Lunes, 01 Marzo 2021 11:38

Importaciones masivas de leche, un crimen contra la ganadería: Fedegán

Por

La industria no acopia ni siquiera la mitad de la producción. Esta situación tan crítica muestra dos Colombias lecheras: la que le vende a la industria transformadora y la que va a los mercados informales.

Quienes defendieron el libre comercio y la entrega del sector agropecuario tendrán que hacer algo por rectificar lo hecho porque a ojo cerrado concedieron en bandeja de plata el mercado nacional sin importarles las quiebras anunciadas, las recomendaciones de no perder soberanía sobre la producción nacional, obviando las proyecciones de desempleo y finalmente primó la dicha de los productores americanos y de otras latitudes que el interés nacional.

El Estado colombiano, como lo dicen varios expertos en economía, firmó un cheque en blanco y por eso las torpezas cometidas en las negociaciones de los TLC y el posible actuar doloso, no se quedaron en las primeras páginas, ahora vienen los titulares apenas consecuentes, los de la banca rota, la pobreza y el abastecimiento por terceros países. Quien ve importar alimentos a diestra y siniestra, no puede concluir nada diferente a que le metieron un gol para perder en la economía, el partido más importante, el del mercado interno. Aún son recordados los fervorosos aplausos, pues bien, llegó la mala hora, y hoy le toca al país cambiar el pañuelo blanco del júbilo por el del llanto.

En temas lácteos los ganaderos colombianos precisaron que los industriales colombianos terminaron comprándole leche a los productores del mundo, especialmente a los americanos en cerca de 800 millones de litros, un verdadero crimen contra la ganadería nacional que hace su tarea sanitaria, genera empleo y apuesta por el desarrollo agropecuario lo cual incluye buenas prácticas ganaderas y trazabilidad.

A pesar de que Colombia es un gran productor de leche fresca y que los ganaderos no pararon sus actividades durante la pandemia por la COVID-19, en 2020 la industria importó 73.663 toneladas de productos lácteos por USD 203,5 millones.

La Oficina de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán-FNG reveló que las compras internacionales de la industria fueron récord el año pasado, según las cifras del DANE. Con 61.643 toneladas por USD 156,7 millones en 2019, el crecimiento en 2020 fue de 19,5 % en volumen y 29,8 % en valor.

El presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera, sostuvo que las importaciones de la industria, de cerca de 74.000 toneladas de leche en polvo y derivados en la vigencia anterior, equivalen al 27 % del acopio nacional.

De acuerdo con el dirigente gremial, esta leche que no fue comprada a los ganaderos colombianos corresponde a 889 millones de litros. Esto, dijo, derivó en un nivel de inventarios de 17.000 toneladas de leche en polvo y en una ‘enlechada’ artificial que presiona a la baja el precio al ganadero.

Países que más nos traen leche y derivados

 

El análisis realizado a las cifras del DANE por parte de la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán muestra que los países desde donde se trajo más leche y productos lácteos fueron Estados Unidos, con 40.405 toneladas por USD 111,1 millones (55 %); México con 7.093 toneladas por USD 22’5 millones (11 %); Bolivia (9 %); España (5 %); Uruguay (4 %); Argentina (4 %); Francia, 3 %; y República Checa (2 %), entre otros.

Al ver las estadísticas, se observa que los productos que más fueron importados en 2020 fueron leche en polvo descremada con 32.763 toneladas (USD 84 millones), es decir el 41 %; leche en polvo entera, 21.978 toneladas (USD 21,9 millones), 36 %; y lactosueros, 13.362 toneladas (USD 13,6 millones), o sea el 7 %.

Lafaurie Rivera recordó que, si bien los 670.000 ganaderos colombianos producen leche, algo más de 320.000 se dedican exclusivamente a esta actividad. “En 2020 se produjeron 7400 millones de litros, de los cuales la industria acopió solamente 3330 millones, dentro de un mercado oligopsónico, con muchos ganaderos queriendo vender su leche a muy pocos compradores con posición dominante para imponer condiciones”.

Más de la mitad de la leche va a la informalidad

El presidente ejecutivo de Fedegán afirmó que la leche no acopiada, cerca de 4.000 millones de litros, se malvende en la informalidad a precios que no cubren siquiera los costos de producción, situación que es aún más gravosa por el impacto de la pandemia sobre la demanda.

 

“Colombia es un gran productor de leche fresca. El país está en el top 10 de las naciones que más producen leche fresca. Sin embargo, la industria no acopia ni siquiera la mitad. Esta situación nos muestra dos Colombias lecheras: la que le vende a la industria transformadora y la que no logra llegar a esa industria y va a los mercados informales. Esto es un crimen contra la ganadería colombiana”, manifestó Lafaurie Rivera.

 

Cabe señalar que Colombia produjo, aproximadamente, en 2020 más de 7.400 millones de litros de los cuales la industria transformadora, a duras penas procesó 3.300 millones, es decir que 4.100 millones de litros fueron al mercado informal de quesos artesanales y a la prohibida venta de leche cruda.

En consecuencia, el dirigente gremial solicitó recientemente al ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo Abondano, que active la salvaguardia bilateral del TLC con Estados Unidos, como medida de defensa comercial para proteger a las 320.000 familias ganaderas colombianas que se dedican a la producción de leche.

Por último, las exportaciones de productos lácteos son ínfimas en comparación con lo que la industria trae a Colombia: 4602 toneladas por USD 16,5 millones en 2020. Lo que más se lleva al exterior es mantequilla (23 %), los demás quesos (22 %), leche en polvo entera (15 %), queso fresco (15 %), leche condensada (12 %) y yogur (8 %), entre otros derivados.

 

Visto 790 veces