Sábado, 21 Marzo 2015 23:57

Economía colombiana con saldo en rojo: Sarmiento

Por

A Colombia le llegó el momento de hacer un cambio en el modelo económico porque la postración actual de la economía es la crónica de una debacle anunciada. “Quienes han manejado la economía no saben ni en donde están parados”.

El analista económico, Eduardo Sarmiento, le dijo a Diariolaeconomia.com que la realidad del país es mucho más que angustiante y criticó la posición del gobierno que en su concepto defiende lo indefendible, más cuando se observan indicadores negativos en varios sectores productivos.

Según Sarmiento, la situación actual de la economía no es, ni más ni menos, que una caída anunciada en donde jamás hubo atención del gobierno cuando en su momento se le advirtió lo que venía pierna arriba.

“Esto es un caos y nadie lo reconoce desde el aparato gubernamental, tenemos inflación en creces, una consecuente baja en los salarios y menos ingresos por la situación oscura de los precios internacionales del petróleo. Nadie dice que el desempleo volvió a dos dígitos en vista que reporta 10 por ciento y que las exportaciones se desplomaron por cuanto su caída es del 40 por ciento”, declaró el señor Sarmiento.

Otro de los graves líos del país, expuso el analista, es que la industria está totalmente atomizada y para colmo de males los sectores productivos tradicionales no levantan por la factura que les pasó el modelo económico, y lo que él llama, la entrega inmisericorde del país a las multinacionales que se llevaron todo y luego se fueron dejando al país hecho añicos y sin opción de levantar cabeza en el corto o mediano plazo.

Al explicar la coyuntura, Sarmiento precisó que los problemas se han agravado por el déficit en cuenta corriente, generado por una revaluación de diez años y la caída estrepitosa en el precio internacional del petróleo.

El economista asegura que Colombia tiene hoy una economía más vulnerable, situación que se refleja en la situación actual de la empresa estatal más importante porque para nadie es un secreto que Ecopetrol está casi que en quiebra y todo por el modelo económico.

“Indudablemente el país pagará los costos de modelo neoliberal que serán de un elevado precio, no solo en lo económico sino en lo social, aspecto grave, complicado y delicado que hace pensar en un perentorio cambio del patrón económico en vista que el consenso de Washington ampara a los grandes capitales, pero destruye la empresa, el desarrollo y acaba con el derecho fundamental del trabajo porque manda a miles de personas a la calle, sin ingreso y sin oportunidad”, indicó.

Lamentó que ese tipo de modelo, tan solo llene el bolsillo de unos pocos, en detrimento de un país que le entregó su riqueza al capital para generar hambre, miseria y conflictos.

El mal está hecho, ¿ahora qué debemos hacer?

Sarmiento fue tajante al decir que con un cambio radical del modelo económico, se debería venir una inmediata intervención del tipo de cambio, de igual manera exigió el restablecimiento de los aranceles y una inmediata revisión de los TLC.

En su análisis, Sarmiento invita a volver a las políticas industriales y agrícolas así como a la flexibilidad en el presupuesto. Insistió en la urgencia de suspender el tipo de cambio flexible.

Minería seria y de verdad

El analista económico y actual Decano de Economía de la Escuela Colombiana de Ingeniería, Eduardo Sarmiento, reprochó la política minera y energética a tiempo que rechazó la manera como el estado entrega las riquezas del subsuelo a las firmas internacionales, pasando por alto el interés nacional, el derecho a la propiedad privada y propiciando toda una cruzada de exclusión social si se tiene en cuenta la salida masiva de personal de la minería tradicional.

En su concepto hay que poner la minería en su sitio porque, por decir algo, el 70 por ciento de inversión en petróleo se hizo sobre la base de precios cercanos o por encima de los cien dólares por barril y hoy la carta se volteó, dejando al país en la más oscura encrucijada.

“En este momento tenemos el mismo problema que reporta América Latina, nos afecta una terrible enfermedad holandesa porque concentramos el ingreso nacional en un solo producto, en commodities, destruyendo industria y agricultura”, observó el analista.

Señaló que hubo miopía por parte de los ministros de Hacienda y de los equipos económicos que acompañaron los últimos gobiernos sin excluir el actual. “Esto es axiomático, la caída de divisas es igual a devaluación y por eso tenemos un déficit en cuenta corriente superior al seis por ciento, el más alto del mundo. Estamos en aciagos momentos de inflación y recesión tal y como le pasó a Grecia”.

El reconocido analista reiteró que en Colombia, lamentablemente y de manera tozuda se equivocaron los economistas que defendieron y defienden el modelo neoliberal. “Hoy el país está pagando los errores de Cárdenas”.

Vaticinó un posible revés en la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, porque el gobierno financió inversión de la estatal con dólares devaluados y encarecidos por el fortalecimiento del dólar.

Sobre los cambios en el timonel de Ecopetrol, Sarmiento dijo que Juan Carlos Echeverry, nunca debió llegar a la presidencia de la más importante empresa del país porque gran parte de los pecados de la petrolera se cometieron justo cuando el hoy presidente, era miembro de la Junta Directiva. “Las proyecciones de Ecopetrol las hizo Echeverry, y a decir verdad, viendo su gestión como ministro y colegiado por el ejecutivo en la empresa, no hubo responsabilidad ni inteligencia”.

La llegada de Echeverry, según Sarmiento es otra equivocación del Presidente Santos porque al observar el portafolio, la mayoría de las inversiones en la estatal petrolera no sirvieron.

En materia minera cuestionó los vacíos jurídicos y la manera como el gobierno hace concesiones sin los avales legales. Aclaró que la inversión extranjera es necesaria, pero no hasta el punto de dejar al país con una mano adelante y la otra atrás. “Nuestra riqueza se la regalamos injustificadamente a los inversionistas extranjeros que se alzan con todo, se van y dejan problemas que pasan por lo económico, lo social y lo ambiental. Aquí muchos hacen lo que no pueden hacer en sus países, allá no los dejan mangonear, pero aquí todos hacen fiesta, menos nosotros que somos los dueños de las riquezas”.

Advirtió que de manera paulatina el país está perdiendo atractivo y es por eso que hay menos inversión y todo por la debilidad del peso, la tendencia al alza de las tasas de interés y los mejores resultados en países como Estados Unidos. “Aquí goza más de uno Jugándose al país y feriando al país, pero luego nadie es doliente de la miseria y de las precarias condiciones de vida”.

Finalmente el experto insistió en la revisión inmediata del modelo económico el cual dicho sea de paso, no encaja en el posconflicto. Agregó que irrita saber que muchos mandatarios y sus ministros pensaron en su momento que hacían la fiesta y que cuando vinieran los problemas los resolverían, asunto que se dio. “Quienes manejan la economía, no saben no en donde están parados”.

Lamentó la situación de la agricultura y dijo que en ese sentido se le dijeron mentiras al país porque la economía primaria o del campo jamás se normalizó como en algún momento se dijo, y si por el contrario reportó un crecimiento de cero. “Con estas y otras cifras pensaron que pasaríamos entero, pero lo cierto es que al gobierno le cabe el dicho aquel: A otro perro con ese hueso”.

Visto 1595 veces