Sábado, 04 Enero 2020 00:07

Tecnología aeroespacial, la creciente revolución industrial

Por

Las investigaciones en tecnología avanzan a la velocidad de la luz y por ello el devenir del hombre puede ser mucho más promisorio por avances en salud, nuevas formas de transporte y hasta nuevos entornos espaciales.

Para hablar de tecnología y de temas aeroespaciales necesariamente hay que devolver la película e ir por el la máquina del tiempo a los momentos de la niñez cuando nos ruborizábamos viendo las absurdas posibilidades de los supersónicos en el viejo televisor Sanyo, en blanco y negro, empezando por ahí.

Igual hay que ser más inquieto y tenemos que ampliar el viaje hasta 1828, año en el que nació en la bella Nantes, el escritor, dramaturgo y poeta francés, Julio Verne, así conocido en el mundo hispanoparlante, pero bautizado de cuna Jules Gabriel Verne. Este hombre maravilloso nacido en cuna de oro viajó por todos los rincones del mundo en sus tres barcos, de alguna forma inspiradores de su obra, el Saint Michel, el Saint Michel II y el Saint Michel III.

Su obra que inicia en 1863 dejó libros que abrumaron públicos, pero que fueron despertando mucha inquietud en las generaciones futuras que finalmente lograron cristalizar el sueño del brillante escritor francés. Dentro de su legado está Cinco Semanas en Globo, Viaje al Centro de la Tierra, De la Tierra a la Luna, Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino, La Vuelta al Mundo en Ochenta Días y la Isla Misteriosa, escrita en 1874.

Pasó el tiempo y la humanidad vio alunizar una tripulación en el Apolo 11 y con este viaje vinieron nuevos desarrollo y otras formas de facilitar la vida hasta el punto de contar con la Internet, la robótica y todo lo relacionado con inteligencia artificial. Hay que retomar la conquista del fondo del mar con inventos como el submarino, el avión y un salto impresionante en las telecomunicaciones, es decir que los creadores de Los Supersónicos, William Hanna y Joseph Barbera, se quedaron cortos con su serie animada puesta en órbita en 1962.

Foto Diariolaeconomia.comEn Diálogo con Diariolaeconomia.com, el investigador científico en tecnología aeroespacial y experto en arquitectura aeroespacial, Mauricio Fonseca Leal, anotó que actualmente trabaja en el impulso de una industria emergente para la región a nivel privado sobre pilares de trabajo aeroespacial para el sector privado. Expuso que igual hay trabajos en tecnología de seguridad y vigilancia telemétrica de ultra-sinergia con drones y nao robots programados.

Según el experto, siguen los trabajos que buscan perfeccionar los dispositivos de exploración robótica y el mismo desarrollo de la ciencia de ultra-sinergia. Igual la ciencia sigue apostando por satélites y la evolución de la industria de artefactos de telecomunicaciones, exploración y vigilancia. Igual hay trabajos en misiones de infra estructura industrial robótica nacional para la exploración de la luna y el planeta Marte.

No menos importante, dijo, es la nutrigenómica, el turismo espacial, la productividad científica, la investigación de las ecologías microbianas como también la tecnología drónica para seguridad y teledetección, trabajos casi que de película.

Desde la perspectiva de Fonseca la economía tiene que empezar a mirar con mucho más interés el entorno aeroespacial y todo lo que tiene que ver con innovación, tecnología y ciencia porque de hecho el tema espacial es obsoleto en Colombia porque de los deseos de hacer lago jamás se pudo concretar nada y todo por esa falta de voluntad desde el punto de vista económico que se quedó pensando si la tecnología y el espacio eran posibles o no.

Dijo que hay mucho por hacer en el frente de investigación así como en divisa de aranceles y productividad de infraestructura y manufactura para desarrollar esta industria emergente en Colombia, pero añeja en otras latitudes. Es por eso que los investigadores y científicos colombianos ven una luz de esperanza en la economía naranja del Presidente Iván Duque Márquez, pues consideran que con la creatividad, la innovación y la inventiva a nivel industrial es posible generar empleo y desarrollo tecnológico para poder utilizar de manera eficiente uno de los patrimonios de Colombia expresados en la órbita geoestacionaria y el espacio ultraterrestre en el país.

