Sábado, 11 Enero 2020 00:27

Clima, intermediarios e importaciones, ¡qué mala papa!

Por

Los productores del tubérculo aseguran que hay respaldos del gobierno, pero insisten en mejorar la comercialización para que los colombianos consuman producto nacional.

Los agricultores colombianos y muy en especial los productores de papa aseguraron que los problemas del agro pasan por aspectos tales como comercialización, infraestructura, clima y rentabilidad, temas en los que se hace perentorio trabajar para hacer del campo un buen negocio y no una tragedia económica.

En charla con Diariolaeconomia.com, el Gerente de la Federación Colombiana de Productores de Papa, Fedepapa, Germán Palacio, anotó que hoy el lío más grande de los productores del campo es la comercialización porque los productores adolecen de una fuerza representativa en el mercado a donde llegan para poner el producto en pocos compradores usualmente de las centrales de abastos o de las plazas de mercado en donde se abusa de los pequeños productores a quienes se les ofrecen precios irrisorios y muy lejanos del esfuerzo y de los mismos costos de producción.

En consideración de Palacio, el inconveniente se presenta también por falta de infraestructura vial la cual suele ser precaria, haciendo que los costos aumenten por el rubro de transporte del tubérculo desde las fincas hasta los centros de acopio, situación que los obliga a negociar con los transportadores que son los que al final del día se apropian de las utilidades y el esfuerzo de los pequeños productores, es decir que hay unos intermediarios en camión que se apoderan de las ganancias de los cultivadores de papa.

Sobre los créditos para productos de ciclo corto que son aquellos que se recogen en seis meses o en seis meses y medio, el vocero indicó que no son un tema que brinde tranquilidad porque en ese tipo de sembrados el acceso al crédito es difícil. Aseveró que muchos de los cultivos de papa de hacen en predios arrendados y anotó que en el sector no hay mucho título de propiedad, asunto que hace aún más complejo el tener un crédito que permita invertir en las siembras, mantenerlas vigorosas y saludables para tener recursos disponibles para cubrir obligaciones.

Actualmente, reconoció el directivo, ese es un tema en el que se ha ido mejorando con las nuevas disposiciones del Banco Agrario de Colombia, entidad con la que se ha hecho un enorme trabajo que ha redundado en verdaderos cambios lo cual es notorio con un cambio determinante que hizo posible mejorar el acceso a los créditos por parte de la entidad crediticia.

 

“Generalmente los que financian la producción de papa son los almacenes de insumos agropecuarios que le entregan materiales y materias primas a los productores a cosecha y es por eso que los productores van a estos centros de comercio de agro-insumos y tienen crédito con la recolección como garantía lo cual hace que se encarezca la actividad como tal porque la tasa de interés que se cobra casi que de manera oculta y bastante lejana de la regulación bancaria por parte de estos almacenes es muy alta, aspecto que va en desmedro del campesino o del agricultor dedicado a la siembra de papa”, apuntó el señor Germán Palacio.

 

En opinión del economista agrícola, hay otro reto en el sector y tiene que ver con el aumento en el consumo de papa porque al hacer comparativos, Colombia tiene un consumo per cápita muy por debajo de países como Perú en donde el consumo del tubérculo supera los 90 kilos por persona año y de Ecuador en donde ese consumo llega a sesenta kilos por habitante año, la realidad colombiana es bien difícil porque apenas se están sobrepasando los 35 kilos por persona año.

La Federación y el Fondo Nacional de Fomento de la Papa llevan cuatro años en una campaña de consumo, desmitificando algunos conceptos que tienen los consumidores y tratando de buscar nuevos entornos de consumo para que con esto se consuma mucha más papa y adicionalmente se apoye al campo y a los pequeños productores de papa. La idea de Fedepapa es llegar a unos 60 kilos y garantizar con ello una actividad más rentable y sostenible.

 

Lucha frontal al dumping

 

El Gerente de Fedepapa Germán Palacio, dijo que debe reconocerse que el ejecutivo expidió una medidas antidumping para ponerle freno a las importaciones de papa provenientes de algunos países de la Unión Europea, pero lamentó que el efecto no ha resultado tal y como se esperaba ya que la desgravación debido a los acuerdos de libre comercio, ha ido contrarrestando el impuesto en valor tomado para las medidas antidumping, situación que tiene al gremio trabajando con los ministerios de Comercio y Agricultura para buscar la ampliación de las medidas por dos años adicionales, pero subiendo en valor el gravamen de importación.

