Lunes, 15 Noviembre 2021 21:17

Betfair, una casa de apuestas que se la juega por Colombia

Por

La empresa facilita las apuestas en deportes como el fútbol, ciclismo y tenis, disciplinas familiares. La multinacional vela por la salud de los clientes y por ello pone límites, previniendo ludopatía.

Sin duda alguna, la industria de la diversión y las apuestas ha tenido una tremenda evolución. Las apuestas no son un tema reciente, hablamos de miles de años en los que el hombre a buscado refugio en la suerte. Es tan milenario el tema que los investigadores aseguran que los juegos de azar son prehistóricos, una actividad que empezó a practicarse a la par en cada una de las civilizaciones.

De todas maneras y apelando a los referentes, los arqueólogos anotan que, en Sumeria y Asiria, dos pueblos vanguardistas de Mesopotamia fueron la cuna de las apuestas ya que inventaron los dados por allá en el año 3000 antes de Cristo. Los conocedores señalan que los dados llegan, de manera incipiente, a la humanidad, pero no como instrumento de apuesta.

Según los registros, los juegos de azar tienen cuna en Asiria e igual en Sumeria puesto que en el año 2.600 a.C se hacían juegos de azar para lo cual tallaron huesos del talón de los animales de tal manera que cayera a la superficie en cuatro factibles posiciones, el famoso astrágalo o talus se afianzó como el ancestro del dado. Después en el año 2000 a.C, los egipcios fabricaron artesanalmente un dado de seis caras, invento perfeccionado que sirvió para desaburrir a más de uno cansado de ver camellos y arena.

Los dados fueron el alma de los juegos de azar por no decir que el ícono. Estos pequeños y llamativos cubos lograron afianzar importancia como negocio en Roma y Grecia, imperios en donde fueron usados para las apuestas. Pese a la diversión que generaba, quienes realmente trazaron unas reglas para el juego de dados fueron los indios, pueblo milenario al que se le debe la perfección del dado como entretención.

Los juegos de azar, que no se reduce a dados, de hecho, las primeras apuestas se hicieron en China en el año 3.000 a.C. Los arqueólogos determinaron que en el año 500 a.C existían en las comunidades juegos de mesa.

Motivo de apuesta en la antigüedad fueron las carreras de caballos, las que perduraron, las pruebas de salto en Egipto y el circo romano en donde las apuestas eran importantes por equinos y gladiadores.

Con la edad media el asunto avanzó y se apostó por justas y tiros con arco. Cabe anotar que los juegos de azar no fueron exclusividad de Asia o Europa, en América existieron jornadas de apuesta entre las tribus del nuevo mundo lo que incluye norte, centro y Suramérica.

El paso de los años o de los siglos siguió ampliando la opción de apuestas y la mejora en las casas de apuesta. El naipe olas cartas en general fueron mejorados por los franceses en el medioevo, optimización que sigue vigente en la modernidad. Hablando de evolución y del otoño de los juegos en donde miles de hojas cayeron marchitas de los almanaques, fruto de los vetustos árboles del tiempo que marcan épocas y tendencias, es posible ver un adelanto que terminó en revolucionarias formas de apuesta, sitios espectaculares para dicha diversión y ahora en la era digital aparecieron las apuestas en línea, consecuencia de plataformas y webs que a la par con los videojuegos, entraron con un formato novedoso a facilitar este tipo de juego en donde, pese al desarrollo, la suerte es el insumo esencial.

No puede omitirse que el juego de azar y las apuestas conllevaron a que muchos padecieran de ludopatía, una enfermedad o perturbación que constriñe a los seres humanos a apostar de manera obsesiva y permanente, un lío mental que se agrava ya que se hace irreprimible, totalmente fuera de control.

Frente a este hecho las casas de apuesta han tomado medidas y le pusieron tope a las apuestas que se originan desde la legalidad, sitios formalmente constituidos que pagan impuestos y contribuyen con la oferta de empleo y giros que van directo al frente social.

Betfair, una historia reciente

Ya en estos tiempos de cuarta generación industrial o era digital, nace Betfair, una empresa creada en 1999, iniciativa de Andrew Black y Edward Wray, ingleses visionarios que llegaron al mercado con valores agregados, compromiso e innovación.

