Domingo, 28 Abril 2019 03:42

Acodal pide fortalecer manejo de agua para evitar racionamientos

Por

Los datos del Estudio Nacional del Agua 2018 son un campanazo de alerta para fortalecer gobernanza del recurso hídrico, advierte la presidente ejecutiva de Acodal.

Haciendo referencia a las sanciones que anunció el gobierno a quienes malgasten el agua, la presidente ejecutiva de Acodal, Maryluz Mejía de Pumarejo, advirtió que el país debe fortalecer sus herramientas para la administración del recurso hídrico en todos sus ciclos.

Al mismo tiempo, la dirigente gremial recomendó intensificar las acciones para la recuperación de las aguas residuales. Apuntó que el país tiene una urgente necesidad de aumentar los volúmenes de agua recuperada a través de plantas o sistemas de tratamiento, si se tiene en cuenta que en varias regiones el recurso escasea.

Para evitar futuros racionamientos es perentorio adelantar acciones en diferentes frentes con un enfoque regional y local que respondan a la diversidad territorial y temporal de la oferta hídrica. Tal diversidad exige manejar de manera eficiente intervenciones por subzonas del país para conservar, recuperar y regular los cuerpos de agua superficiales y subterráneos, así como racionalizar el consumo.

Así lo advierte un análisis de la Asociación de la Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, de los resultados del Estudio Nacional del Agua (ENA - 2018) realizado por el IDEAM, que avanza en el estudio detallado de subzonas a escalas más detalladas de fenómenos como desertificación, sequías periódicas y recurrentes, inundaciones, eminente desaparición de los glaciales del país entre otras amenazas que ya se encuentran diagnosticadas en este nuevo informe.

Al respecto la Presidente de Acodal, Maryluz Mejía de Pumarejo, afirmó que las cifras que arroja el Estudio son un campanazo de alerta, en torno a la necesidad de lograr una mayor gobernanza institucional que desde lo nacional planee y exija un mejor manejo de un recurso.

Destacó que, si bien en el total nacional es un recurso abundante, en ciertas zonas y ciudades registra graves problemas de escasez periódica, amenazas a las infraestructuras de captación de agua para acueductos por reducción de caudales y presencia de sedimentos. Sin duda, insiste, el país debe invertir en infraestructuras que eviten racionamientos para el consumo humano y afectar la seguridad alimentaria.

Según el ENA-2018, la demanda anual de agua en Colombia superó los 37 mil 300 millones de metros cúbicos. De esa cifra, solo el sector agrícola concentra más de 16 mil millones de metros cúbicos. A su turno, la generación de energía hidráulica demanda más de 9 mil millones de metros cúbicos mientras que el sector pecuario consume más de 3 mil millones de metros cúbicos por año.

Mejía agregó que “resulta aún más preocupante el hecho de que, según el ENA - 2018, en el sector energético la demanda de agua aumentó 9% en 2016, con respecto a los registros de 2012, debido a la entrada en operación de los embalses de El Quimbo y Sogamoso, así como a la ocurrencia de temporadas de sequía asociadas al efecto del fenómeno de El niño”.

El ENA-2018 también refleja que la mayor demanda de agua se orienta hacia actividades agrícolas como el riego y los cultivos de alimentos. Llama la atención que, en la Costa Caribe, la agricultura demanda el 52% del agua disponible, mientras que en las regiones situadas en las cuencas aledañas a los ríos Cauca y Magdalena, esta actividad demanda el 42% del líquido.

Cabe anotar que el área total agrícola va en aumento y que, en consecuencia, el agua requerida para estas actividades también es cada vez mayor. Según el ENA-2018 dicho incremento estuvo cercano al 21%, entre 2014 y 2018. El documento menciona algunos de los cultivos que demandan mayor cantidad de agua como son el café, la palma, la caña y el plátano.

Mejía insistió en que son cifras que deben llevar a abrir la discusión en torno a las acciones que se requieren para atender regiones y ciudades deficitarias de lluvias y escorrentías, donde es necesario contar con embalses multipropósito para atender el consumo humano, la producción agrícola y mejorar la calidad ambiental. Tales son los casos de la Guajira, buena parte del Departamento de El Cesar y en general la costa Caribe y subzonas del Tolima, la parte alta de los ríos Magdalena y Cauca, entre otras zonas mencionadas en el estudio.

Algunas prioridades en gobernanza del agua son, reforma institucional desde una Agencia Nacional del Agua, planeación a diferentes escalas con enfoque de demanda, gestión de cuencas para mejorar el mercado del agua y su recuperación, planes de Descontaminación, información instrumental, participación de sociedad civil y organizaciones de base comunitaria, asistencia técnica y acompañamiento en operación de sistemas de agua potable y saneamiento a comunidades rurales y municipios menores, formación y experticia en adaptación al cambio y la variabilidad climática, dar valor al agua como instrumento de su uso eficiente, inversión condicionada a la capacidad de operación de los sistemas.

Visto 607 veces