Miércoles, 25 Septiembre 2019 00:07

"Irá al infierno": Trump busca privar a Irán de medicinas y comida

Por

Es una señal de desesperación. Cuando imponen repetidamente sanciones a las mismas instituciones significa que los intentos de arrodillar a la nación iraní presionando al máximo han fracasado.

Descubre por qué las nuevas sanciones impuestas por Washington son un golpe en el estómago de Teherán pero no suficiente para que al final el país se arrodille.

Las nuevas restricciones están entre las más duras que Estados Unidos ha impuesto hasta la fecha. Cuando entre en vigor Irán correrá el riesgo de "ir al infierno", advirtió el presidente estadounidense Donald Trump después de su reunión con el primer ministro australiano en el despacho oval. Además, el inquilino de la Casa Blanca acusó a Teherán de "ser el país del terror número uno en todo el mundo".

A su vez, el secretario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, comunicó que el Banco Central y el Fondo de Desarrollo Nacional eran "las últimas fuentes de fondos" que le quedaban a Irán.

Brian O’Toole, un analista del think tank estadounidense Atlantic Council, ya había advertido de que la opción más agresiva que la Administración Trump podía explorar era sancionar al banco central del país persa. Según el experto, este paso, sin duda, pondría en serios apuros muchos sectores comerciales que todavía no habían sido afectados por las sanciones de Estados unidos.

La reacción de Teherán a la nueva ronda de sanciones no se hizo esperar. El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, declaró que la actual jugada de Estados Unidos es el peligroso e inaceptable intento de bloquear el acceso de los iraníes a comida y medicinas.

"Es una señal de desesperación. Cuando imponen repetidamente sanciones a las mismas instituciones significa que los intentos de arrodillar a la nación iraní presionando al máximo han fracasado", declaró.


Mientras la Administración Trump hace hincapié en la gravedad de las últimas sanciones, todavía no está claro si estas van a tener un impacto sobre la conducta de Irán o si causarán daño adicional sobre su economía. En 2018 el Departamento del Tesoro volvió a imponer las sanciones contra la compra de dólares por parte del Gobierno iraní que habían sido suspendidas previamente como parte del acuerdo nuclear.

Ryan Fayhee, socio de la empresa jurídica Hughes Hubbard and Reed, explicó que el impacto de las nuevas sanciones en el Fondo de Desarrollo Nacional dependerá de la actividad del organismo y de si está bien financiado. Si el fondo tiene acceso a los ingresos que se obtienen por la venta de petróleo, las sanciones sí tendrán impacto, declaró el experto, citado por The New York Times.

A su vez, los datos recogidos por la empresa Refinitiv Eikon revelaron que Irán aumentó en agosto sus exportaciones de petróleo hasta los 230.000 barriles diarios. Empero, para poder comprar el petróleo iraní Alemania, Francia y el Reino Unido crearon un mecanismo especial, Instex, que se basa en pagos en euros.

El periódico Wall Street Journal también informó de que los diplomáticos europeos apoyaron la iniciativa de Francia de atenuar las sanciones impuestas a Irán. La idea consiste en permitir a Irán vender unos 700.000 barriles diarios y ofrecerle un crédito por valor de 15.000 millones de dólares.

 

Continuar leyendo: EEUU-China lleva producción global a niveles de crisis de 2008

Visto 498 veces