Según el científico gracias a las ciencias planetarias que trabajan de la mano con la mecánica celeste y la astronomía ha sido posible detectar en las últimas misiones lideradas por la Agencia Espacial Europea, Rusia, China y los Estados Unidos, fueron detectados planetas extrasolares y lunas de los planetas jovianos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) con minerales dentro de los que se ha encontrado diamantes, helio, gases importantes y piedras preciosas como la esmeralda.

 

“En el universo están todos los elementos de la tabla periódica lo que sucede es que no los hemos descubierto que es una cosa muy distinta, sin embargo en todas esas exploraciones de desarrollo tecnológico y científico se han encontrado minerales y piedra como diamantes, oro, platino y esmeraldas en otros cuerpos celestes de nuestro sistema solar y por fuera del sistema solar”, declaró el señor Fonseca Leal.

 

A criterio del conocedor, la industria aeroespacial es vital porque hace que un país logre adelantarse, es decir que avance hacia el futuro ya que labra progreso con tecnologías de punta lo cual genera impulsos a sectores económicos importantes como el turismo, la minería, la agricultura, la seguridad, el transporte, ciencia y tecnología así como en muchos ítems que maneja un país en el Producto interno bruto, PIB, nacional y regional.

Dijo que la industria aeroespacial generará un trampolín o un impulso para que los profesionales que salen de las universidades tengan algo importante que hacer y no pensar en conducir taxi o vender tinto, perros calientes y otras actividades afines al desvare, el tema que está siendo planteado es trabajar en ciencia y tecnología a través de la innovación, la creatividad y la inventiva en proyectos y productos para la industria de Colombia y la región lo cual, generaría adelanto y un relicario de oportunidades para muchos egresados que nada tienen que hacer en el país.

Los logros de la ciencia aeroespacial ha recortado distancias en el campo minero y gracias a grandes desarrollos tecnológicos que al unísono con la tecnología drónica que consiste en drones especializados para la teledetección, la telemática y la telemetría sigilosa, es decir que usando estos drones o dispositivos de exploración será viable hacer el reconocimiento de nuevos minerales y nuevas fuentes de energía en zonas en donde hay exploración minera.

El asunto es tan contundente, afirmó el científico Mauricio Leal, que ahora será posible encontrar con precisión yacimientos de minerales y piedras preciosas porque el olfato tecnológico está listo para una nueva minería, la del mañana y pasado mañana. Agregó que la tecnología de punta hará posible llegar a fuentes de petróleo, de oro, esmeraldas, diamantes y otros productos, gracias a los desarrollos tecnológicos que llevan directamente a las explotaciones, disminuyendo costos, aminorando pasos y haciendo posible una rápida extracción.

 

“Vamos a tener más acceso a la explotación de estos minerales por medio de tecnología avanzada o ultra-sinérgica como le dicen a nivel espacial”, expuso el científico.

 

El docto comentó que aparte de la minería de punta está la agricultura de precisión que hoy está acompañada de invernaderos de terraformación que son unos cobertizos precisamente adaptados para llevar seres humanos a otros planetas sin que se haga necesario llevar alimentos ya que los viajeros los pueden cultivar sin ningún inconveniente en otra atmosfera.

Ese mismo sistema lo está tratando de adaptar Mauricio Fonseca, a la agricultura en Colombia para que los alimentos que duran seis o siete meses en crecer lo hagan en mes y medio por medio de la tecnología ultra-sinérgica que es ni más ni menos que tecnología aeroespacial.

 

Todo lo visto en ficción es posible

 

Foto PixabaySobre el futuro del hombre y la sostenibilidad de vida soportada en la ciencia y la tecnología, el científico, Mauricio Fonseca Leal, anotó que el mismo globo o el planeta tierra empezó a disparar los indicadores de deterioro porque la superpoblación humana supo hacer muy bien su trabajo de destrucción y devastación razón por la cual hoy están en veremos el agua, el aire y la comida, recursos naturales vitales para la vida, pero negados para el mundo por las grandes factorías y la contaminación que le apostaron y con mucho acierto a “parrandearse” el planeta sin pena ni sonrojo alguno.

