Viernes, 09 Abril 2021 19:45

Latinoamérica debe evitar influencia de EEUU, dice expresidente peruano

Por
Latinoamérica debe evitar influencia de EEUU, dice expresidente peruano Imagen de David Mark en Pixabay

En el pasado, la política norteamericana tenía injerencia en la política peruana. Eso no pasó en nuestro Gobierno. Hoy día las inversiones chinas son superiores de las norteamericanas.

Lucía Barrios

Lima, (Sputnik).- América Latina debe tomar decisiones de forma soberana y no actuar de acuerdo con la presión de EEUU, dijo en una entrevista con Sputnik el exmandatario y candidato a presidente por el Partido Nacionalista Peruano, Ollanta Humala.

"América Latina no debe responder a un área de influencia determinada, como es la de EEUU. Ya pasamos el siglo XX en donde se podía hablar de esa manera. Hoy en día no. Hoy el mundo es completamente globalizado", dijo a esta agencia Humala.

El expresidente (2011-2016) consideró que la relación entre Lima y Washington tradicionalmente se ha basado en la inversión.

"En el pasado, la política norteamericana tenía injerencia en la política peruana. Eso no pasó en nuestro Gobierno. Hoy día las inversiones chinas son superiores de las norteamericanas. Solo hay tres países latinoamericanos que tienen esta relación con China, que son Brasil, México y Perú", agregó.

Humala subrayó que, si gana las elecciones, su administración se centrará en las relaciones con Rusia y China.

El candidato recordó que durante su Gobierno fue el primer presidente que realizó una visita oficial a Rusia en un momento "difícil" para Moscú en sus relaciones con Ucrania.

"Mi visita generó incomodidades que nos hizo saber la embajada norteamericana en Lima. Pero la política exterior peruana siempre fue autónoma y soberana (…) Mi preocupación es que este Gobierno no esté utilizando debidamente las relaciones con Rusia y China en la búsqueda de vacunas que lleguen oportunamente y sin sobreprecios", agregó.

Consideró que, si ganara, tendría muchos temas para trabajar con Rusia, sobre todo en las adquisiciones tecnológicas y capacitaciones a oficiales de las Fuerzas Armadas.

"Rusia aún no está dentro de los diez primeros inversionistas de Perú. Hay muchas áreas en las cuales podemos trabajar y cooperar mutuamente para enriquecer el comercio, no solo en ámbitos económicos sino de ciencia y tecnología, que es lo que nos interesa a nosotros", agregó.

Unasur y Grupo de Lima

Por otro lado, Humala dijo que su país debería abandonar de forma inmediata del Grupo de Lima y fortalecer la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El Grupo de Lima es una instancia multilateral creada en 2017 para apoyar a la oposición en Venezuela y presionar al Gobierno de Nicolás Maduro.

Humala consideró que la Unasur debe ser "la expresión o la vocería política" de América del Sur, a pesar de que ha habido un "franco retroceso" en este aspecto.

La Unasur está en crisis desde 2018, por diferencias políticas entre sus países miembro y quedó paralizada desde abril de 2019, cuando Bolivia pasó la presidencia pro témpore a Brasil.

"No veo por qué Perú tenga que liderar o pertenecer al Grupo de Lima. Cuando fui presidente ya había una preocupación de Estados Unidos por la situación de Venezuela. Tuvimos una conversación con el presidente (Barack) Obama (2009-2017) y le hice la observación que un batallón de médicos cubanos tiene mucha más fuerza que un batallón de marines norteamericanos", dijo Humala.

Asimismo, el exmandatario rechazó el bloqueo que hace Estados Unidos contra Cuba y señaló que se debe fortalecer a Venezuela para que los ciudadanos puedan resolver sus problemas.

Lawfare

Por otro lado, Humala denunció que es víctima de la persecución de los medios y comparó su situación con la que vivió el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

"Hemos vivido un linchamiento mediático durante cinco años donde han hecho mucho daño a nuestra credibilidad, acusándonos de todo. Son más de 3.500 portadas de medios de comunicación diciéndonos de todo a mí, a mi familia, a mi esposa, a mi partido", dijo Humala a esta agencia.

Afirmó que esa persecución mediática afectó a su campaña electoral, en referencia a la baja intención de voto que tiene para estas elecciones.