La marca es una de las más importantes proveedoras multinacionales de apuestas deportivas en línea. Sin embargo, aparte de la quiniela deportiva, la casa brinda un portafolio amplio en productos de juegos online.

 

Diana Otálora

 

En charla con Diariolaeconomia.com, la Gerente General de Betfair Colombia, Diana Otálora, dijo que después de ocho meses, el balance de la marca es el mejor ya que es visible la aceptación del público y por ende el crecimiento de la casa de apuestas que arribó en mayo de este año con un portafolio variado en diversión y apuestas en línea.

Agregó que Betfair entró a Colombia después de hacer presencia en más de cien países en el mundo, una razón para trabajar con mayor ímpetu y compromiso, no solo en Colombia sino en América Latina. El compromiso es total con la región y por ello la marca será sponsor o patrocinador de la Copa Libertadores de América.

La directiva reiteró que el trabajo en Colombia es intenso habida cuenta que la marca cree en el país lo que impulso a Betfair a crear una plataforma muy local para los colombianos.

El arranque no pudo ser mejor, pues la empresa inició labores en mayo y vino la Copa América que le permitió a la casa registrar unas ventas importantes y un posicionamiento espectacular. Hoy la firma sigue innovando y llevando diversión, esperando que llegue el mundial de Fútbol Catar 2022, toda una expectativa por la organización y lo que será el desarrollo del deporte rey en el opulento Golfo Pérsico.

La Gerente General de Betfair en Colombia manifestó que las apuestas en Colombia son importantes porque destinan recursos para el sector salud, dineros que entran a potenciar los hospitales y un sistema que cada vez demanda mayores ingresos.

Aparte de los giros para el sistema de salud, Betfair concibe las apuestas como una sana distracción y parte de la recreación por lo que les pide a los asistentes o apostadores que si eventualmente sienten angustia, ansiedad o dependencia por el juego, lo mejor es que no lo hagan y eviten problemas de marca mayor.

 

 Imagen-de-Tumisu-en-Pixabay

 

La marca invitó a los jugadores a ejercer una autorregulación para lo cual creó mecanismos para coadyuvar con ese propósito, pues hay límites de apuestas y para eso está el filtro de las empresas o casinos, pero igual la vigilancia de la Empresa Industrial y Comercial del Estado, Administradora del Monopolio Rentístico de los Juegos de Azar, Coljuegos.

Según Otálora, Betfair está colaborando con “Juega Bien”, una campaña dirigida por Coljuegos lo que obliga a estar muy pendientes de los límites, de su cumplimiento y de todo lo que implica transparencia para evitar contratiempos con el cliente.

Destacó la regulación colombiana en materia de juegos puesto que fue la primera en Latinoamérica, empero apuntó que hay muchas cosas pendientes que deben desarrollarse para estar en los estándares internacionales, de todas maneras, afirmó, la actividad va muy bien.

 

“Aparte de ser pionera en regulación y normas para los juegos de suerte y azar, Colombia es un ejemplo a seguir para el resto de la región”, declaró Diana Otálora.

 

 

A Colombia han llegado todo tipo de empresas dedicadas a las apuestas y a generar recursos de enorme utilidad social como es el caso puntual de la salud, empero, dijo la Gerente General, las mejores, son las mejores y allí entra Betfair del Grupo The Sporting Exchange, conglomerado dueño de marcas tan importantes y reconocidas como PokerStars y otras.

En más de veinte años en el mercado de las apuestas, Betfair sigue su plan de expansión que sigue juiciosamente desde sus grandes sedes en Inglaterra e Irlanda.

Aunque la puesta en marcha de Betfair en Colombia es muy joven, lo cierto es que la empresa muestra crecimiento, consecuencia de la credibilidad y el respaldo, ello sin hablar de las alianzas estratégicas con operadores financieros que les ponen el sello de tranquilidad a los ganadores. En los meses que lleva en el entorno colombiano, las directivas de Betfair han notado que los jugadores invierten en promedio más de 20.000 pesos en cada apuesta.

