Miércoles, 30 Diciembre 2020 23:16

Bares y hoteles españoles cierran su año horrible en situación dramática

Por

Las patronales del sector hostelero y hotelero se dividen estos días entre el esfuerzo y la presión para que el Gobierno incorpore alguna de sus reivindicaciones al plan de ayuda ya presentado.

Bilbao (España), (Sputnik).- España es el país que más bares tiene por habitante del mundo, uno por cada 175, y el turismo es el sector con más peso en su Producto Interior Bruto (PIB), con un 14%. Con estos mimbres y los estragos del Covid en el país, el drama estaba servido y así ha sido.

Las patronales del sector hostelero y hotelero se dividen estos días entre el esfuerzo de comunicación por dar a conocer la difícil situación que atraviesan y la presión para que el Gobierno incorpore alguna de sus reivindicaciones al plan de ayuda ya presentado y que les ha decepcionado.

La agrupación Marcas de Restauración advertía ya en octubre de que los bares y restaurantes podrían acabar el ejercicio con caídas de facturación de hasta un 47% y que un tercio de los 300.000 bares y restaurantes que hay en España podrían tener que cerrar en los próximos meses.

 

El gobierno, con retraso

Con este escenario, el pasado martes 22 de diciembre, el Gobierno presentó su plan de rescate a la hostelería y el comercio, con casi dos meses de retraso sobre su anuncio inicial por los desacuerdos entre los diferentes ministerios económicos implicados (Economía y Hacienda por una parte y Trabajo e Industria, Comercio y Turismo, por la otra).

 

"Está lleno de lagunas, es claramente insatisfactorio. Nosotros estábamos solicitando claramente la aportación de ayudas directas, de fondos transferidos a las empresas para poderlas ayudar a sobrevivir y sobre esto no había nada", responde a Sputnik Emilio Gallego, el secretario general de Hostelería de España, la patronal del sector.

 

El plan está enfocado a reducir los costes fijos y su medida estrella es la posibilidad de reducirse a la mitad el alquiler mientras dure el estado de alarma (hasta mayo), pero siempre que el propietario del local lo sea de 10 locales o más.

El pasado lunes, la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, se reunió con los agentes del sector para presentar esta y otras medidas y Emilio Gallego estuvo presente en ese encuentro: "lo vemos muy reducido, como mucho el 2 o 3 por ciento de los establecimientos alquilados en España se podrían acoger a esta ayuda", valora Gallego sobre este punto.

Las reducciones fiscales planteadas tampoco parecen extenderse a todos los afectados. "Están hechas para un sistema de pago por módulos, para autónomos; pero en la hostelería ¿quién cotiza por módulos?", explica a Sputnik Jorge Marichal, el presidente de CEHAT, la patronal de hoteles y alojamientos turísticos.

 

"Y además, para que haya fiscalidad tiene que haber beneficios en la mayoría de los casos, pero ¿quién va a ganar dinero este ejercicio y el que viene? Deberían exonerarnos de algunos impuestos, como el de Bienes Inmuebles, por ejemplo. Si no total, sí parcialmente en función de las cuentas anuales de la empresa", prosigue en su análisis este empresario canario.

 

Minimizar pérdidas

El dueño del Bar Minuto, de Portugalete (Vizcaya), Iván Villar, calcula el descenso de su beneficio en unos 30.000 o 40.000 euros durante esta crisis sanitaria "ahora mismo estamos trabajando para perder menos, no para ganar dinero", resume.

Su caso ilustra el de miles de pequeños empresarios españoles que, lejos de los grandes titulares de los planes de rescate, apenas ha cobrado ninguna ayuda en estos meses en los que o no ha podido abrir su negocio o lo ha hecho con muchas limitaciones.

 

"Cobré ya una ayuda de 1.300 euros del Ayuntamiento y me corresponde otra del Gobierno vasco de 4.000 euros, que no acaba de llegar", explica a Sputnik.

 

En su caso, como en tantos otros, ha conseguido mantener a sus empleados con los populares ERTEs (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) que eximen de pagar la Seguridad Social a los empleados que no trabajen.

Sin embargo, si no se extienden este mecanismo a partir del 31 de enero, tendrá que despedir a alguno de sus seis trabajadores.

 

El modelo francés

Muchos de los actores consultados citan el modelo francés de rescate a la hostelería como el modelo a seguir. Allí se aprobaron en octubre una serie de ayudas directas para pequeñas empresas afectadas por el toque de queda que podrían llegar hasta los 10.000 euros, en caso de haber perdido más de la mitad de la facturación.

Iván Villar, desde su posición de conocedor del sector a ras de suelo, habla sin tapujos: "lo que se pide es directamente un rescate al sector, como el que se hizo con la banca, con ayudas directas y exenciones de los impuestos que se han cobrado íntegros hasta el momento", resume con rotundidad.

Es un comentario extendido entre los extranjeros que vienen a vivir a España la gran cantidad de bares que hay y cómo forman parte de la activa vida social de los españoles.

De hecho durante la pandemia, distintas marcas de bebidas lanzaron mensajes de ánimo al sector a través emotivas campañas publicitarias.

Cuando España enfila su onceavo mes de crisis sanitaria, los dueños de estos locales piden más ayuda, porque de lo contrario muchos de ellos ya no formarán parte de la realidad pospandemia. (Sputnik)

Visto 356 veces