La situación con la papa tiene a muchos pensando y no es fortuito porque justo cuando el dólar alcanzó precios históricos en su valor agudizando la devaluación, hubo un crecimiento desmesurado en las importaciones de este alimento. El asunto es tan increíble que en 2010 eran importadas 9.000 toneladas de papa a Colombia con un dólar de 1.900 pesos, ahora con dólar promedio de 3.500 pesos ingresan al país más de 50.000 toneladas.

El Gerente indicó que es bueno tener en cuenta que cada kilo de papa desplaza entre dos kilos y dos kilos y medio de papa en fresco es decir que cuando entran al país 50.000 toneladas de papa se desplazan entre 100.000 y 125.000 toneladas lo cual aporrea muchísimo a los papicultores nacionales.

 

La tendencia del dólar enciende las alertas

 

A criterio de Fedepapa, hay una situación actual que pone nerviosos al mercado y es la tendencia que está tomando el dólar y que hace pronosticar momentos difíciles para la agricultura ya que si con un dólar fuerte hubo crecimiento en importaciones, con una divisa de menor valor el tema se puede complicar para Colombia y la región.

En este momento están encendidas las alarmas porque en los últimos dos meses y medio el dólar ha mostrado una revaluación de 250 pesos en promedio y con una tendencia a seguir bajando lo cual en opinión de Palacio hace mucho más difícil la competencia a nivel de la región.

El gremio no se ha quedado esperando a que las cosas pasen y por eso hay mucho dinamismo el cual se ve reflejado en la investigación de nuevas variedades y acomodar la producción a las nuevas tendencias de consumo para poder entrar más al mercado nacional.

 

El sabor de la papa colombiana es espectacular, la verdad estamos sacando de la tierra un producto muy bueno y hay que ser claros porque la papa que entra a Colombia no es de primera calidad, son residuos que quedan de las papas que los europeos exportan a países como Inglaterra y a algunos de los comunitarios de alta exigencia en estándares de calidad que no son los mismos que llegan a Colombia, lo anterior sin pleno conocimiento o trazabilidad del producto”, señaló el Gerente de Fedepapa.

 

Actualmente Colombia importa papa congelada y a la francesa básicamente de Bélgica, Holanda, Alemania y Estados Unidos, todos los productos en cadenas de frío y con todos los inconvenientes de calidad. Afortunadamente, agregó, los productores y los mismos consumidores están diferenciando el valor, la calidad y el sabor de la papa colombiana y eso está haciendo que la gente prefiera el producto primario nacional.

Las ventas de este tipo de papa son muy frecuentes en tiendas de bajo costo en donde según el dirigente es fácil especular con precios y venderles a los consumidores una papa que no llena los requisitos de calidad para las mesas de los muy exigentes consumidores colombianos.

Palacio dejó claro que los productores de papa no están en contra de libre comercio y de la competencia en el escenario internacional porque hubo unos acuerdos que fueron firmados y resulta por ello muy difícil echarlos para atrás. Pidió, eso sí, que los productores nacionales competir en igualdad de condiciones con los agricultores europeos o americanos porque en esos países hay auxilios y subsidios estatales, pero adicionalmente venden por debajo de los precios puestos en otros países.

Expresó a manera de ejemplo que Bélgica que es el principal exportador de papa despecha al mundo cinco millones de toneladas le vende más barata la papa a Colombia que al Reino Unido que es su vecino, únicamente para acabar con los productores nacionales y con la agroindustria colombiana pues cuando lleguen las quiebras obviamente los precios, dice, van a subir, y recuperarán los precios acordados por debajo de los estipulados en el mercado y justo en ese punto se basó Fedepapa para pedir las medidas antidumping de esos productos provenientes de la Comunidad Europea.

Foto cortesia Fedepapa
Foto Cortesía Fedepapa

Añadió que el futuro de la ruralidad productiva está en la tierra razón por la cual es urgente incentivar, apoyar y respaldar a los productores colombianos del agro porque teniendo en cuenta el presente y el futuro económico más seguridad alimentaria, sin campo no hay ciudad, lema que invita a proteger a los agricultores y sobre todo a los productores de papa que es un producto ancestral pues en Colombia todos sus nacionales crecieron a punta de papa lo cual genera arraigo y se afianza como el segundo producto en importancia en la seguridad alimentaria en Colombia, no en vano es el tercera en el mundo.

En el capítulo Colombia con 2.8 millones de toneladas en producción anual, el sector está muy cerca se sobrepasar la producción de arroz en Colombia.

 

Las heladas, un problema que se ha ido manejando

 

Un problema eterno y cíclico es el de las heladas en las zonas agrícolas altas donde hay cultivos de papa, flores, frutas, hortalizas, maíz, arveja, frijol, cebolla, granos y pastos lo cual en este último producto, implica menor producción lechera, en Colombia. La disminución en la oferta de leche suele ser severa por el daño que sufren los pastos y con ello la falta de buena alimentación de los ganados, tema que pesa mucho en los rendimientos.

