Jueves, 14 Julio 2022 07:32

EAAB versus CEPS, divergencia que alborotó el cotarro

Por

El Consorcio denunció que hubo sabotaje con los equipos de la PTAR Salitre, caso que fue denunciado ante la Fiscalía. Para conocedores es urgente que la ley dirima.

Un literal alboroto o choque entre la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá y el Consorcio Expansión PTAR Salitre, CEPS, puso en evidencia que hay diferencias abismales por zanjar y temas por aclarar puesto que se habla de deficiencias y del cobro indebido de tarifas por un proyecto que aún no entra en operación definitiva. Los señalamientos que llegan de lado y lado son motivo de un proceso ya en manos del Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

La EAAB-ESP dijo que, desde el 16 de diciembre de 2021, y por orden judicial, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá asumió la operación de la Planta de Tratamiento El Salitre, el pago de energía, personal técnico, 97 operativos, el mantenimiento preventivo de la planta, y por supuesto, todo lo que implica la operación adecuada de la infraestructura.

Sobre el particular, la Gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, EAAB, Cristina Arango Olaya, enfatizó que la sentencia del Río Bogotá ordenó que la optimización de la Planta de Tratamiento debía ser construida por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), quien suscribió un contrato con el consorcio CEPS por alrededor de $1,5 billones. Adicionó que la interventoría contratada por la CAR para hacer el seguimiento del contrato no ha aprobado la totalidad de los componentes que hacen parte del mismo. Sin embargo, por orden judicial, desde el mes de diciembre de 2021 la empresa distrital opera de manera asistida la planta de tratamiento cumpliendo con los parámetros exigidos en la licencia ambiental.

 

 

Hasta el momento, comunicó Arango Olaya, la planta presenta serias dificultades que afectan o ponen en riesgo su correcta operación. La funcionaria destacó unos aspectos que tienen el proyecto en aprietos.

Dentro de los equipos principales y críticos hay varios que presentan daños severos, algunos de ellos nunca han operado desde que comenzó a funcionar la planta y otros presentan fallas recurrentes. Adicionalmente, se ha solicitado aclaración sobre las garantías de fabricante que cubren todos los equipos.

Sobre el Sistema automatizado de operación de la Planta de Tratamiento, la gerente sostuvo que el sistema de control y operación no está funcionando adecuadamente, habló de equipos no conectados o que transmiten de manera errónea su estado. Esto, declaró la Gerente, implica que se tiene un alto componente de operación manual, generando riesgos operativos.

Otro punto complicado ratificó es que no se han entregado los manuales de operación ni de mantenimiento, fundamentales para la operación.

 

“hasta el momento no se ha concluido la construcción de la Planta. Principalmente, falta terminar la conexión entre la fase 1 de la planta de tratamiento y la fase 2. Esto genera ineficiencias y dificultades en la operación”, destacó la funcionaria.

 

Señaló que la EAAB ha realizado más de 826 mantenimientos preventivos a los equipos de la planta y que corresponden al componente propio de la operación. Sin embargo, dijo que la empresa no puede reponer equipos que han presentado fallas recurrentes o que nunca han operado. Es importante, matizó, que el contratista entregue la planta en condiciones adecuadas para su operación y con los equipos funcionando.

 

Tarifas

La tarifa cobrada a los usuarios, afirmó la Gerente de la EAAB, está regulada legalmente y refleja los costos de operación de los servicios de acueducto y alcantarillado. Las normas, expresó, no permiten incluir cargos diferentes a los previstos por la ley. Precisó que Cualquier cambio en las tarifas es vigilado por la Superintendencia de Servicios Públicos y la Comisión de Regulación de Agua Potable - CRA.

Aseguró que la EAAB mantiene el compromiso que toda su operación sea óptima y eficiente para que la tarifa refleje los justos costos, manteniendo la calidad en la prestación de los servicios.

 

“Una vez de nos da la instrucción de maniobrar, nosotros entramos con la operación plena, lo que significa que asumimos la energía de la planta, los químicos, el mantenimiento y todo el personal que labora en el complejo. Por ese motivo se incorporan en la tarifa los mencionados objetos de gasto, todo en línea con la regulación”, explicó Arango.

 

En el caso específico del servicio de alcantarillado, detalló la funcionaria, se presentó en octubre de 2021 una reducción de la tarifa de 4,25 $/ metro cúbico por los menores costos que la EAAB–ESP asumió en el tratamiento de aguas residuales entre julio de 2020 y junio de 2021. Una vez la empresa de acueducto asume la operación asistida de la PTAR Salitre en diciembre de 2021, asentó, se incluyeron los costos de operación y mantenimiento en la tarifa.

 

 

Al avanzar con sus inquietudes, Arango Olaya exteriorizó que los esfuerzos operativo, técnico, financiero de la empresa se han enfocado en recibir una planta en condiciones óptimas de funcionamiento de forma tal que la tarifa no tenga que asumir sobrecostos por causas atribuibles al constructor o a falencias en las condiciones de entrega de la infraestructura, que terminen siendo trasladadas a los usuarios.

