Sábado, 23 Julio 2016 08:10

El campo urge de régimen especial tributario para mayor competitividad

Por

Los productores de la ruralidad dicen que la reforma tributaria estructural no debe castigar la reactivación agropecuaria.

Los criadores de ovejas de Colombia le pidieron al ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, no frenar el impulso que trae el campo por cuanto no sería justo que el avance logrado se viera afectado con menor competitividad vía impuestos, sin contar con el alto precio de los insumos que ya es una carga adicional de alto impacto en la rentabilidad y la más perversa mixtura.

El presidente de la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Colombia, Asoovinos, Henry Polania Triviño, habló con Diariolaeconomia.com y aseguró que los productores del campo requieren de un trato especial y de un régimen tributario que incentive la producción agropecuaria con el fin de garantizar no solo la seguridad alimentaria sino todo un mercado en crecimiento que le apunte cuanto antes a las exportaciones vía TLC y mercados vecinos que están pidiendo con apremio el abastecimiento de carne de cordero y de otros productos del campo los cuales escasean y que son vitales en la dieta de propios y extraños.

Para el dirigente gremial, si bien hay una necesidad enorme por cubrir un déficit fiscal, esta no debe echar mano de los sectores primarios que son los que están llamados a darle impulso y dinámica a la economía nacional lo cual se traduce en crecimiento, progreso y empleo. Otra medida, expuso, contraería el entusiasmo de quienes hoy ven en el campo futuro y una perspectiva real, diferente a la minería o al petróleo toda vez que la Enfermedad Holandesa puso a Colombia en calzas prietas desde todo punto de vista.

“Una cosa si es cierta, a Colombia la salva el campo, uno debe creer en la ruralidad y en el trabajo campesino porque finalmente es el que sostiene al país. Colombia debería tener un IVA diferencial y un costo más flexible en los insumos y concentrados que son exageradamente costosos porque la ovicultura se compra productos que cuestan 56.000, 60.000 y 65.000 pesos el bulto lo cual resta ganancia y nos está reventando. Nos tocó pedir ayuda al gobierno en este tema porque hay líos en costos de producción como pasa en otros sectores productivos”, manifestó el presidente de Asoovinos.

Un mercado que pinta bien

Para el presidente de Asoovinos, la cría de ovejas está en un afortunado In Crescendo por cuanto en los últimos dos años se ha reportado una eficiente dinámica que habla bien de la apuesta que muchos hicieron y están haciendo por la ovicultura.

El año pasado el degüello del sector ovino creció en un 48.8 por ciento lo cual comparado con otras especies representa una importante progresión.

Según Asoovinos, el rebaño ovino actual en Colombia según datos del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, es de 1.5 millones de cabezas, dato satisfactorio porque del último censo a hoy el crecimiento es de 600.000 vientres o animales de esta especie en el país.

“Nuestra idea es crecer año tras año y llegar a cinco millones de cabezas en los próximos diez años. El sector ovino ha experimentado como una bola de nieve en los últimos dos años porque ha crecido y hay más gente afiliada al gremio pues a la fecha se cuentan más de 200 afiliados a la Asociación que representan la producción importante de casi todo el país”, declaró el señor Polania Triviño.

En este momento hay más de 5.000 ovejas con registro de Asoovinos que es un sistema de identificación el cual ha demostrado ser muy eficiente y confiable para el sector.

Colombia cuenta hoy con todas las razas ovinas toda vez que hay registros de Dorper, Katahdin, Santa Inés, Charolais, Hampshire, Down, Dorset, Romney, Marsh y White entre otras las cuales están regadas por toda la geografía colombiana. En caprinos se cuenta con razas de reconocida calidad como la Boer Goat, especie cárnica de inmejorable rendimiento acompañada de castas apetecidas como la Alpine, Lamancha, Nubian, Saanen y Toggenburg.

Todos estos animales tienen el mejor registro de identificación lo cual garantiza trazabilidad y seguimiento genético de cada especie.

A criterio del vocero, Asoovinos sirve de enlace entre las entidades oficiales y los asociados para hacer crecer el sistema productivo, el inventario y el consumo de corderos que ha venido creciendo porque hay algunos frigoríficos autorizados por el Invima para sacrificar dos o tres veces a la semana.

