Viernes, 29 Enero 2021 16:30

Petroleras destinarán 45% del presupuesto en búsqueda de gas natural: ACP

Por

Para 2021, se proyecta una inversión en exploración y producción de petróleo y gas entre USD 3.100 y 3.450 millones.

La Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), proyectó para 2021 una inversión en exploración y producción de petróleo y gas entre USD 3.100 y 3.450 millones, es decir, 51% superior a la del 2020, año atípico por la pandemia del Covid-19 y la caída de los precios internacionales del crudo. No obstante, se debe tener en cuenta que esta inversión es cerca de USD 300 millones inferior a la registrada entre 2015 y 2019.

En su más reciente informe económico Tendencias de Inversión E&P en Colombia 2020 y Perspectivas 2021, el presidente de la ACP, Francisco José Lloreda Mera, indicó que el país lleva un cuatrienio y posiblemente caminando hacia un quinto año donde la actividad de sísmica en tierra firme es prácticamente inexistente. Calificó el hecho de muy preocupante porque la sísmica es conocida como la puerta de entrada a la actividad exploratoria.

Al analizar el panorama petrolero, la ACP reconoció que la industria lleva años rezagada por los resultados de los pozos exploratorios, ello al hacer la comparación con los tiempos anteriores, pero confrontado alarmantemente con lo que el país necesita.

El estancamiento de la actividad petrolera exige todo un análisis para determinar qué está sucediendo porque si bien hay previstos para 2021 40 pozos exploratorios, cifra mayor as la de 2020, de todas maneras, es una tercera o cuarta parte de lo que se perforaba a inicios de la década pasada cuando había un mayor interés por invertir, así como por explorar en Colombia. En los últimos cinco años, recalcó el gremio petrolero, el sector perdió vigor.

Un punto que sigue siendo recurrente es el poco optimismo en prospectividad económica, de un lado por la carente infraestructura y las altas tarifas de los oleoductos en Colombia, un factor que impacta la competitividad, punto de encuentro en el 100 por ciento de los operadores, sin duda un asunto para revisar.

No menos inquietante es el tema social que per sé, son vistos de muy buena manera, empero algunos deformados por procedimientos extorsivos, bloqueos y en sí un escenario complejo que pasa por la seguridad en las operaciones. La consulta previa, sin desconocer que es un instrumento valioso, sin embargo, afectada por los procedimientos.

La seguridad jurídica sigue siendo un talón de Aquiles para la inversión petrolera en el país, pero ese aspecto es compensado con la estabilidad política que sigue siendo una fortaleza en Colombia. El dirigente gremial añadió que la prospectividad y la misma competitividad, en lo que tiene que ver con acceso a bienes y servicios desde el ámbito local, en este momento está en un punto neutro.

Precisamente los cambios en las reglas de juego afectaron las inversiones y el impulso que traía la exploración en hidrocarburos no convencionales porque el Congreso cambió la avalada regalía diferencial impactando a más de diez empresas que vieron desafortunados las súbitas alternaciones.

Preocupa que la calificación general de las empresas para el portafolio internacional y el parangón que se hace de Colombia con otros países de la región, pasó de seis a cinco, un número aceptable, pero como lo indica la ecuación y la percepción de los inversionistas, este retroceso no es bueno.

 

“Hoy existe menor interés de los capitales del mundo por invertir en Colombia lo que resulta sumamente infortunado”, declaró el señor Lloreda Mera.

 

El potencial de recursos por descubrir es grande y hay ventana de tiempo para adelantar inversiones y trabajos, todo de cara a una transición energética. Hoy el 48 por ciento de las cuencas sedimentarias continentales para explorar, expuso la ACP, está en manos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, dificultando las propuestas por los mecanismos de estudio y viabilidad, pero limitando el área disponible para nueva inversión.

El llamado de las transnacionales del petróleo instaladas en Colombia es a mejorar y aumentar la oportunidad de inversión del corto plazo teniendo en cuenta que es de mayor conveniencia para el país al mirar los faltantes fiscales de la nación para recuperar el costo de la pandemia, pero eso demanda un replanteamiento de las medidas regulatorias y de un contexto mucho más opcional para quien apuesta por el crudo en el subsuelo colombiano.

Urge explorar, dijo Lloreda, para garantizar el abastecimiento en gas porque el importado, seguramente, saldría más caro. El gremio pidió condiciones que garanticen eficiencia para poder explorar gas y petróleo, incentivando a las compañías, ofreciendo tarifas justas y promoviendo la demanda de combustibles como el gas que será vital en la transición energética.

 

La exploración en gas natural, una meta

El informe, elaborado con base en la planeación y presupuestos preliminares de las empresas encuestadas por la ACP, evidencia el creciente interés en gas natural por parte de las compañías. Es así que, para este año el 45% del presupuesto total de exploración estará enfocado en la búsqueda de gas. Asimismo, se proyecta destinar USD 400 millones para desarrollar producción de gas, lo cual representa el 15% de la inversión total en producción y mantiene la tendencia creciente en el enfoque hacia este energético.

 

“Un repunte en la inversión del sector es una buena noticia para el país, pues no solamente la industria del petróleo y gas garantiza la generación de recursos fiscales que le permitan a la Nación y a las regiones apalancar la inversión pública en proyectos estratégicos para la reactivación económica y social, sino que además garantiza el autoabastecimiento del país, que va a requerir energéticos para su reactivación industrial”, afirmó el presidente de la ACP, Francisco José Lloreda Mera.

