Sábado, 29 Febrero 2020 02:19

China retomará actividades porque cedió Covid 19: Exministro

Por

Los expertos aseguran que China empezó a salir del problema y aseguran que en mayo estará lista una vacuna que les dará tranquilidad a las autoridades sanitarias y económicas.

Si bien es cierto, las economías suelen tener inconvenientes y el mundo generalmente reporta problemas de todo tipo, hay un sonajero que aumenta la bulla y la intensidad de dichos líos. El coronavirus demostró en opinión de algunos que el tema sirvió de show mediático y de un manejo posiblemente irresponsable que le dio mayor relieve a un asunto tildado de delicado, pero no de máximo desastre.

El Coronavirus o Covid-19 fue presentado a la opinión pública del planeta como el inicio del apocalipsis, ese que empezaría a aniquilar seres humanos a punta de estornudos y síntomas gripales con extremos de ahogo. Nadie desconoce que una patología no es importante y que en estos tiempos de cambio climático, resistencia bacteriana, mutación de microorganismos y debilidad de los sistemas sanitarios así como de control, es cuando más ojo avizor debe haber porque la prevención es vital para ponerles talanqueras a los males, empero hay situaciones que se tornan gigantes, cuando apenas se están descubriendo y todo por el rumor, el corrillo o el afán de informar. Reiteramos, ante una amenaza, el mundo debe articularse y trabajar por un bien común sobre pilares de certeza, pero cuando esos casos toman vuelo especulativo, es mejor frenar a tiempo.

Ante la angustia de algunos importadores que expresaron su alarma por la posibilidad de pasar un año en blanco por la desaceleración de las importaciones provenientes de China, los conocedores del mercado chino y de la actual situación sanitaria informaron que contrario a lo que muchos dicen, los datos del famoso virus son muy diferentes en China.

Carlos Ronderos

En charla con Diariolaeconomia.com, el exministro de Comercio, Carlos Eduardo Ronderos Torres, aseguró que según los últimos datos, el nivel de contaminación en China ha venido disminuyendo, a tal punto que ya se está recuperando la movilidad, es decir que China, ya pasó por su peor momento.

 

“En charla que tuve con el embajador me indicó que posiblemente en abril ya puede estar normalizada la situación y precisó de igual manera que en mayo o junio es esperada la salida de la vacuna, de tal manera que el pico de la enfermedad en China ya pasó y ahora éste se trasladó a otros países como Italia, Irán y algunos que ven cómo crecen los casos, sin que ello deba asustar porque hay controles y medidas en los países afectados”, comentó el señor Ronderos.

 

Destacó la disciplina social que tiene China para enfrentar ese tipo de situaciones la cual debería ser replicada por las naciones que hoy están en problemas con la presencia de la enfermedad viral.

Aclaró que lamentablemente ha habido mucha especulación con todo y enfatizó que ésta es una pandemia la cual muestra que en China ya pasó el pico de la curva, es decir que en ese sentido el país asiático es el que más avanzado está en el tema porque fue el que sufrió la peor parte.

La noticia, dijo Ronderos, es alentadora porque China es un jugador importante para la economía por ser el primer consumidor de materias primas y mientras ellos estén desacelerados, explicó, los precios de los commodities se bajan y si ello acontece, los damnificados son los países como Colombia que producen petróleo, carbón y otros minerales.

El dirigente cameral afirmó que en medio de la coyuntura, según dicen, quienes han ganado son los comercializadores de oro, pero mostró extrañeza con un precio que en las últimas horas bajó su cotización un poco. De todas maneras, aseveró el economista, ganan o están ganando quienes venden o guardan metales preciosos que generalmente es lo que sube o gana valor en las crisis.

Con el nuevo panorama y con las cifras que empiezan a darse en China en materia de salud ya puede empezarse a mirar con mayor tranquilidad hacia oriente porque para Colombia y para muchos el futuro del crecimiento, el comercio y el progreso está en China, país con el que se vienen fortaleciendo lazos de amistad, comercio e inversión.

 

“Ya estamos viendo los primeros frutos de la inversión de China en Colombia y por eso espero que este tema del Coronavirus o Covid-19 no genere xenofobia o distancia contra los orientales porque siempre hay gente que tiene a los chinos como enemigos en la mira. No es bueno tener francotiradores de la integración, del comercio o de los negocios, solo porque a ese reducido grupo de personas no les hace gracia negociar con China”, puntualizó el exministro.

 

Enfatizó el también Presidente de la Cámara Colombo-China de Inversión y Comercio que una vez superado el problema es posible que este año venga un repunte en el comercio con China porque ha habido muchos movimientos y ya hay algunas habilitaciones fitosanitarias como es el caso del aguacate hass y confió que con el tema de control de la fiebre aftosa con vacunación y la certificación de la Organización Mundial de Sanidad Animal, OIE, se puede venir el mercado para los cárnicos como bovinos, cerdos y otros productos.

Finalmente el experto en mercados internacionales invitó a los empresarios, a los gremios y a todos a mirar a China y al Asia-Pacífico porque lamentablemente se han perdido muchísimas oportunidades de mejorar los factores de rentabilidad porque hay poco conocimiento, situación que demanda un trabajo intenso, pero en el que ya se avanza para recuperar terreno en las promisorias tierras de oriente.