En Cundinamarca se sacrifican legalmente 1.400 corderos en Choncotá. Hay que decir que la primera planta de transformación de ovinos en Colombia está en Zipaquirá y que será inaugurada el próximo 13 de agosto. De igual manera la alta Guajira cuenta con un frigorífico exclusivamente de ovinos ubicado en San Juan del Cesar que es un activo de uno de los asociados de Asoovinos.

Sobre el tema de la planta de sacrificio para Bogotá el asunto se ve lejano porque actualmente hay beneficiadero en Cundinamarca, en Ibagué, Córdoba, Alta Guajira y Bucaramanga, es decir unos cinco o seis en el país, pero la idea del gremio es tener frigoríficos especializados que tengan la capacidad de sacrificar animales en el halal o en kosher que son los ritos de muerte más pedidos por los musulmanes los cuales no se tienen en Colombia solo que próximamente podrían adoptarse en Colombia para abrir más y mejores mercados de carne.

El negocio es tan promisorio que los ganaderos bovinos están incursionando en el sector ovino lo que se ve con muy buenos ojos porque eso hará que crezca mucho más el inventario de ovejas.

El gremio ovino no se ha quedado quieto y hoy hay una mayor demanda de esta carne en grandes superficies, restaurantes y almacenes de cadena porque la meta es masificar el consumo de carne de oveja en estratos uno, dos y tres sin dejar por fuera a nadie que quiera una muy buena proteína ya que única y exclusivamente los estratos más altos tienen acceso a esta tierna y sabrosa carne.

El gobierno no ha sido indiferente a esta economía que crece y por ello hubo promoción mediática de consumo de carne de cordero para incentivar el consumo y crear una cultura de demanda de esta carne. “El gobierno, otra asociación y Asoovinos lideramos esa campaña”.

Las cosas van tan bién que en este momento se está pensando en lanzar un gremio mucho más ambicioso y versátil. A futuro nacería la Federación Ovino-Caprina de Colombia lo cual conlleva a una unión que consolidaría un solo sector el cual se fortalecería y el cual tendría las ovejas como objeto principal.

“Esta actividad ya pasó de ser algo muy familiar a ser un negocio de perfil muy empresarial, un negocio que da rendimientos económicos muy fuertes. Aquí hay profesionales y empresarios de todos los sectores incluyendo ganaderos, lecheros y queseros con mucha musculatura financiera metidos en esta industria y muestra de ello es que a pesar del paro camionero, llegaron a Corferias más de 56 corrales, es decir estuvieron en exhibición más de 500 animales ovino-caprinos de todo el país, pero muy pronto la idea es que estemos todos con genética, calidad y ovejas de muy buena raza”, expuso el presidente de Asoovinos.

En Colombia los mayores productores de ovinos son Guajira que cuenta con más de 650.000 ovejas, le siguen otros departamentos de la costa norte, pero de igual manera hay buena cría en Cundinamarca, Boyacá, Santander y Tolima, pero el mayor inventario lo tienen el Caribe Colombiano y el altiplano Cundiboyacense.

La oveja de lana sigue vigente

Contrario a lo que muchos creen, la oveja de clima frío destinada para la producción de lana sigue en auge pese a que otrora se dijera que esta especie estaba mandada a recoger por la falta de hilanderías o artesanos de la lana.

Para el presidente de Asoovinos, Henry Polania Triviño, el tema lanar se está impulsando en Colombia lo cual es visible en los municipios de alta montaña ubicados en Nariño, Caldas, Cundinamarca, Boyacá y en los páramos de Santander. A la fecha la Fundación Compartir y Asoovinos tienen un convenio respaldado por el Ministerio de Agricultura para catapultar el frente lanar.

“Hay cooperativas aún en Guachetá, Tausa, Sutatausa y Cucunubá en Cundinamarca en dónde el tema es lana más no carne. En cárnicos toma fuerza la raza Dorper y Charolais que son muy buenas en producción de carne, aunque todas las razas son muy buenas de acuerdo al manejo y al cuidado que se les dé”, precisó Polania.

La oveja es un animal de fácil cría tan solo debe tener cuidados elementales en el frente sanitario como mantener al día sus cascos y desparasitarlos, empero es bueno según la Asociación contar con el acompañamiento de un médico veterinario porque cada día más se requiere para tener un rebaño más sano, confiable y rentable.

El kilo de carne en pie se consigue desde 3.500 hasta 5.000 pesos, pero en canal el asunto cambia porque ese mismo kilo se consigue entre 12, 15 y 18 mil pesos, según la raza.

