Viernes, 21 Julio 2017 12:11

Exportaciones de aceite de palma crecerán al 50 por ciento

Por

Los productores de palma han logrado recuperar el terreno perdido por la pudrición del cogollo y aseguran que si bien han hecho una tarea juiciosa, no bajan la guardia.

Los palmicultores colombianos anotaron que el año que transcurre ha resultado muy favorable y con resultados más que positivos por el clima y por la maduración que ha habido en las siembras de los últimos años.

Al cierre de junio pasado el sector mostró un crecimiento superior al 40 por ciento de la producción de aceite de palma y por supuesto de fruta de palma lo que se convierte en muy buena noticia y que sirve para compensar los daños que trajo la sequía y el fenómeno de El Niño, problema que afectó varias regiones productoras.

El presidente de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, Fedepalma, Jens Mesa Dishington, dijo en Diariolaeconomia.com que cuando un palmero cosecha, recibe un premio por la tarea juiciosa de manejar bien los cultivos, de procurar que sean sanos y de alto rendimiento.

Comentó que actualmente Colombia cuenta con unas 500.000 hectáreas sembradas con palma de aceite lo que hace de la palma el segundo cultivo en el país y el primer productor de aceite en América y el cuarto a nivel mundial.

“Hoy en día con la producción de aceite de palma estamos atendiendo el mercado local tradicional como alimentos, otros usos no alimenticios y desde luego los biocombustibles con biodiesel de palma. Otro frente que atacamos con éxito son las exportaciones que crecen por la dinámica de la producción”, indicó el señor Mesa Dishington.

A la fecha Colombia exporta aceite a más de 40 países en donde Europa es el principal comprador al igual que México y otros países de América que compran valor agregado.

El año pasado del total de la producción palmera, Colombia exportó más el 35 por ciento y para 2017 esa exportación llegará al 50 por ciento lo cual es fruto de los esfuerzos hechos en siembras de palma y de una mayor productividad en las distintas regiones.

Ante los nuevos escenarios de comercio que hacen pensar en crecer en áreas cultivadas, el dirigente gremial explicó que la palma de aceite y el aceite que se produce con ella es uno de los cultivos más promisorios a nivel internacional por lo que el tema a futuro pasa por saber cuáles serán las condiciones para invertir en palma en Colombia versus las condiciones para invertir en palma en Indonesia y en Malasia. Ahí, dijo, Colombia tiene que seguir haciendo la tarea como nación porque hay a criterio suyo muchos desafíos en el campo colombiano para poder atraer los inversionistas tanto locales como internacionales.

Para mantener los indicadores de crecimiento favorables en un escenario complejo electoral y de otros frentes, el presidente de Fedepalma señaló que hay dos realidades y una es que ya se sembró con lo cual se puede trabajar con los núcleos palmeros y con los productores en plantaciones sanas y de alto rendimiento, asunto que obliga a aplicar los paquetes tecnológicos que hoy se conocen para lograr con ello los mejores resultados en esas plantaciones y allí se habla de cultivos que ya existen y que deben permanecer óptimos.

Dijo que por otra parte, las nuevas siembras dependen mucho de las condiciones de inversión en el agro y en Colombia. Allí el país, consideró, tiene que modificar aspectos que tienen que ver con la política tributaria, con la política de tierras y otras que no favorecen ampliamente la inyección de capital en el campo, especialmente para cultivos de tardío rendimiento como la palma que demandan largo plazo y que dependen de una buena dinámica que en las actuales circunstancias no entregará los resultados esperados.

“La negociación que se acordó con las Farc y que terminó con la desmovilización de ese grupo guerrillero, es una buena noticia, pero eso solo no es suficiente porque necesitamos condiciones para las inversiones en la ruralidad y otras políticas públicas como la de tierras, lo tributario, lo laboral y las inversiones en bienes públicos, pero en cada uno de esos frentes hay toda una agenda a desarrollar. Desde la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, desde gremios como Fedepalma y desde el Consejo Gremial Nacional hemos venido insistiendo con el Gobierno Nacional en el sentido que hay que abordar esa agenda que es lo que se recoge de alguna forma como la agenda de competitividad del país y en eso Colombia ha retrocedido en los últimos años frente a lo que se traía desde hace un tiempo”, apuntó el presidente de Fedepalma.

Frente a los acertijos de la agricultura en donde algunos salieron afectados con las negociaciones del TLC y que llenó el campo de acertijos, Fedepalma consideró que la situación es muy variable por sectores porque en palma hay una política de biocombustibles que resulta un gran frente ambiental y social para Colombia porque significa desarrollo rural y lamentablemente allí los palmicultores acusaron una serie de incumplimientos porque hoy hace falta saber hacia dónde irá el sector, situación que invita a sentarse con el gobierno para tener mayor claridad y despejar ese panorama de inversiones en el campo que con una hoja de ruta clara podría dinamizarse de mejor manera.

Mesa Dishington añadió que muchos cultivos que se hicieron en función de los programas necesitan recuperar su norte el cual perdieron en la medida en que hubo incumplimientos en los cronogramas que se tenían previstos.

En biocombustibles, los palmicultores sembraron muchas hectáreas de palma para una mezcla de biodiesel del 20 por ciento y hoy en día la mezcla promedio llega al nueve por ciento cuando ya se tiene la producción y las plantas procesadoras de biodiesel para por lo menos transformar y poder vender el biodiesel para una mezcla del 15 por ciento lo cual ocasionó un rezago que desde luego afectó los resultados de muchas inversiones hechas en los últimos años.

 

Visto 1389 veces