Es por ese motivo que actualmente el hombre está viendo la manera de colonizar otros cuerpos celestes del sistema solar y así poder ratificar que es posible conquistar nuevos entornos para poder vivir allá porque la mala administración de la tierra por parte del ser humano está arrojando sus envenenados frutos por eso se hizo necesario desarrollar nuevas productividades sobre pilares de innovación para garantizar calidad de vida en otros planetas, por fuera de la tierra, todo soportado en tecnología y avances.

El tema es tan relevante que inclusive ya hay potencias económicas trabajando e invirtiendo en el tema porque se explora y a un ritmo frenético la manera de salir de la tierra colapsada por la irresponsabilidad y la ambición humana.

 

“Hoy invierten con mucha fuerza y es por ello que ya diseñan una especie de arca de Noé gigantesca para que el ser humano comience a desarrollar tecnologías y así determinar qué posibilidades hay de ir a otros planetas como Marte o a una de las lunas de Saturno o el mismo Urano. En este momento están explorando, pero hay que reconocer que falta mucho y que el proyecto está crudo porque para eso se necesita desarrollar una telemetría de avanzada a nivel social en el sentido de que todos nos tenemos que poner de acuerdo por un mismo objetivo y lamentablemente cada quien piensa y le apuesta a lo estrictamente personal haciendo que lo viable sea imposible”, apuntó Fonseca Leal.

 

Agregó que la gran meta del hombre es sin duda salir de la tierra, planeta que ya tiene, por desgracia, su fecha de vencimiento o caducidad tal y como pasa con el sol, lo que obliga a partir de la bella atmosfera, arrasada y asolada por la humanidad. El experto dijo fríamente, pero con razón que en el paneta tierra ya se está acabando todo porque hay elementos claves echados a perder pues el agua está contaminada, el aire intoxicado y los alimentos se hacen más complejos de obtener porque la misma condición atmosférica hace que las producciones sean de mala calidad o invadidas de material tóxico.

 

“Esta década que recién empieza es de mucho peligro, hay de hecho en la ciencia un SOS y por ello la industria aeroespacial va a generar una serie de ideas productivas alrededor de la calidad de vida que el ser humano necesita a futuro tanto a corto, mediano y largo plazo”, precisó.

 

Foto PixabayDentro de los trabajos del bogotano Mauricio Fonseca Leal, está la tecnología drónica, los cohetes espaciales a baja trayectoria, a nivel atmosférico, ha trabajado en dispositivos de exploración, en nano robots o moscas robots, tecnología de desarrollo de telemetría y teledetección para seguridad y con dispositivos de exploración a nivel de telecomunicaciones igual el invitado de hoy trabaja con aeronáutica astronáutica, pasión que lo tiene en la ciencia durante más de 25 años.

El científico sostuvo que con urgencia, Colombia debe crear su propio centro aeroespacial tipo Nasa, lo cual calificó, no de lujo sino de necesidad para lo cual se cuenta con el respaldo de Colciencias. Una cualidad del país en materia aeroespacial es su ubicación geográfica y la posibilidad de conectar tres continentes por estar situada en la Zona Tórrida.

Al hablar de los desarrollos que tiene que adelantar Colombia en el frente aeroespacial, el experto consideró que el asunto es clave porque puede fomentar el clúster a nivel empresarial con cooperación internacional y así trabajar con otras agencias a nivel internacional, tal y como opera la Agencia Espacial Europea, pero en este caso se hablaría de la Agencia Espacial de Suramérica, es decir todo un conglomerado de investigación científica regional.

El investigador anotó que la inteligencia artificial sigue avanzando y consolidándose porque hace lo que el ser humano desempeña, pero con mayor eficacia gracias a la tecnología. Si bien dijo, fue creada para una mejor calidad de vida, lo lamentable es que hoy se está utilizando para la guerra lo cual se ve en la tecnología de drones que están siendo desarrollados con muchísima investigación para destruir seres humanos, tarea que se hace por medio de un celular y una tabla. Anotó que hoy en día es posible contar con teléfonos celulares que vienen adheridos en la mano o en el ojo, todo un desarrollo de tecnología basada en ultra-sinergia.