Un aspecto a tener en cuenta es que con todo y el conocimiento del queso Manchego que utiliza para su elaboración leche de oveja, esta proteína láctea aún no despega en Colombia, pero ya hay personas que incursionarán con Ovejas lle de France que es una especie totalmente lechera.

En asuntos de financiamiento, promoción y crecimiento el sector tiene pensado contar con un Fondo Parafiscal Ovino el cual tendría mayor fuerza con la consolidación del nuevo gremio, pero de momento las cosas van bien porque ya hay avances y diálogos con el ejecutivo.

Mercado para las ovejas colombianas

La cría de ovejas es una actividad promisoria porque mucha gente está demandando el alimento en el mercado interno, pero hay otra oportunidad que se abre con el nuevo entorno de comercio y los nuevos socios.

Hay pedido de varios países de Centroamérica y el Caribe, pero una plaza buena para la carne de oveja es México que muy a pesar de que cuentan con ocho millones de cabezas, el consumo es muy alto porque se habla de 140 millones de habitantes que tienen un consumo per cápita de 800 gramos anuales.

“En México hay estados en dónde el consumo es de ocho kilos por año lo cual hace que las ventas a ese país sean más viables, pero igual las Antillas necesitan carne de ovino, Venezuela la pide, Costa Rica, Panamá, Estados Unidos y los países de Suramérica entre los que se cuenta Brasil que tiene un rebaño de 18 millones y requiere la proteína, Canadá con quien se está abriendo el protocolo y otros”, apuntó Polania Triviño.

Un mercado que se mira es China, pero hay que trabajar muy duro en calidad genética y en volumen porque ese país exige un repoblamiento ovino en vista que ese gigante oriental pide entre 10 y 20 contenedores semanales, cantidad que no se puede ofrecer.

Una observación que hace Asoovinos es que el mercado colombiano es aún incipiente en el que se debe trabajar, pero no descarta en dar un salto a 10 millones de cabezas si se avanza en el mercado doméstico más la oferta exportable.

Ovejas para la paz

En materia de posconflicto, los productores adelantaron un diálogo con el Ministerio de Agricultura sobre el capítulo de seguridad alimentaria y la conclusión es que el sector ovino-caprino puede brindar alimento y ofrecer empleo a muchos desmovilizados que pueden encontrar en esta labor no solo alimento sino ingreso y futuro en completa y santa paz.

La oveja tendría sus orígenes en Oriente Próximo cuando fue domesticado el muflón o sub-especie caprina por allá en IX milenio antes de Cristo.

De la oveja se aprovechan la carne, la leche, su piel y su lana. Este animal ha sido determinante en la vida del hombre a través de los siglos porque no solamente fue fuente indispensable de proteína sino que vistió y abrigó a los seres humanos en tiempos complejos y de enormes dificultades.

A hoy hay más de 800 razas de ovinos y según datos estadísticos la población mundial de ovejas supera fácilmente los 1.200 millones de cabezas, siendo los más grandes productores Asia y Oceanía pues los enormes jugadores son Australia, la extinta Unión Soviética, China, Nueva Zelanda, Bolivia e India, En Suramérica Argentina es un productor importante toda vez que está dentro de los diez más grandes países ovejeros del mundo con un dos por ciento del rebaño mundial.

El cordero en la historia religiosa ocupa un lugar preferencial porque tanto en el mundo musulmán como en el cristianismo y judaísmo fue un símbolo de fe, sacrificio y obediencia. De todas maneras mientras muchos lo preparan de la mejor manera, al horno o sudado, otros lo cantan clericalmente como el cordero de Dios que quita los pecados del mundo o hacen la analogía de la oveja negra o de la borrega descarriada, apartada del rebaño y condenada por la mácula del pecado.

Otras decoran desde el más humilde hasta el más ostentoso pesebre en las novenas navideñas que las crean en plástico o en lana para recrear los momentos de Jesús y los momentos previos a su nacimiento en medio de luces intermitentes y afinados, así como destemplados, villancicos de la noche buena. En fin la oveja y la cabra, ese mamífero cuadrúpedo y rumiante nos ha descrestado desde el antiguo testamento hasta los más puros y párvulos momentos de Heidi, su adorable abuelo, Pedro y Copo de Nieve en los Alpes Suizos, puestos en la televisión japonesa tras ser extraídos sus capítulos del infantil libro de la suiza, Johanna Spyri quien lo culminó en 1880.

Visto 1820 veces