 

A nivel regional, la inversión exploratoria se concentrará en la región Caribe, principalmente en Córdoba, y en su mayoría en tierra firme, en donde parte importante de los recursos tendrán como foco la búsqueda de gas natural. Por su parte, la inversión en producción estará dirigida, principalmente, al departamento del Meta, que continuará siendo el principal receptor de inversión, seguido de los Santanderes, Casanare, Antioquia, Putumayo y Huila.

 

“El gas natural toma cada vez más fuerza en la matriz energética, por eso no sorprende que su participación venga creciendo en los últimos años. Colombia tiene potencial geológico, pero para que se desarrolle es necesario impulsar el crecimiento de su demanda, lo que implica medidas que faciliten la comercialización oportuna, el transporte competitivo hacia centros de consumo y promover la competencia en igualdad de condiciones. Esto será clave para impulsar el crecimiento de este energético en el país, el abastecimiento y la confiabilidad que se requiere en un proceso de transición energética”, explicó Lloreda Mera.

 

Finalmente, el informe destaca que el 95% de las inversiones de 2021 se llevarán a cabo en tierra firme, mientras que en offshore y yacimientos no convencionales (YNC) las inversiones estarán orientadas a desarrollar estudios y otras actividades previas a la perforación exploratoria, la cual se prevé para el 2022.

Estimó el dirigente determinante los proyectos de gas en tierra firme porque el futuro del gas en Colombia, además de las fuentes nuevas que vengan del fracking y de la exploración costa afuera, puesto que los desarrollos de la última década, puntualmente en el valle interior del Magdalena evitaron que el país estuviese importando gas hace dos años, sumando una producción tan importante que a la fecha representa el 24 por ciento de la producción nacional. En este momento, dijo el gremio, hay 12 proyectos interesantes en la plataforma continental que podrán certificarse como reservas probadas posibles que entrarían en producción, sí todo sale bien atendiendo la norma, incorporaría el combustible gradualmente entre el año 2021 y 2024 entregando tranquilidad con producto nacional hasta finales de esta década.

 

Clima de inversión

El informe también presentó los resultados de la encuesta sobre el clima de inversión del país, el cual evalúa 11 aspectos fundamentales para el sector: prospectividad, competitividad bienes y servicios, aspectos fiscales, disponibilidad de infraestructura, aspectos contractuales, ambientales, sociales, estabilidad política, seguridad regulatoria, consulta previa y seguridad en las operaciones.

Este año la calificación general promedió 5 ubicándose en el rango aceptable, registrando una disminución frente a la otorgada en 2019 (6/buena). De los 11 elementos evaluados, solo queda una única percepción totalmente favorable del país, que continuó siendo la Estabilidad política, la cual mejoró al pasar de un 63% y 65% en 2018 y 2019, respectivamente, a 75% en 2020.

La percepción de Prospectividad, que había sido siempre una fortaleza del país, ahora es observada mayoritariamente como neutral o indiferente. En el resto de los aspectos evaluados continúa primando una percepción catalogada entre neutral y debilidad.

 

“Las respuestas de las empresas encuestadas nos invitan a seguir trabajando, en conjunto con el Gobierno, en los temas estructurales que se requieren mejorar para retomar el interés de invertir en Colombia. Es necesario impulsar el crecimiento del mercado del gas natural, reducir las tarifas de oleoductos, contar con mayor seguridad regulatoria, revisar temas contractuales, optimizar los procesos de licenciamiento ambiental, entre otros aspectos que son fundamentales para que el país pueda atraer inversión, desarrollar su potencial en petróleo y gas y generar los recursos necesarios para jalonar la reactivación económica y social”, concluyó el presidente de la ACP.

 

La Asociación Colombiana del Petróleo es el gremio de la industria de hidrocarburos en Colombia. Sus compañías desarrollan actividades de exploración y producción de petróleo y gas, transporte de hidrocarburos y distribución de combustibles líquidos y lubricantes.

 

ISA, una apuesta consecuente de Ecopetrol y en línea con el mundo

Sobre la posible adquisición de Interconexión Eléctrica S.A, ISA, el presidente de la ACP, Francisco José Lloreda Mera, manifestó que la iniciativa de la estatal petrolera tiene todo el asidero habida cuenta que a nivel mundial son muchas las empresas de petróleo y gas que decidieron complementar su portafolio con energías de fuentes renovables, convencionales y no convencionales, pero también con componentes más amplios del sector energético como un todo.

 

“En tal sentido no debe sorprender la decisión del Grupo Ecopetrol de complementar con energía eléctrica su actividad en petróleo y gas, ahora si eso lo puede hacer la empresa estatal de petróleos como lo están haciendo otras petroleras en el mundo porque el petróleo sigue dando los recursos para poderlo hacer, potenciando portafolio sin que ello indique que abandonará su actividad original.

 

Pareciera, afirmó, que hubiera inquietud en los mercados internacionales porque hay quienes están leyendo el interés de Ecopetrol en ISA, como unos recursos que la empresa dejaría de invertir en la producción de hidrocarburos, igual confió que de prosperar dicho interés, no habrá impacto en los planes de inversión de la petrolera.

La ACP estimó que para recuperar los niveles de producción petrolera es necesario invertir para fomentar la exploración y hacer posible el hallazgo de nuevos pozos y acopiar con ello nuevas reservas, extraerlas y comercializarlas, sin embargo, subrayó que el país debe ofrecer condiciones porque por citar un ejemplo, de los seis a ocho años que dura el periodo de exploración, el 83 por ciento se va en trámites, verbigracia, permisos, consultas, licencias y otras diligencias. De lograrse agilizar esos trámites, reveló, por cada año que se aceleren esos trámites, en ingresos fiscales el país tendría adicionalmente 1.5 billones de pesos en costo de dinero en el tiempo, como quien dice una remuneración nada despreciable por eficiencia.

Visto 864 veces