En Colombia y en otros lugares actualmente los científicos trabajan en plasmónica integrada, ultra-sinergia y tele-presencia, proyección inmersiva, realidad incrementada y virtual. De igual manera de trabaja en tele-transportación y proyectos de desarrollo a nivel de ciencia mecánica y física cuántica. Todo demuestra y deja ver que la transportación será un hecho lo cual pasó de la ficción a una pronta realidad.

Sobre los robots dijo que estos están siendo diseñados para servir al ser humano asunto fabuloso por la novedad y la eficiencia, pero tenaz por todo el cúmulo de desempleo.

 

Salud, ganadora con tecnología

 

Foto PixabayOtro ganador con la innovación, la ciencia y la tecnología será la medicina que ya en algunos países desarrollados muestra sus bondades porque hay enfermedades que quedarán erradicadas con los nuevos dispositivos. Todo esto, dijo, Fonseca, será más contundente gracias a la nanotecnología que permite desarrollar robots microscópicos que trabajan destapando arterias del corazón, que mejoran asuntos del cerebro y que mejoran patologías y temas fisiológicos que están matando las personas.

Para esto es necesario apelar a sitios adecuados y pletóricos de inversión, pero lamentablemente en Colombia tan solo se invierte en moda y fashions, shows varios, festival de la cerveza y otros, pero en tecnología y en educación poco de inyectar recursos.

En la actualidad, Mauricio Fonseca Leal, está desarrollando un nano-satélite para telecomunicaciones y así vender servicios como telefonía móvil celular, pero igual trabaja en los nano-robots que son moscas robots para hacer seguimiento en seguridad y de igual manera adelanta un trabajo de abejas robots para polinizar las flores en vista que las verdaderas abejas están muriendo por los venenos aplicados en la agricultura. Los judíos ya las tienen y Colombia con el científico que nos atiende ya avanza en el tema.

Aparte de la investigación, hay un componente de responsabilidad social toda vez que Fonseca trabaja en unos dispositivos que permiten llevar la Internet y la telefonía celular a lugares remotos de Colombia con tecnología y desarrollos colombianos.

Hoy por hoy los líderes en la investigación científica de la región son Brasil, Argentina, Chile y algo Colombia, pero el país metió el freno de mano y pecó, muy a pesar de la buena fama del país cafetero en ciencia, hoy por delante de Colombia, Bolivia y Ecuador ya pusieron su satélite en órbita y ese atraso obedece a la falta de inversión, misión y visión.

Este es un breve perfil de lo que fue, es y será el desarrollo de la tecnología aeroespacial, un paso al futuro, un vehículo increíble que le permitirá al hombre asombrarse de sus capacidades. Posiblemente la tele-transportación se vea pequeña con los nuevos descubrimientos basados en tecnología y nano-tecnología, es muy probable que lleguen nuevas formas de vida y que el ser humano encuentre opciones para ingresar a una nueva era de la economía en donde el conocimiento y la inteligencia estarán a la orden del día en las bolsas intergalácticas.

El Pais.comTodo empezó con la desenfrenada pluma de Julio Verne, luego hizo historia ese viaje maravilloso a la luna en donde Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins le dijeron a la ciencia y a la investigación, “aquí empezamos una nueva era”, la que ya había tocado a Rusia con Yuri Gagarin, a la famosa perra Laika.

De todas maneras hubo pasos enormes y uno de ellos lo dieron los hermanos Joseph Michel y Jacques-Étienne Montgolfier, pues en 1783 es probado el globo aerostático con tres invitados especiales, desde luego no humanos, se trató de una oveja, un pato y un pollo, los mismos que vio partir el rey Luis XVI y su esposa María Antonieta.

Desde la Grecia antigua Ícaro y los trabajos de su padre Dédalo mostraban desde la mitología las ansias del hombre por volar, también pasó con muchos que soñaron con una posibilidad que maduró y se hizo posible con los siglos, el ingreso a un mundo nuevo, digital y totalmente revolucionario que llegó desde la cinematográfica ciencia ficción.

 

Visto 1307 veces