Sábado, 15 Enero 2022 00:52

Kubota, potencia y eficiencia al servicio del campo colombiano

Por
Kubota, potencia y eficiencia al servicio del campo colombiano Imagen-tomada-de-AgroTécnica

Estos tractores japoneses han estado presentes en el crecimiento del campo y de cara a la reactivación rural, son sin duda la herramienta más apreciada y preferida por los agricultores.

Cuando se habla de excelencia en maquinaria agrícola y todo lo referente a bienes de capital provistos con tecnología de punta para mejorar los rendimientos y el trabajo rural, es necesario hablar de Kubota, una marca con más de 130 años de historia en donde la calidad y los beneficios en favor del empresario del campo han sido contundentes.

Kubota empezó a construir su historia en 1890, en las postrimerías del siglo XIX cuando su fundador Gonshiro Kubota a sus 19 años, fabricó en Osaka las tuberías pioneras de hierro, destinadas a obras hidráulicas. Este tozudo e innovador empresario puso la primera piedra del imperio con la fundición, alistando el terreno para crear soluciones que serían con los años, enorme referente de la agricultura global, igual su portafolio se extendería a la construcción y todo lo relacionado con redes hídricas, manejos de agua y saneamiento básico.

La marca tuvo un crecimiento vertiginoso, lo cual la llevó a crecer en negocios y nuevas ofertas de bienes y servicios. Fue en 1922 cuando Kubota dio un paso trascendental en su gama de productos e inició la producción de motores impulsados con queroseno de muy buen recibo en el ámbito agroindustrial.

En la década de los sesenta, muy especial y atípica para el mundo, la marca presentó la primera línea de tractores enfocados a las labores agrícolas. La empresa siempre fue inquieta y en 1974 lanzó su primera mini-excavadora compacta. Los ingenieros y creadores de Kubota siguieron contemplando opciones, y después de un trabajo arduo, extendieron el negocio de maquinaria agrícola, siendo 1998 un año clave para lo que sería la internacionalización de la marca. En ese tiempo la empresa inició la fabricación y comercialización en China.

La apuesta del señor Gonshiro Kubota, quien falleció el 11 de noviembre de 1959 no fue en vano, actualmente su empresa es una de las principales fabricantes de maquinaria en el planeta y los empresarios y agricultores disfrutan de los atributos de la marca, gracias a un ambicioso plan de expansión, en donde no basta con poner producto, el servicio y garantía al cliente es otro activo que la empresa sabiamente ha cultivado durante décadas, haciendo de su portafolio el preferido en los campos y en otros frentes productivos.

Resulta sumamente grato ver campos crecer y prosperar con cosechas abundantes, igual ser testigos de un desarrollo imparable que lleva implícito el nombre del siempre recordado Gonshiro Kubota, un ser humano capaz, empresario y muy presente con cada tractor color naranja, o máquina de enorme eficiencia, es posible que cada solución lleve con mucha vida el timbre de calidad del egregio fabricante, quién puso el alma en sus productos.

La marca produce motores compactos diésel y de gasolina muy eficientes en diferentes aplicaciones industriales, agrícolas, de construcción y generadoras. La compañía no para, la pausa no existe y fue así como logró revolucionarios avances en tecnología al servicio de la ruralidad, la empresa logró afianzar el tractor autónomo, el conocido sistema bi-speed que ayudó a optimizar y simplificar el trabajo de los agricultores en todo el planeta, coadyuvando adicionalmente y de manera comprometida con la protección de los ecosistemas, así como atacando la escasez de agua y el déficit en alimentos.

Hace unos años en Colombia, por allá en la década de los 80, fue usual ir de Bogotá a Boyacá y ver la enorme valla a la salida de la capital y en el camino, Kubota, el tractor japonés que ama la tierra, pues bien, han pasado años, el mundo cambió de siglo y la marca sigue amando el agro nacional, solo que extendiendo su radio comercial y llegando a otras zonas y cultivos, enamorando con su fuerza, rendimiento y eficiencia. Sin temor a equivocarse, puede decirse que Colombia es territorio Kubota, el sello de una mejor y eficaz agricultura.