Este tipo de productos suelen ser afectados por este fenómeno que impacta de manera importante las áreas sembradas haciendo que disminuya la oferta y que los precios eventualmente se alteren por falta de productos o alimentos básicos sembrados en las alturas del país. Hay que decir que las heladas golpean fuertemente a los vegetales, básicamente cuando están en su etapa de desarrollo y con mayor rigor dependiendo del tipo de especie.

Para el caso de la agricultura y puntualmente en el tema de la papa, independiente de los menores rendimientos y del daño, foliar, las bajas temperaturas suelen generar cristales de hielo por las temperaturas extremas que llevan a la congelación.

Estos cristales pueden generarse dentro del protoplasma conllevando a rompimientos de la planta y la consecuente muerte celular. El daño puede darse también, según explicó Fedepapa, en espacios extracelulares lo cual conduce a una aguda deshidratación celular.

Este daño se hace aun mayor por unas heladas que generan estrés por frío extremo y que hace que entre los tantos efectos estén la variación en la fluidez y la pérdida de semi-permeabilidad de la membrana como consecuencia de la desnaturalización de proteínas y a la misma alteración de la composición de lipídica de la membrana, todo por temperaturas bajo cero grados centígrados.

Según el Gerente de Fedepapa, hay reportes de aproximadamente 70 municipios productores de papa afectados por las heladas, haciendo estragos en los pequeños productores. Las afectaciones en el alimento se vienen dando en buena medida en los departamentos más productores que vienen siendo Cundinamarca y Boyacá, pero igual hay información sobre el particular de algunos municipios del Cauca, Antioquia y Santander.

Según el dirigente gremial, Colombia produce papa en 128.000 hectáreas lo cual implica una producción aproximada a los 2.8 millones de toneladas, haciendo que a nivel agropecuario, este alimento sea el segundo después del arroz. Hay que observar que las hectáreas sembradas con papa hayan bajado de manera importante si se tiene en cuenta que hasta hace unos años el país cultivaba más de 170.000 hectáreas.

En Colombia hay un promedio de producción de 22 toneladas por hectárea y se contabilizan en total unos 10.000 productores de papa en todo el país de los cuales el 80 por ciento produce en menos de una hectárea, es decir, que se trata de un cultivo de pequeños agricultores en Colombia.

 

“Los agricultores ya saben que siempre en las últimas semanas de diciembre, en enero y hasta la segunda semana de febrero hay generalmente heladas y eso ha hecho que el productor se amolde a unos ciclos productivos, haciendo que el daño no sea muy grande en el grueso de los productores de papa. Hay unos agricultores que siembran en el último trimestre del año y son los que se ven afectados por las bajísimas temperaturas”, comentó Palacio.

 

Expuso que por fortuna la mayoría de productores agrícolas aprendieron de las experiencias pasadas y por eso, prácticamente en los cultivos de ciclo corto, se les ha cogido el ritmo climático y el tino necesario para no incurrir en pérdidas, es así como se hacen siembras en febrero y marzo y a mediados de año el resto para contrarrestar los impactos que ya se conocen con los cultivos del último trimestre del año para el caso de las zonas altas y frías.

Actualmente Fedepapa administra el Fondo Nacional de Fomento de la Papa y en esa labor lleva cinco años cuando se arrojó ingresos cercanos a los 300 millones de pesos y al cierre de 2019 el cierre fue superior a los 5.000 millones de pesos lo cual demuestra que es un fondo bien manejado y útil con lo cual se les lleva asistencia técnica a los pequeños productores, campañas de consumo, transferencia de tecnología y sistemas de información con lo cual se benefician 10.000 productores de papa en todo el país.

 

“Tenemos que apoyar al campo desde todos los ámbitos empezando por los productores y los consumidores que tenemos esa corresponsalía y ese voto de confianza en la producción de alimentos de calidad, pero igual en la demanda de los mismos. El gobierno ha dado apoyo real al agro y por eso hay que reconocer la gestión del ministro Valencia que ha estado muy cerca de los gremios, no en vano viene de la Federación Nacional de Avicultores, Fenavi, y al unísono ha explorado salidas y alternativas para el mejoramiento del campo”, puntualizó Palacio.

 

Para los productores el Ministro ha sido muy buena papa con Fedepapa porque ha habido oficio y compromiso con los productores, los mala papa son las importaciones, el dumping, los intermediarios y la competencia desleal.

Visto 1238 veces