Miércoles, 24 Marzo 2021 14:41

Frigoríficos advierten por desabastecimiento y altos precios de la carne

Por

El mercado de la carne registra una disminución en el consumo de un 8.4%.

De manera alarmante, Colombia llegó a un desabastecimiento de ganado, previsto desde el año pasado, y a una temporada de precios altos en la carne como consecuencia del aumento sin control de las exportaciones de ganado en píe.

Así lo confirmó el Presidente Ejecutivo de la Asociación Frigoríficos de Colombia, Álvaro Urrea Ruíz, quien expresó su preocupación y advirtió que el crecimiento desmedido de las exportaciones de animales vivos incrementará aún más los precios del ganado y elevará los precios de la carne al consumidor, generando una contracción irreversible en los índices de consumo.

En carta enviada al Viceministro de Asuntos Agropecuarios del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Gonzalo Botero, y copia a la Vicepresidencia de la Republica, el Procurador Agrario, la Gerencia ICA, el Ministerio de Salud, Comercio e Industria, Transporte y el DNP, el directivo hizo un llamado al gobierno para que reglamente la exportación de animales vivos y adopte medidas tendientes a corregir las deficiencias de estas prácticas comerciales.

 

“En el año 2017 teníamos un precio promedio según ferias de ganado nacionales de $4.774 contra un precio alcanzado de $6.300 en el año 2.021. Este aumento inusual y atípico en este periodo de tiempo demuestra las consecuencias que están generando las exportaciones de animales en pie”, explica.

 

Agregó que la consecuencia comercial que generan las compras de grandes volúmenes de animales vivos es la tremenda especulación, que a su vez origina desestimulo e impedimento de consumo de carne en las clases menos favorecidas. El dirigente comentó igualmente que todos estos elementos han generado una disminución de 8.4% en el consumo interno.

En la misiva, el presidente de la Asociación de Frigoríficos de Colombia, apunta: “Si comparamos lo exportado en pie en el año anterior con promedios de venta de 1.5 dólares el kilo, asciende aproximadamente a $126 millones de dólares, frente al decremento del 8.4% equivalente a 295.000 animales los cuales vendidos a un promedio de 5 dólares kilo en carne, generarían ingresos para el país de 580 millones de dólares”.

 

Estatus sanitario y comercio ilegal

El dirigente gremial consideró que el comercio de ganado en pie aumenta la probabilidad de perder el actual estatus sanitario. Sostuvo que los frigoríficos han advertido un descomunal e incontrolable aumento en los precios del ganado, a tiempo que subrayó sobre el riesgo que corre el país al sumar ilegalmente al hato, animales sin inspección sanitaria provenientes de Venezuela, mercado que, motivado por atractivos precios de compra, busca formas ilegales de traer bovinos, posiblemente infectados con virus como la aftosa y otros.

Se suma a esta situación el incumplimiento en bienestar animal. Se ha adelantado por parte del ICA un documento el cual busca controlar el esquema sanitario, sin embargo, no tiene el alcance de garantizar el bienestar animal en tiempos prolongados de transporte.

Insiste en la necesidad de establecer unos pesos mínimos de los animales que se exportan vivos para no perjudicar el pie de cría ganadero. “Animales con pesos inferiores a 400 kilos afectan de manera directa la ganadería y los ciclos de producción”.

 

Competencia desleal

“Los grandes países exportadores de carne no fundamentan su operación comercial en la exportación de animales vivos como lo está haciendo Colombia”, reclamó el Señor Urrea en la carta que le envió al gobierno.

Estas operaciones son desleales, expuso, porque los animales en pie no pagan los impuestos de degüello y Fondo Nacional del Ganado, que sí pagan los frigoríficos del país.

Además, como resultado de los altos precios de los animales, se ha generado un crecimiento importante de los mataderos clandestinos y las transacciones comerciales ilegales, lo cual va en total perjuicio del sector.

Como si no fuera suficiente lo que está sucediendo, dice Urrea, pensar en abrir mercados como China o Estados Unidos en los que se ha trabajado por años, sería un error fatal. Hoy, manifestó, sería imposible atender esos destinos de comercio, simplemente porque no habrá inventario para enviar y lo más grave, el país no será competitivo para poder acceder a ellos.

Además, el vocero cuestionó algunas proyecciones del Gobierno una vez queden abiertos los nuevos mercados porque las exportaciones de carne no tendrán valor agregado y muy a pesar del impacto en el abastecimiento nacional, los negocios incentivarán las ventas de animales en pie.

 

“Es importante tener en cuenta que por favorecer una o muy pocas empresas exportadoras de animales vivos, vayamos a afectar todo un país y a miles de familias que viven de esta actividad, entre ellos transportadores, comercializadores, industria, así como pequeñas y medianas empresas.

 

Urrea Ruíz afirmó que el país no está en capacidad de alimentar dos mercados, una axiomática realidad. Estimó que, con los altos precios de la carne y el desabastecimiento de ganado, habrá espacio para una falsa economía de la cual con seguridad no saldrán bien librados los colombianos ya que se vislumbra un futuro nada próspero y caso opuesto, totalmente trágico.

Por todas estas consideraciones, concluyó el presidente de la Asociación de Frigoríficos de Colombia, urge crear una mesa sectorial que tenga por misión diseñar una estrategia para crear una verdadera marca país, continuar la apertura de mercados para la exportación de carnes y buscar la estrategia para el fomento del consumo de carne al interior de Colombia. Otro punto nada desestimable, enfatizó Urrea, es el compromiso de la ganadería con la seguridad alimentaria.

Visto 885 veces