Martes, 02 Abril 2019 23:27

Armas para vivir: Gerdau Diaco funde armamento para VIS

Por

El acero producto de la incautación de estas 25.000 armas de fuego será usado en la mejora y transformación de infraestructura.

La planta de producción de Gerdau Diaco en Tuta, Boyacá, siderúrgica líder en producción de aceros largos en Colombia fue escenario de una ceremonia de fundición de 25.000 armas de fuego incautadas de la guerra.

El evento fue realizado bajo la coordinación y el acompañamiento del Comando General de la Fuerzas militares que le apunta a ver las armas que tanto daño hicieron, aportar para que muchos colombianos de estratos vulnerables puedan acceder a una vivienda digna. Cabe precisar que el acero producto de la fundición será destinado a contribuir a la transformación de infraestructura de diferentes comunidades.

A la fecha, Gerdau Diaco ha fundido más de 70.000 armas, ejercicio que permitió acopiar varillas e insumos de acero destinados a la vivienda de interés social, dejando ver que hay mucho interés en poner las armas de lado, evitar que los gatillos se activen y que caso opuesto le lleven felicidad a muchas familias que sueñan con vivienda de interés social.

“Con la fundición de estas 25.000 armas incautadas de la guerra estamos contribuyendo a que se dejen de disparar y cegar vidas de colombianos. Además, con nuestro programa transformamos armas en esperanza, generamos bienestar a las comunidades ya que convertimos este armamento fundido en acero para construir país”, declaró Rodrigo Belloc, presidente de la compañía.

Gerdau Diaco sigue comprometido en el principio fundamental de contribuir al crecimiento de las comunidades de manera sostenible, en este caso, de la mano con el Comando General de las Fuerzas Militares generando espacios más seguros y agradables en el territorio colombiano. Este trabajo igual fortalece el trabajo y el compromiso que la firma tiene en el frente de responsabilidad social empresarial.

La empresa siderúrgica es el fabricante de aceros largos más importante del país que ofrece a sus clientes un servicio integral y el más amplio portafolio de productos para el sector de la construcción y la industria. Cuenta en la actualidad con plantas de producción, y de corte y doble así como diversos puntos de venta, logrando de esta manera una presencia en 17 departamentos de Colombia y convirtiéndose, gracias a su entereza, en la siderúrgica de mayor cobertura a nivel nacional.

La compañía produce acero con sentido social y ambiental, reforzando su compromiso con el desarrollo sostenible de las comunidades en las que se actúa a través de sus programas de Responsabilidad Social Empresarial y es el principal reciclador de chatarra ferrosa del país. Además, invierte recursos en el cuidado del medio ambiente y cuenta con la certificación ISO 140001. Actualmente, Gerdau Diaco reafirma sus altos estándares de calidad con la certificación ISO 9001 y fabrica su acero cumpliendo la norma técnica colombiana de sismo resistencia NSR-10.

En el 2017 Gerdau Diaco se consolidó como el joint venture de Gerdau-Putney, en el que el Grupo Gerdau aporta su experiencia de más de 100 años en elaboración y comercialización de aceros largos; y Putney Capital Management brinda su solidez por el amplio conocimiento en administración de activos y consultoría, consecución de capital y joint ventures.

Esto fortalece sin duda la manera como estas firmas contribuyen a la competitividad, rentabilidad y desarrollo del país para afrontar los retos del mercado siderúrgico. Un dato no menor es que en 2018 fueron fundidas 200 toneladas de armas obsoletas que en buena hora pasaron a ser una enorme posibilidad de vida digna para muchísimas familias que anhelan tener un techo y afianzar bajo él todo el concepto de familia.

A la fundición fueron según el Mayor General, Jorge Enrique Navarrete, Jefe de Estado Mayor Generador de la Fuerza, Ejército Nacional, todo tipo de armas ya que entraron armas de acompañamiento como ametralladoras, fusiles y armas cortas. Este evento, explicó, lo realizan las fuerzas armadas dos veces al año y dentro de su finalidad está en consolidar el monopolio de las armas. Según el alto oficial, las armas de fuego que fueron utilizadas por guerrillas y grupos armados al margen de la ley para intimidar a la población pasaron a ser herramientas de esperanza. Al acopio, explicó, se unieron armas incautadas por estar en manos ilegales, otras entregadas por los civiles de manera voluntaria y un grueso número que cumplieron su ciclo en las fuerzas militares.

Navarrete informó que con los planes que desprenden de esta decisisón de fundir armas para la infraestructura y la vivienda de interés social podrán verse beneficiados soldados y policías que estén aplicando para una solución habitacional de este tipo.

Al igual que la reconocida siderúrgica Gerdau Diaco, las Fuerzas Militares le apuestan a la responsabilidad social, a una Colombia prospectiva y desarmada que confié en su institucionalidad y que le apunte tan solo al desarrollo, a la innovación y a la inclusión social. Desde el Ejército la apuesta por un nuevo país en donde el respeto por la vida sea un común denominador, es total y definitivo más con unas generaciones de relevo que están saturadas con los fenómenos de violencia.

Desde el año 1993 el Ejército en común acuerdo con la Policía Nacional han fundido más de medio millón de armas en convenios que ha adelantado con diversas siderúrgicas en cumplimiento de los acuerdos o tratados internacionales.

Visto 1312 veces