Jueves, 04 Agosto 2022 15:39

Amigable Componedor, instrumento para zanjar controversias de PTAR Salitre

Por

A esta instancia acudieron contratista y contratante de la planta de tratamiento de aguas residuales con el seguimiento de las contralorías de Bogotá y general de la República.

Gracias a la activación de los elementos de controversia amparados por la banca multilateral, el contrato entre firmado por la Corporación Autónoma Regional, CAR, y el Consorcio Expansión PTAR Salitre, CEPS, fue incorporado un mecanismo conocido como el “Amigable Componedor” figura que permite a un tercero idóneo, totalmente experto, definir el alcance, valor y plazo de las obras pendientes por ejecutar, correspondientes al tres por ciento final del proyecto de la PTAR Salitre, haciendo la salvedad que el 100 % de las aguas residuales están siendo tratadas por la planta nueva que entró en operación desde septiembre de 2021.

En opinión de la Gerente General del Consorcio Expansión PTAR Salitre, Gloria Giraldo, el grupo solicitó que hasta el mes de diciembre se pueda tener el informe de la Sociedad Colombiana de Ingenieros que dirá a ciencia cierta en qué términos está la obra, estudio que facilitará el alcance de las obras pendientes por ejecutar, un asunto que llevarían al cumplimiento del hito número dos, es decir los trabajos de rehabilitación de la planta existente y su conexión con el complejo dos. 

Con el paso que dio el consorcio se despeja toda duda sobre el tratamiento de aguas servidas que van al rio Bogotá, un ingrediente adicional de optimismo porque se generaron las condiciones técnicas y jurídicas para la descontaminación de esta importante afluente que desemboca en el río Magdalena.

 

“Con el acompañamiento de la Contraloría General de la República, bajo mesas que llevamos desde el mes de octubre de 2021, hoy se incorpora el Amigable Componedor, una prenda adicional de garantía para terminar una obra que le llevará salud al río Bogotá y a otras afluentes, todo con unos impactos ambientales determinantes, así como en salud humana”, expuso la señora Gloria Giraldo.

 

 

La directiva precisó que hubo un mal entendido, o posiblemente no se comprendió que el Consorcio Expansión PTAR Salitre, no terminará el contrato y partirá ya que hay un compromiso en el sentido se seguir por espacio de un año acompañando el proyecto, haciendo los ajustes y haciendo todo el empalme con su operador.

Recalcó que de manera simultánea el contrato establece que una vez las aguas sean tratadas por la fase dos y se desarrollen las actividades finales vendrá un seguimiento de asistencia operativa con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, EAAB, y un periodo de corrección de defectos.

Esto lo que determina es que el contratista acompañará y responderá por todos los defectos o deficiencias de los equipos, producto de la calidad de ellos más no por el uso o desgaste que ya es competencia del operador.

La ingeniera destacó que con el documento firmado hoy con la CAR, los habitantes de Bogotá, Cundinamarca y el país, pueden estar totalmente tranquilos, primero porque se demuestra que las obras pendientes por ejecutar no se habían llevado a cabo por la falta de indefinición de activar el mecanismo y segundo, producto de cuando se tenga el citado informe de las obras que deben culminarse, será solicitado un nuevo plazo para llevar a cabo las labores o acciones inconclusas que no afectan el tratamiento de las aguas residuales del 30 por ciento de Bogotá, algo que debe quedar claro porque el 100 por ciento ya están tratadas por la fase dos.

Indicó que, por ser un contrato hecho bajo la modalidad de llave en mano, el plazo a prorrogarse es para hacer esos estudios y el informe que entregará el perito y que finalmente definirá el alcance, valor y plazo. Giraldo explicó que una vez suscrito el dictamen en donde se precise que las obras deben adelantarse en un determinado tiempo, será tramitada una extensión del plazo para finiquitar los trabajos.

Aclaró que las averías de las que se habla son apenas consecuentes por los tres años de operación, un asunto que demanda ajustes. En ese punto la Gerente General de la PTAR Salitre, Gloria Giraldo, aseveró que dentro del contrato y en general en todos los proyectos industriales, con las ventajas que ofrece el acuerdo llave en mano, es que de manera simultánea se pueden llevar ciertas actividades, luego junto con la asistencia en operación se desarrolla una presteza correspondiente a corregir los defectos en equipos que presentan alguna falla por eficiencia, por repuestos o piezas menores complementarios a las componentes funcionales pues no se debe pasar por alto que la planta cuenta con más de 7.700 unidades funcionales que explican el por qué llegan en promedio 30.000 señales con equipos menores.

 

“La magnitud es compleja y hay equipos que por su actividad o por algún defecto de fabricación requieren del ajuste o reemplazo en algunas piezas para lograr la eficiencia total de las instalaciones”, apuntó Giraldo.

 

Con el acuerdo alcanzado con la CAR y acompañado por la Contraloría cambia en buena hora el tono o lenguaje para el caso de la PTAR Salitre, advirtiendo que el contratista venía solicitando desde hace más de dos años la activación del mecanismo de controversias del contrato, el mismo que lleva a que un tercero aperado de conocimiento y autoridad, determine las diferencias de criterio que se puedan tener entre el interventor y el contratista, un agente ideal para especificar ciertas situaciones sin definición por parte del interventor desde hace dos años.