 

Los temores de los importadores

 

La empresaria, Johanna Lesmes, una mujer de negocios que complementa su actividad industrial con importaciones de China le dijo a este medio que se conoce por otros empresarios sobre una situación complicada por el tema interno ya que las navieras están retrasadas, las producciones igual no están saliendo porque hay restricciones de personal por el asunto de prevención y manejo del Covid-19 que impacta el tiempo laboral normal en las fábricas.

 

“Desde China aseguran que están demorados los tiempos y por ello hay tardanzas o aplazamientos de algunas compras. Por otro lado, en Colombia la gente tiene miedo porque no hay confianza en unos productos que eventualmente lleguen contaminados y puedan afectar a la población, pero ese escenario es difícil porque China es un país de controles extremos más en una situación como la que se vive”, apuntó Johanna Lesmes.

 

Algunos empresarios que importan a partir del segundo semestre expresaron igual su preocupación debido a las demoras productivas, a la incertidumbre y a todo un escenario de dudas que ha hecho pensar que inclusive quienes importan de China pasarán el año en blanco. En mayo hay una feria muy importante de calzado y muchos no se desplazarán a ese evento, situación que genera mayores preocupaciones porque los comerciantes no tendrán información sobre los modelos y las tendencias de primera mano.

 

“Si la situación no mejora y sigue el temor por la enfermedad, las cosas se van a complicar, las compras tendrían que dar un compás de espera y el año podría ser muy negativo para el comercio porque para el caso de los importadores, prácticamente no habría actividad, conllevando a serios inconvenientes económicos. Hay que ser optimistas, tener fe y apostar porque la solución llegue pronto puesto que si no hay humo blanco vendrán serios problemas para la economía mundial que tanto depende de China”, señaló la empresaria.

 

Un plan “B” para la empresa de Johanna Lesmes es importar de Brasil, actividad que vienen haciendo porque conocen el mercado. Esa, apuntó, podría ser la opción de otros importadores que tendrían que cambiar el origen de las compras y hacerse con el producto brasilero que igual es de calidad y ofrece precio. En este momento el fuerte de la firma de Johanna es Brasil, un destino de compras para el comercio que ha venido trabajando durante algunos años y que desde ya se mira con mayor interés porque si no es viable comerciar con China, la salida es Brasil, no hay duda.

La conocedora del mercado asiático reconoció que de todas maneras buscar plan B o plan C resulta complicado porque ya hay una dinámica con China, hay conocimiento del mercado, de los proveedores y de las condiciones para ser transacciones de compra y venta, es decir que de la noche a la mañana inclinarse por un cambio puede resultar traumático lo que puede ser peor si hay inversiones considerables de por medio.

La situación no es fácil, añadió, porque hay muchos empresarios colombianos que fabrican en China, otros que compran insumos en ese país toda vez que la industria colombiana por criolla que sea utiliza uno que otro componente chino, luego el escenario es demasiado complejo porque hay muchos sectores expectantes como el calzado, las manufacturas en cuero, los textiles, las confecciones y otros que necesitan de la oferta China.

Otros que ven con pavor la situación son los trabajadores colombianos y las clases sociales más vulnerables porque tristemente sus salarios no dan sino para comprar ropa asiática de bajo costo para vestir a sus hijos o calzado con el mismo origen para que los niños no caminen descalzos, luego el tema es bien complicado porque el Covid-19 salta de lo sanitario a lo económico, pero igual impacta el contexto social.

Como si la situación con China no fuera suficiente los fabricantes colombianos están viendo una preocupante contracción de la demanda interna toda vez que hay una caída en las ventas como consecuencia de los paros y las marchas, pero igual por un mercado laboral estrecho y un costo de vida muy elevado ya que el aumento del mínimo se queda en los recibos de los servicios públicos o con los productos que al entrar importados salen mucho más caros por el precio del dólar.

 

“Hay una realidad y es quienes fabricamos en Colombia no la pasamos bien porque el mercado ha estado muy golpeado, las ventas cayeron y hay un enfriamiento de la economía que tiene muchas aristas, pero lo cierto es que el mercado está con una incertidumbre muy grande y por eso encendemos velas y nos ponemos en las manos de Dios porque no hay más que hacer”, sostuvo la empresaria.

 

Cabe anotar que el comercio con China ha crecido a niveles muy interesantes, a tal punto que hoy China es el segundo destino de los productos colombianos. A ese país va café, flores, banano, aguacate, chocolatería, confitería, ropa interior femenina, trajes de baño, pulpa de fruta, químicos, madre y otros bienes.

No se puede negar que China es una ingente oportunidad pues se trata de un mercado con 1.300 millones de habitantes que demandan todo tipo de productos y que para Colombia abre puertas en lo que tiene que ver con agricultura y agroindustria.

 

En 2018 Colombia le vendió a China más de 4.172 millones de dólares, cifra que representó un crecimiento del 88,7 por ciento aunque hay que decir que de ese total las minero-energéticas suman algo más de 260 millones de dólares.

 

En ese mismo año China le vendió a Colombia más de 10.544 millones de dólares mostrando que la balanza es deficitaria, pero que los volúmenes de exportación y conquista del mercado chino van a buen ritmo, eso sí, demandando mayor inversión hacia los puertos del pacífico porque con la precaria y anacrónica infraestructura de hoy no llegaremos a ningún Shanghái.

 

Visto 2009 veces