Jueves, 19 Septiembre 2019 00:56

Batalla por los chips: ¿logrará China sustituir importaciones americanas?

Por

Los chips y semiconductores son la base de los dispositivos electrónicos modernos, indispensables para la producción de ordenadores, teléfonos inteligentes, televisores y muchos tipos de electrodomésticos.

La China continental y Taiwán serán los principales motores del crecimiento de la producción de procesadores y semiconductores en 2020, opinan los especialistas de la asociación industrial SEMI.

Según la entidad, el próximo año se prevé una inversión de 50.000 millones de dólares en el desarrollo de nuevas producciones de chips y circuitos integrados. La China continental invertirá 24.000 millones y Taiwán 13.000 millones de dólares. Los chips y semiconductores son la base de los dispositivos electrónicos modernos. Son indispensables para la producción de ordenadores, teléfonos inteligentes, televisores y muchos tipos de electrodomésticos.

Teniendo en cuenta que China sigue siendo una fábrica global, no es de extrañar que estos productos gocen de una mayor demanda en el país asiático. En 2018, China importó chips y semiconductores por un valor de 312.000 millones de dólares.

Sin embargo, esta dependencia de las importaciones supone una amenaza para la prosperidad económica del país. Así, Estados Unidos prohibió a sus empresas que suministraran equipos y componentes a la empresa china de telecomunicaciones ZTE.

Posteriormente, estas sanciones se levantaron, pero Estados Unidos atacó al gigante chino de telecomunicaciones Huawei. En 2018, la empresa adquirió componentes y productos de alta tecnología de Qualcomm, Intel, Micron Technology Inc. y Broadcom Inc. por 13.000 millones de dólares. Mientras tanto, China ya produce sus propios chips. Huawei, por ejemplo, tiene Kirin y Ascend. Otro fabricante chino, Unisoc Communications, está preparando el lanzamiento de un chip para 5G el próximo año. Xiaomi y Alibaba también informaron sobre unos avances en esta área.

Empero, todavía resulta complicado sustituir completamente los procesadores extranjeros, comentó a Sputnik el profesor Zhang Baijun del Instituto de electrónica e ingeniería de la información de la Universidad Sun Yat-sen.

"Creo que la sustitución total de las importaciones de chips es un proceso muy largo. Es que los semiconductores comprenden una producción de alta tecnología con unos requisitos muy altos", señaló.

Asimismo, el experto subrayó la necesidad de desarrollar y fabricar equipos para la producción. Según Zhang Baijun, es simplemente imposible acumular toda la experiencia necesaria en un corto período de tiempo. Además, existe un problema de protección de la propiedad intelectual y de los derechos de patente, así como del personal cualificado.

"Hacer un gran avance en esta área es extremadamente difícil. Es imposible solucionar este problema con unas inversiones de capital convencionales. ¿De qué sirve malgastar grandes cantidades de dinero si no se dispone de conocimientos ni de los equipos adecuados?", se preguntó.

Para el experto chino, es necesario centrarse en la investigación y el desarrollo sistemáticos para avanzar gradualmente.

"Creo que la sustitución completa de las importaciones es cuestión de un futuro lejano. Por supuesto, podemos hacer algunos productos. Huawei hace sus chips. Pero hay que ver si sus características son comparables con las de los productos de Intel o de otras empresas occidentales", consideró.

La mayoría de los analistas coinciden en que China no podrá confiar completamente en sus propias tecnologías para la producción de chips y circuitos integrados hasta dentro de 5-10 años. Desde este punto de vista, la meta propuesta por las autoridades chinas de cubrir el 70% de la demanda de chips para 2025 parece bastante realista. Por otra parte, los competidores occidentales también mejoran constantemente sus tecnologías. Por lo tanto, la batalla por los chips podría ser caliente en la próxima década.

Visto 226 veces