 

“Nosotros estamos creciendo, no paramos, tenemos ya una base muy grande y nuestros usuarios están muy contentos, lo importante es que quién entra a nuestro sistema vía Internet, recargue y se quede con nosotros, algo que ha venido pasando lo cual nos genera muchas satisfacciones”, expuso Otálora.

 

La empresa que será patrocinador de la Copa Libertadores de América, tiene dentro de sus planes lanzar Betfair por el deporte, iniciativa que apoyará al 100 por ciento el deporte lo cual incluye posibles patrocinios. La firma sigue metida de lleno en todo lo concerniente a responsabilidad social y por ello busca crecer para que la salud tenga recursos, pero igual para que logren dar el salto quienes están empezando en el deporte ya que hay mucha gente llena de talento que no puede avanzar por falta de recursos.

 

Imagen de Pexels en Pixabay

 

En ese propósito está Betfair en el mundo y la casa de apuestas online dice que Colombia no será la excepción por cuanto es una tierra de grandes atletas y gente con enormes cualidades que van a tener una oportunidad porque habrá recursos, patrocinio y respaldo. Par Otálora, será un logró gigante crear e impulsar campeones con el sello Betfair.

En materia tributaria la vocera dijo que hay tranquilidad en la empresa y expresó su beneplácito porque los dineros de los juegos tienen como destino la salud de los colombianos, una razón de peso para apoyar el juego online porque a mayor recaudo de dinero mayores aportes tendrán los hospitales gracias a los derechos de explotación que pagan las casas de apuestas, vigiladas por Coljuegos.

 

“Las apuestas son sinónimo de crecimiento económico, igual de dinámica en el sector real, lo cual redunda en apoyo al deporte y a una debida atención clínica pues la plata que llega a las apuestas liquida importantes porcentajes para el adecuado funcionamiento del sector salud. A los niños hay que decirles que no pueden hacer uso de las plataformas pues tan solo ingresan a ellas los mayores de 18 años para el capítulo Colombia”, explicó Otálora.

 

Subrayó que las apuestas por diversión hacen parte de las actividades sanas y de un entretenimiento, pero insistió que todo debe hacerse moderadamente porque toda actividad, en exceso hace daño. Indicó que afortunadamente el tema online permite saber cuánto tiempo lleva el jugador y el número de apuestas hechas, todo para regular y no dejar que las cosas s e salgan de control.

Como todas las empresas que manejan dinero, Betfair tiene un estricto control para evitar el lavado de dinero lo cual lleva a hacer el debido estudio de los clientes que llegan a la plataforma y adicionalmente cuando hay operaciones sospechosas son reportadas inmediatamente, entre otras cosas, porque las firmas de apuestas tienen el deber de hacerlo.

 

“Tenemos filtro para todo y una oficial de cumplimiento dentro de la empresa que está monitoreando permanentemente las actividades relacionadas con apuestas legales”, señaló la Gerente General de Betfair Colombia, Diana Otálora.

 

 

Finalmente dijo que un punto a fortalecer y que debería ser motivo de revisión para fomentar la inversión es el Exchange, la liquidez internacional, es decir, el hecho que desde Colombia se pueda apostar con jugadores en todo el mundo, lo que resulta muy importante para distracciones como el póker. La empresa está trabajando de la mano con Coljuegos y está segura que para 2022 la nueva regulación permita lanzar un producto de esa dimensión.

 

“El 2022 será el año de la consolidación, estamos condenados al éxito y ese será el premio al trabajo y a una apuesta justa, lo que precisamente significa Betfair

 

El negocio sigue creciendo

En año 2020 las apuestas en línea movieron en promedio 8.3 billones de pesos, 73 por ciento por arriba de las ventas de 2019 cuando la actividad reportó 5.4 billones de pesos. Según Coljuegos en 2019 el recaudo por juegos de azar alcanzó los 667.775 millones de pesos, un crecimiento exponencial e importante.

Está comprobado que las apuestas divierten cuando hay control y sensatez, lo importante no es sobrepasarse o pasarla bien sin perder el norte ni la coherencia, un rato de esparcimiento con algo de dinero en el bolsillo, cuando se tiene precaución, no le hace mal a nadie.

Visto 2137 veces