Miércoles, 27 Mayo 2015 11:51

La austeridad marca el programa del nuevo Gobierno de coalición finlandés

Por

Helsinki  (EFE).- Los líderes de los tres partidos que formarán el nuevo Gobierno finlandés de centro-derecha presentaron su programa para la próxima legislatura, en el que la austeridad y las reformas estructurales ocupan un papel protagonista.

Juha Sipilä, presidente del Partido de Centro y vencedor en las elecciones del pasado 19 de abril, explicó a la prensa las líneas generales de su programa de gobierno flanqueado por sus socios de coalición, el líder del partido de extrema derecha Verdaderos Finlandeses, Timo Soini, y el conservador Alexander Stubb.

Sipilä ocupará la Jefatura del Gobierno, mientras que el euroescéptico Soini será el próximo ministro de Exteriores y Asuntos Europeos y Stubb, primer ministro en funciones, ocupará la cartera de Finanzas.

Finlandia lleva tres años seguidos en recesión y su deuda pública prácticamente se ha duplicado desde el inicio de la crisis financiera mundial en 2008, hasta situarse en el 59,3 % del PIB, mientras que su PIB se ha reducido casi un 6 % en este tiempo, hasta 204.000 millones de euros.

Tras tres semanas de negociaciones, los dirigentes de las tres mayores fuerzas políticas de Finlandia acordaron recortar durante los próximos cuatro años el gasto público en 4.000 millones de euros, el 2 % del producto interior bruto (PIB).

Los recortes serán la principal herramienta para consolidar las cuentas públicas y afectarán a la educación, los subsidios de desempleo, las ayudas a las familias y la cooperación internacional, entre otros sectores.

Al mismo tiempo, el nuevo Ejecutivo reformará el sistema fiscal para aumentar la recaudación mediante un incremento de los impuestos de productos como los vehículos, el combustible, el tabaco y las propiedades inmobiliarias.

Además, la coalición tripartita calcula que el país ahorrará 3.000 millones de euros mediante una amplia reforma del sistema público de salud y servicios sociales, y otros 1.000 millones con la reducción de otros servicios municipales.

El programa de gobierno establece medidas de reactivación económica, entre ellas la inversión de 1.600 millones de euros en varios proyectos para mejorar las infraestructuras.

El líder de Verdaderos Finlandeses, quien por primera vez formará parte del Ejecutivo del país nórdico, se mostró más moderado en la rueda de prensa de hoy que durante la pasada campaña, cuando abogó por la salida de Grecia de la zona euro y por una importante reducción de la aportación financiera de Finlandia a la Unión Europea (UE).

"Finlandia es un estado miembro activo, pragmático y que busca resultados. Vamos a intentar combinar nuestro interés nacional y el del conjunto de la UE, de una manera constructivamente crítica y colaborativa", afirmó el próximo ministro de Exteriores y Asuntos Europeos.

No obstante, el líder populista advirtió de que, como jefe de la diplomacia finlandesa, intentará cambiar la manera de funcionar de la UE, con la que siempre ha sido muy crítico.

"La UE debe reformarse para que pueda servir mejor a sus ciudadanos", aseguró sin entrar en más detalles.

Tras convertirse en la segunda fuerza política de Finlandia en las elecciones de abril, el líder de los Verdaderos Finlandeses moderó su postura para no comprometer su eventual entrada en el Gobierno de Sipilä.

La coalición gubernamental cuenta con 124 de los 200 escaños del Eduskunta (Parlamento finlandés), lo que le garantiza una mayoría muy cómoda para llevar adelante su programa de reformas.

Está previsto que los miembros del nuevo Ejecutivo tomen posesión de sus cargos el próximo viernes ante el presidente de la República, Sauli Niinistö. EFE

Visto 837 veces