En 2017, el exmandatario y su esposa Nadine Heredia entraron a prisión preventiva por el presunto financiamiento ilícito de sus campañas electorales de 2006 y 2011, recibido de la brasileña Odebrecht y del Gobierno venezolano.

Tras pasar 300 días en prisión preventiva, el Tribunal Constitucional anuló la medida cautelar, pero la fiscalía presentó en 2019 la acusación formal contra la ex pareja presidencial, que ahora está pendiente de la celebración del juicio oral en su contra.

Por otro lado, Humala consideró que su situación es similar a la de Lula da Silva en Brasil.

"Lo que nos hicieron a nosotros es lo mismo que le hicieron a Lula en Brasil, donde un grupo de fiscales hace política y maniobra para poner o sacar presidentes. A nosotros no se nos está denunciando por un acto de corrupción sino por un supuesto aporte de campaña. Lo que estamos viviendo en el mundo es el lawfare, que es la judicialización de la política y la politización de la justicia", agregó.

El "lawfare" o "judicialización de la política" consiste en el "uso indebido" del sistema judicial para fines de destrucción de imagen pública e inhabilitación de un adversario político, explicó el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) en un artículo publicado en su página web.

La Fiscalía de Brasil afirmaba que Lula actuó en el Banco Nacional del Desarrollo Económico y Social (BNDES) para favorecer a la constructora Odebrecht en préstamos para obras de ingeniería en Angola, y que a cambio la empresa distribuyó dinero a los involucrados, entre ellos el expresidente.

Sin embargo, el 8 de marzo el juez del Tribunal Supremo Federal, Edson Fachin, anuló las condenas por corrupción que pesaban sobre Lula por irregularidades en el proceso, devolviendo al exmandatario la posibilidad de presentarse como candidato en las elecciones presidenciales de 2022.

Impuesto

Por otro lado, Humala propuso crear un impuesto a las grandes riquezas para recaudar un punto porcentual del Producto Interno Bruto (PIB).

Consideró que el covid-19 no afectó a todos los ciudadanos por igual y que en Perú muchos grupos empresariales encontraron oportunidades para crecer económicamente, entre ellos las clínicas privadas, bancos, laboratorios, farmacéuticas.

La Red Latinoamericana por la Justicia Económica y Social (Latindadd), en un informe titulado "Ahora o nunca: Impuestos a la riqueza y las grandes fortunas en América Latina y El Caribe", señaló el 15 de diciembre que un impuesto a las grandes fortunas tendría un potencial de recaudación en 20 países de la región de 26.504 millones de dólares al año, una estimación "conservadora" que podría llegar al doble.

Según el estudio, la crisis del coronavirus hizo que los millonarios de la región aumentaran su riqueza en 48.200 millones de dólares solamente durante los primeros dos meses del 2020, en el período más estricto del confinamiento, por lo que fueron los "grandes ganadores de la crisis".

Política de género

El exmandatario dijo que de ser ganador impulsará un programa para que las mujeres de los sectores más vulnerables de la sociedad puedan salir de la pobreza.

El expresidente afirmó que el programa implica la entrega gratuita de toallas higiénicas para las adolescentes de población vulnerable y la constitución de albergues infantiles para las madres adolescentes.

Además, afirmó que prevé crear la beca mujer e impulsará una programa para ayudar a las mujeres a conseguir un trabajo formal.

Asimismo, aseguró que está a favor de la legalización del aborto porque la mujer es la que tiene decidir sobre su cuerpo.

"Estoy a favor de la (legalización) del aborto creo que al final la mujer es la que toma la última decisión sobre su cuerpo. En Naciones Unidas se conoce que el aborto clandestino es uno de los principales problemas en la mortandad de las mujeres", dijo Humala a esta agencia.

Recordó que el aborto terapéutico existía en Perú hace como 20 años, pero afirmó que no estaba reglamentado.

"En nuestro Gobierno hemos creado el protocolo para que el aborto terapéutico exista. En Perú antes de que se legalizara el aborto terapéutico, las clínicas lo hacían con otra denominación, pero era lo mismo. Ratifico que tenemos que proteger a las mujeres", agregó.

Perú, en base a una norma de 1924, prohíbe la interrupción del embarazo, y el aborto solo está permitido en caso de amenaza a la vida o salud de la gestante. (Sputnik)

Visto 187 veces