Lunes, 03 Junio 2019 23:23

¿Prohibirá China el acceso de los productos de Estados Unidos?

Por

Según la empresa de inversión Cowen, la posible prohibición de la venta de iPhones en China podría reducir los ingresos de Apple en un 26 % en el 2020.

Hasta la fecha China ha reducido al mínimo sus represalias contra Estados Unidos. Sin embargo, Pekín podría arruinar el 2019 para Apple, Tesla y Boeing si les cierra el acceso a su mercado, escribe la revista Forbes. El experto Tu Xinquan estimó cuán factible es este escenario.

Además de restringir las exportaciones de tierras raras y vender los bonos estadounidenses, China podría prohibir la venta de iPhones, automóviles y aviones estadounidenses en su mercado, destaca Forbes. Hoy en día China es un gran mercado para los gigantes tecnológicos de Estados Unidos. Según la empresa de inversión Cowen, la posible prohibición de la venta de iPhones en China podría reducir los ingresos de Apple en un 26 % en el 2020.

En la historia de China se conocen muchos casos en los que los ciudadanos del país asiático estuvieron listos para dejar de utilizar los bienes extranjeros si era necesario. Así durante una escalada de las disputas territoriales entre China y Japón, los ciudadanos chinos apoyaron activamente el boicot de los bienes y servicios japoneses.

De igual manera, después de que Corea del Sur decidiera desplegar el sistema estadounidense THAAD, muchos chinos rechazaron viajar al país vecino. Como resultado, el flujo turístico se redujo entre un 60 y un 70%, y Seúl tuvo que calificar esta reducción de la "mayor sanción económica" en la historia de relaciones bilaterales, aunque nadie en China había anunciado oficialmente la imposición de alguna restricción a Corea del Sur.

Sin embargo, el experto Tu Xinquan de la Universidad de Economía y Comercio Internacionales de China considera que ahora es poco probable que Pekín cierre su mercado para las empresas estadounidenses. Según el interlocutor de Sputnik, China actúa de acuerdo con los principios del mercado y observa los intereses legítimos de las empresas.

"China ha subrayado en repetidas ocasiones que protegerá las inversiones e intereses de las empresas extranjeras. Probablemente el veto total no amenace a empresas como Tesla y Apple, que invierten sus recursos en China y sufren de la guerra comercial", aseveró.

Aunque China compiló una lista de empresas inseguras, esta incluye solo compañías que violan las normas del mercado y las de contratos, bloquean los suministros de sus componentes o infringen los intereses de las empresas chinas.

"Es muy probable que ahora FedEx empiece a formar parte de esta lista, pero esto no significa que China le prohíbe a la empresa estadounidense realizar negocios en su territorio. Por lo visto, FedEx tendrá que pagar una multa", apuntó.

El dos de junio la Oficina de Información del Consejo de Estado de China publicó el llamado 'libro blanco' que dice que Pekín no quiere una guerra comercial, pero tampoco tiene miedo a desencadenarla y combatir en ella si esto fuera necesario. Este libro debe enseñar al mundo que China no es culpable de romper las negociaciones con Estados Unidos, opina Xinquan.

"Sin embargo, este documento traza una línea roja que da a entender que China no podrá aceptar algunos requerimientos de Estados Unidos bajo ninguna circunstancia y que no se puede presentar a Pekín las demandas inejecutables de una manera deliberada y después acusarle por el fracaso de las negociaciones", enfatizó.

"Huawei es un negocio, no un Estado"

Las acciones de Estados Unidos contra la empresa china Huawei fueron uno de los acontecimientos clave de mayo y abren un periodo de incertidumbre y turbulencias. El Departamento de Comercio de Estados Unidos incluyó a Huawei el 15 de mayo en la lista negra "por razones de seguridad nacional". Ahora las compañías estadounidenses están significativamente restringidas en sus operaciones de exportación e importación con Huawei. Fue un duro golpe para el gigante chino.

De acuerdo con el director de programas del Consejo para Asuntos Internacionales de Rusia, Iván Timoféyev, China está perdiendo tácticamente, pero el negocio norteamericano y el modelo de globalización en sí mismo están perdiendo estratégicamente.

"Huawei incurrirá en pérdidas. Sin embargo, es poco probable que la parte china entre en un conflicto abierto. La respuesta de China será acumular sus propias fuerzas y reducir su dependencia de Estados Unidos", opina Timoféyev.

Pero la propia Huawei tratará más bien de resolver el conflicto con las autoridades de Estados Unidos. El precio será muy alto, pero Huawei es un negocio, no un Estado, destaca el analista, y un negocio está interesado en normalizar la situación rápidamente. Como muchas otras víctimas de sanciones secundarias, es muy probable que cumpla con las demandas estadounidenses.

Sin embargo China como país sacará conclusiones de esta situación y el curso sobre la independencia tecnológica será irreversible, con todas las consecuencias que conlleva para la participación de las empresas estadounidenses en el mercado chino y en los proyectos del país asiático.

El caso Huawei tiene una seria resonancia política. En China, las sanciones secundarias se perciben como un intento de frenar el desarrollo tecnológico del país.

"Los acontecimientos de mayo serán un poderoso incentivo para que los chinos aceleren el desarrollo de su propia base técnica. Sin ella, las ambiciones globales de gigantes como Huawei se pueden romper eficazmente con nuevas restricciones", dice Timoféyev.

Estas últimas sanciones del Departamento de Comercio de Estados Unidos son parte de un plan más amplio, recalca el analista ruso. La decisión sobre Huawei siguió el momento en que Donald Trump firmó la Orden Ejecutiva sobre Protección de la Tecnología de la Información y las Comunicaciones. El mandatario estadounidense declaró el estado de emergencia debido al riesgo de acciones hostiles por parte de los oponentes de Estados Unidos en el espacio de la información. Estos oponentes pueden ser representados tanto por China como por Rusia.

Visto 496 veces