatario de los estadounidenses quien había amenazado con introducir sustanciales aranceles al petróleo importado.

 

Según algunos analistas, la estrategia de Estados Unidos ahora se ha centrado en que sean los otros los encargados de estabilizar los precios y esperar beneficios sin compromiso alguno.

En este orden de ideas, precisaron, es poco probable que el típico acuerdo OPEP al que se acostumbró el mundo vaya a provocar una subida considerable de los precios. Arabia Saudita y Rusia lo saben y es por eso que le pidieron a Estados Unidos que asuma algún compromiso para frenar la sangría que ya dejó una empresa norteamericana en la banca rota.

Una preocupación adicional es que en el mundo cayó alarmantemente la demanda de petróleo pues no fue comprado a pesar de los irrisorios precios, dejando ver que a esta industria le llegó el declive.

 

 

Visto 889 veces