Jueves, 26 Marzo 2020 23:37

La pandemia, catalizador del auge de China

Por

El Gobierno encabezado por el presidente Xi Jinping ha combatido con fiereza y ha ganado, por ahora, en una lucha sin cuartel y contrarreloj, después de que el primer brote de COVID-19 surgiera en la ciudad de Wuhan.

Con el azote del coronavirus, el planeta ha girado definitivamente hacia Oriente y, en consecuencia, China se ha situado a la cabeza, desplazando a Estados Unidos en su hegemonía mundial, mientras Europa sigue moviéndose con lentitud, sin demasiada eficacia por la falta de unidad interna.

El Gobierno encabezado por el presidente Xi Jinping ha combatido con fiereza y ha ganado (por ahora) en una lucha sin cuartel y contrarreloj, después de que el primer brote de COVID-19 surgiera en la ciudad de Wuhan, capital de la región de Hubei, el pasado 23 de enero. Decretó el confinamiento prácticamente total en el epicentro de la entonces epidemia, ya pandemia tras la declaración oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ahora, cuando se han reducido considerablemente el número de nuevos contagios, Pekín está autorizando en Wuhan, tras dos meses de aislamiento, un levantamiento parcial de las draconianas restricciones de movimiento.

Los chinos no han bajado la guardia porque el agente patógeno, el temible SARS-CoV-2, es muy astuto y contagioso. Por eso siguen adoptado medidas de excepción para evitar a toda costa que se produzca una reactivación de la infección.

En Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes, las autoridades están permitiendo que aquellas personas sin fiebre, con código verde QR de salud, libre del virus, y un certificado de su empleador, puedan salir de sus complejos residenciales para acudir a trabajar. Allí en Wuhan el aislamiento fue total durante 60 días. Se desactivará gradualmente en abril. Nadie podía salir a comprar ni alimentos ni medicinas que eran abastecidos desde el exterior gracias a las organizaciones vecinales.

Es cierto que, al principio de la crisis, las autoridades chinas no abordaron con rapidez ni transparencia la amenaza pesada pero invisible que se les venía encima. Pero luego, conscientes de la gravedad de la situación, enmendaron el error, levantaron dos hospitales en 10 días y aplacaron el número de casos con extraordinarias medidas de contención y un poderoso aparato de control empleando tecnología avanzada. Para ello ha hecho falta muchas dosis de disciplina y organización.

La estrategia de Taiwán, una isla donde viven 23 millones de personas, mayoritariamente chinos, también funcionó, pero con otros mecanismos. Se basó en estrictos controles fronterizos nada más iniciarse el brote, realizar muchas pruebas a posibles enfermos y racionar las mascarillas. En otros países asiáticos densamente poblados como Japón y Corea del Sur también consiguieron doblegar la curva de contagios y bien pronto para que no elevara el número de víctimas. Todos estaban más preparados porque conocían los efectos de otra epidemia, la del MERS, en 2015.

Europa se enfrentará más pronto que tarde a un reto existencial: realinearse o reforzar su creciente intrascendencia en materia de política exterior.

El Viejo Continente, como siempre, anda dividido, casi roto. Los líderes de nueve países comunitarios (España, Francia, Italia, Grecia, Irlanda, Bélgica, Luxemburgo, Eslovenia y Portugal) han pedido colectivamente mediante una carta que la Unión Europea (UE) dé un paso valiente y acepte la introducción de eurobonos, es decir, que emita deuda común.

Estos nueve países representan la mitad de la población de la UE e incluyen a cuatro Estados fundadores. Sin embargo, Alemania y Países Bajos, mayormente, rechazan la idea de emitir deuda. Les horroriza compartir riesgos. Para Berlín es más importante la innovación que la solidaridad. "La discusión sobre los eurobonos es un debate fantasma", declaraba muy seguro de sí mismo el ministro alemán de Economía, Peter Altmaier, entrevistado por el diario Handelsblatt.

Y ese no es el único elemento de choque. París y Berlín decidieron acaparar material médico-sanitario como respiradores y mascarillas. Las dos grandes distribuidoras de estos equipos y mercancías, ubicadas en Francia y Alemania, dejaron de vender sus productos no por decisión propia sino por orden de sus respectivos gobiernos para no quedarse sin ellos cuando el coronavirus diezmara sus territorios. Eso ha sido una grave deslealtad y un grave ataque interno que fomentará el euroescepticismo. Eso ha sido una falta de colaboración desde dentro que revienta uno de los principios básicos de la Unión Europea: la existencia del mercado único. La Comisión Europea, impotente, intentó acabar con la idea del sálvense quien pueda, porque la imagen que los europeos comunitarios están transmitiendo al mundo entero no es solo decepcionante sino desoladora.

El Viejo Continente se enfrenta a un reto descomunal y adolece de la suficiente unidad de acción porque la sanidad está fuera de las competencias de Bruselas, cuyos funcionarios asisten, entre atónitos e impotentes, a la batalla de reproches y la falta de solidaridad de algunos estados miembros. Mientras tanto, a Italia llegaba equipamiento de procedencia rusa o a España cargamentos de mascarillas chinas.

 

Visto 469 veces