Por ese motivo y para proteger el patrimonio de todos los usuarios la EAAB suscribió el contrato de consultoría número 2-02-25500-1420-2021 con el Consorcio NHB - PTAR Salitre II, integrado por las empresas Nippon Koel Latin America-Caribbean CO.,LTD. Sucursal Colombia (43.75%), HMV Ingenieros LTDA. (43.75%) y Brigard Urrutia DP SAS (12.5%) cuyo objeto es, según definió la Gerente, Consultoría para apoyar y asesorar técnica, ambiental, legal y financieramente a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá – EAAB ESP en el proceso de recepción de la fase II de la PTAR El Salitre, al ser entregada por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, CAR, en el marco del Convenio Interadministrativo 171 de 2007. Aclaró que el objetivo de dicho contrato no es una interventoría al contrato de obra.

 

“Nosotros no hemos contratado ninguna interventoría porque para un proyecto de estos la tarifa no se baja de 55.000 millones de pesos. Lo que hicimos fue acordar una asesoría para recibir la operación de la planta y mejorarla. Fruto de esa consultoría fue disminuir el uso de químicos en la planta. La Magistrada en una audiencia había establecido como peritos a estos asesores que nosotros tenemos, en un fallo la misma jueza determinó que no iban a ser incorporados como competentes o conocedores porque fueron recusados por el CEPS, pero eso no significa que no puedan hacer la asesoría pues para nosotros es fundamental adelantarla, necesitamos expertos que nos ayuden a mejorar la operación, sobre todo en condiciones tan difíciles como las experimentadas actualmente”

 

CEPS hizo las debidas precisiones

El Consorcio Expansión PTAR Salitre, CEPS, le salió al paso a las declaraciones de la Gerente de la EAAB, Cristina Arango Olaya, que cuestionó el funcionamiento y la operación del complejo y quien anotó que hay inclusive daños en algunos equipos.

Ante los señalamientos que comprometen el trabajos adelantados en la planta de tratamiento de aguas residuales Salitre Fase II, el Consorcio Expansión PTAR Salitre, CEPS, expuso que el avance de las obras de la ampliación de la planta de tratamiento de aguas residuales Salitre Fase II lleva un avance de obra del 97%, se encuentra desde el 12 de septiembre de 2021 en funcionamiento en una etapa de operación asistida bajo la responsabilidad del CEPS, todo en coordinación con la EAAB mientras se surte el proceso de terminación y entrega del proyecto a la CAR, quien por mandatos legales y en cumplimiento del convenio 171 de 2007 es la propietaria de este importante activo, para su posterior entrega a la EAAB quien será la operadora.

 

 

La Gerente del Consorcio Expansión Salitre, Gloria Giraldo, aclaró que trata en la PTAR Salitre Fase II un caudal medio de 7 metros cúbicos de agua por segundo y explicó que con la capacidad instalada de esta planta se pueden tratar caudales superiores a los 14 metros cúbicos por segundo con tratamiento secundario, es decir Bogotá hoy está descontaminando el 30% de las aguas residuales que genera.

 

“La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, en un informe presentado ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca en el marco de las audiencias de seguimiento al cumplimiento de los ordenado por el Consejo de Estado certifico que la operación asistida en la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, PTAR Salitre Fase II, cumple con las exigencias ambientales en materia de agua, aire y tierra”, puntualizó Gloria Giraldo.

 

Afirmó que al analizar los biosólidos, producto del tratamiento del agua residual, la ANLA indicó que los niveles de remoción de agentes contaminantes microbiológicos tales como coliformes totales, huevos de helminto, salmonela y metales pesados como cobre, plomo, mercurio, cromo, molibdeno, níquel, selenio y zinc, son óptimas y cumplen con la norma establecida en el decreto 1287 de 2014.

 

Concentraciones de Metales Pesados Biosólidos

En cuanto a la eficiencia de la planta de tratamiento, Giraldo aseveró que en el manejo de las aguas residuales la ANLA certifica que los parámetros de referencia establecidos en la Resolución 1929 del 1 de noviembre de 2007 se cumple con suficiencia y que los porcentajes de remoción promedios para los SST y para la DBO5 es superior al 80%.

 

Caracterización del afluente y efluente de la PTAR Salitre

 

 

Las cifras presentadas por la ANLA demuestran que la PTAR SALITRE es una realidad y su optimo funcionamiento es un gran paso significativo en la descontaminación del río Bogotá y en el pago del pasivo ambiental que tiene la ciudad con los habitantes de esta cuenca.

La directiva indicó que, por fortuna, está demostrada y certificada la eficiencia del tratamiento que las aguas residuales tienen en la PTAR, la calidad de las obras, la idoneidad de los equipos y por lo tanto declaramos que estamos listo para hacer entrega a la ciudad de este monumental proyecto que sin lugar a duda transformara la calidad ambiental de millones de ciudadanos.

De manera tajante señaló la Gerente del CEPS, que no es cierto, que la planta de tratamiento de aguas residuales presente serias dificultades que afectan o ponen en riesgo su correcta operación ya que los resultados de su maniobra se mantienen en los niveles certificados por la ANLA, el mantenimiento que le corresponde hacer al consorcio se ha desarrollado de acuerdo a los protocolos establecidos por los fabricantes y manifestó que todo el proceso de operación se hace bajo la supervisión de los profesionales al servicio de la empresa para garantizar su eficiencia y el adecuado manejo de esta infraestructura para su posterior entrega a la CAR.