Subrayó que fue el CEPS, por disposición del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, se decidió que fuera la Contraloría General de la República que hiciera seguimiento del contrato desde el mes de octubre. Acentuó que el contratista ha solicitado a los diferentes entes de control el acompañamiento, precisamente para llevar a buen término el proyecto.

 

“Ha habido demasiada desinformación respecto al proyecto en donde hizo carrera estigmatizar el complejo, todo con muchas imprecisiones y desconociendo el interior del contrato sobre actores que no hacen parte vinculante del convenio directamente. El tema finalmente terminará definiendo la justicia y un perito, sin obviar que el Centro de Conciliación y Arbitramento de la Sociedad Colombiana de Ingenieros es un órgano consultivo del Gobierno Nacional, con lo cual, no solo técnicamente, sino de reconocimiento da esa idoneidad, precisamente para dirimir diferencias de criterio de este tipo de megaproyectos que demandan per se, conocimiento y jurisprudencia”, concluyó la Gerente del CEPS, Gloria Giraldo.

Espaldarazo de la Contraloría

 

 

De muy buen recibo en la Contralorías General y Distrital fue el acuerdo al que llegaron la CAR que firmó en sus instalaciones con el Consorcio Expansión PTAR Salitre el apelar a la figura del Amigable Componedor expresado en la Sociedad Colombiana de Ingenieros SCI, para solucionar las controversias que desprendieron del proyecto de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales PTAR El Salitre.

Cabe indicar que en la suscripción de la enmienda participaron el director de la CAR Fernando Sanabria, como entidad como contratante; y Gloria Giraldo, representante del Consorcio Expansión PTAR Salitre en calidad de contratista. Como observadores estuvieron en la suscripción del acuerdo, el Contralor de Bogotá Julián Mauricio Ruiz y el contralor Delegado del Medio Ambiente de la Contraloría General, Gabriel Jurado.

El Amigable Componedor dijo el ente fiscalizador, se constituye para este caso en juez del contrato suscrito entre la CAR y el Consorcio Expansión PTAR El Salitre.

 

“Desde la Contraloría de Bogotá celebramos que se llegue a este primer paso, necesitábamos un tercero que solucionara las controversias entre las partes con una posición vinculante”, agregó manifestó el contralor de Bogotá, Julián Mauricio Ruiz.

 

Agregó que es importante y fundamental el común acuerdo para llegar a una solución. Hizo un llamado a las partes involucradas con la PTAR Salitre para que se vinculen los criterios técnicos que tiene la Empresa de Acueducto como tercero directamente interesado en el proyecto.

 

“Mi llamado es a que quede integrada una solución definitiva. Con el documento hoy rubricado se garantiza que la PTAR no se va a paralizar", dijo también Gabriel Jurado, delegado del Medio Ambiente de la Contraloría General.

 

El consenso es determinante en los procesos: CAR

 

 

A su turno el director de la CAR, Fernando Sanabria, dijo que el consenso saltó oportunamente a la palestra ya que hubo un llamado desde la Alcaldía Mayor de Bogotá y los entes de control en cabeza de la Contraloría y la Procuraduría para que se den respuestas prontas, con soportes técnicos como jurídicos que brinden toda la seguridad.

 

“Dentro de ese gran consenso está la inmensa necesidad de la enmienda nueve que permite acceder a algo que el contrato tiene plasmado desde el año 2016 y es un Amigable Componedor que permitirá aclarar las diferencias existentes entre el contratista y el contratante. Eso permite ampliar o adicionar en plazo, nunca en recursos, porque el convenio prohíbe añadir dinero por tratarse de un contrato llave en mano que tiene un monto fijo. Hay que decirlo, el contratista nunca ha alegado o dicho que está desfinanciado o que requiere una adición”, sostuvo Fernando Sanabria.

 

El mecanismo adoptado garantiza la puesta en marcha de un río, columna vertebral del país, totalmente sano. Recordó que el contrato por ser norma Banco Mundial tiene todas las garantías que tendría un acuerdo de las más altas exigencias del mundo. Dijo que por la obra se deben aproximadamente 260.000 millones de pesos, al tiempo que señaló que independiente de lo que falte, el contratista tiene los recursos para cumplir con lo que falta.

“Estaremos mirando el plazo que probablemente serán seis meses para que el Amigable Componedor venga y dirima algunas diferencias que hemos tenido", puntualizó Sanabria.

Dentro de los antecedentes para la firma de la enmienda se cuentan más de 27 reuniones de trabajo desarrolladas durante 16 meses entre los técnicos de la CAR y las contralorías de Bogotá y General, en las que se evaluó el desarrollo técnico, jurídico y financiero de la PTAR El Salitre. En el proyecto para la construcción y operación de la PTAR El Salitre la inversión de la Nación y el Distrito supera los $1.3 billones.

Visto 332 veces