 

“Las controversias propias de una obra de esta magnitud se vienen tramitando dentro de las audiencias de seguimiento que hace el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y aplicando los mecanismos contractuales de solución establecidos en el contrato, por lo tanto, no es cierto que el Consorcio este incumpliendo cualquiera de sus responsabilidades. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca, para dar solución a unas controversias técnicas surgidas con la CAR, que es la entidad contratante del proyecto, estableció un peritaje en cabeza del órgano consultivo del gobierno nacional, la Sociedad Colombiana de Ingenieros, que será la entidad encargada de dar el dictamen final sobre la real situación técnica y operacional de las instalaciones”, enfatizó la ingeniera Gloria Giraldo.

 

Un caso para tener en cuenta, añadió, es que la EAAB contrato por más de 7.000 millones de pesos al consorcio NHB-PTARSALITRE FASE II conformado por Nippon Koei, HMV ingenieros y la oficina de abogados Brigard y Urrutia que los postulo para que junto a la Sociedad Colombiana de Ingenieros adelantara el dictamen pericial ordenado por el Tribunal, petición que inicialmente fue aceptada pero que posteriormente fue revocada al constatar el Tribunal que Nippon Koei estaba inhabilitada por haber sido parte del equipo que hizo los diseños de la ampliación de la PATR Salitre fase II y estuvo en el proceso de evaluación así como de adjudicación de la licitación.

Estimó basada en el contexto legal, que serán las autoridades y organismos de control los encargados de determinar la legalidad o pertinencia de este contrato.

El consorcio reconoció que el 3% de obra faltante hace parte de la integración de la Fase I ya erigida hasta el año 2003 con las nuevas instalaciones construidas por el Consorcio en los últimos 5 años, proceso que está en marcha, dentro de los tiempos contractuales establecidos, en los que precisamente el CEPS se comprometió a entregar totalmente, culminado en el primer trimestre del año entrante para beneficio de millones de ciudadanos que hoy ven sus vidas afectadas por la contaminación que la ciudad genera.

En ese sentido, subrayó Giraldo, si bien resta un tres por ciento de las obras, el CEPS comentó que entregará todo el proyecto en plenas condiciones de operación. Una vez terminado el plan hídrico, recordó, viene el año acordado de acompañamiento con el fin de hacer un empalme adecuado y confiable con el operador, un asunto nada menor ya que ratifica pleno cumplimiento.

La directiva sostuvo que los equipos importados gozan de todas las garantías habida cuenta que fueron validadas por la certificadora Bureau Veritas, una firma internacional de servicios de ensayo, inspección y certificación que brinda soluciones para constatar que los activos cumplen con las normas, una forma de potenciar negocios, evitando riesgos, mejorando el rendimiento operativo y protegiendo la reputación como también la marca de sus clientes.

 

 

La ingeniera anotó que no son ciertas las aseveraciones que hace la Gerente de la empresa de acueducto sobre las serias dificultades de operación y los daños severos en algunos equipos.

 

“En este caso, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, no está diciendo toda la verdad. La entidad está ocultando que recibió la información, no solo en un cuarto que se entregó en custodia el 12 se septiembre, sino que fue recibida la documentación en un acta que reposa en los archivos del expediente judicial firmado por los mismos funcionarios de la EAAB, el día 15 de diciembre de 2021”, manifestó la gerente del CEPS.

 

El caso, informó la experta, es inaudito y atípico pues el mismo contratista tuvo que pedir los acompañamientos de los diferentes entes de control y dentro de las audiencias fueron los encargados de adelantar los controles de advertencia como el no pago oportuno de los equipos puesto que si esos componentes se hubiesen amortizado en 2019 cuando fueron recibidos en Colombia, no se tendría la diferencia de tasa de cambio, hoy en día muy superior, algo delicado porque el 50 por ciento del proyecto es equipamiento adquirido en moneda extranjera, una parte en euros y otra en dólares.

Giraldo reveló que infortunadamente algunos equipos instalados fueron objeto de sabotaje razón por la cual el consorcio se vio obligado a denunciar el hecho ante la Fiscalía. Se trató de una centrífuga alterada con una varilla, asunto grave porque el daño fue provocado en un componente fundamental en la línea de procesos de lodos. La empresa alemana atendió el problema en marzo y corrió con todas las garantías.

El boicot, afirmó la Gerente, podría estar presente en otros equipos y por ello se presentó una denuncia que está en tramite ante la Fiscalía General de la Nación.

 

“Por lo tanto, le decimos a la Gerente de la EAAB que su petición de una PTAR Salitre totalmente terminada y sin deficiencias es un compromiso que compartimos plenamente. Es nuestra responsabilidad hacer entrega de esta magistral obra de ingeniería en el tiempo establecido y en óptimas condiciones de funcionamiento”, concluyó Gloria Giraldo.

Visto 320 veces