En este momento Kubota cuenta con el apoyo de Moto Mart S.A, distribuidor exclusivo y autorizado de la marca japonesa en Colombia, país en donde la respuesta del público ha sido total, con una situación muy llamativa, el empresario cada vez busca más la marca y se identifica con ella, es un hecho que para el caso del agro y otras actividades económicas, los tractores y soluciones integrales brindadas por Kubota lograron entrar en el corazón, consolidando fidelización y respeto.

 

Jaime Echeverri González

 

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Gerente General de Moto Mart S.A., Jaime Echeverri González, aseguró que Kubota es una marca exitosa en Colombia que empezó a crecer desde su llegada en 1980 cuando logró hacerse con el uno por ciento del mercado local. Con el tiempo, expuso el directivo, los agricultores se dieron cuenta que la maquina venía muy bien equipada, un atributo que le hizo coger mucha fuerza de mercado en el dinámico altiplano cundiboyacense.

En primer lugar, el tractor Kubota conquistó a los agricultores de la Sabana de Bogotá debido a las características y condiciones, una máquina versátil de descomunales beneficios que superó fácilmente a las otras marcas comercializadas en Colombia. El tractor, precisó Echeverri González, prácticamente fue una salvación para los productores agrícolas del centro del país, puntualmente de Cundinamarca y Boyacá, regiones en donde se utilizan implementos que requieren bajas velocidades, Kubota, dijo, fue la primera máquina que trajo un creeper a Colombia. Este mecanismo consiste en una caja manual a la que se articula un accionamiento hidráulico gestionado electrónicamente para la selección de marchas, en su momento toda una novedad y un ejemplo de avanzada.

Otra ventaja del tractor Kubota es que puso en manos de los agricultores equipos con transmisión delantera, en opinión de Echeverri, de las mejores que hay en el mundo. Esa particularidad hizo que la marca saliera del altiplano y se fuera para los fangosos cultivos de arroz, en doble la doble tracción dio los mejores resultados. El aparato fue eficiente igualmente en áreas pequeñas en vista que la máquina en esos espacios debe girar permanentemente y se hacen esenciales factores como confiabilidad, fuerza y durabilidad, todo sintetizado en Kubota, una empresa que garantizó y garantiza materiales y aceros del más elevado atributo para los bienes que fabrica.

 

“La calidad es muy importante para el japonés, a Kubota le sobró y por ello la máquina se fue imponiendo, entre otras cosas por sumar condiciones, figura y un servicio posventa que se empezó a dar de la mejor manera desde un principio”, declaró el señor Echeverri González.

 

 

Hoy por hoy Kubota es líder indiscutible en el mercado colombiano y por ello la gente busca la marca ya que sabe que es una herramienta confiable y de mucha eficiencia.

A la fecha Kubota en Colombia tiene más del 40 por ciento del mercado de tractores en unidades. En el año 2021 la participación fue muy grande, de tal magnitud que llegó fácilmente al 50 por ciento en unidades, unas ventas espectaculares en un año que tuvo una serie de inconvenientes partiendo de la misma pandemia de Covid-19.

Echeverri insistió en que más allá de una buena máquina, Kubota ofrece un servicio extraordinario, además con valores agregados interesantes como la facilidad de conseguir repuestos a lo largo y ancho de la geografía colombiana, unas bondades que agradece el usuario por cuanto tiene la certeza que la máquina siempre estará funcionando, un sinónimo de confianza que robustece el apego y el cariño por unos tractores completamente trabajadores.

Con Kubota, subrayó el Gerente, el agricultor evita inconvenientes de funcionabilidad o servicio y con ello desarrolla tranquilamente su actividad en el campo porque ante cualquier eventualidad, no tiene que esperar, todo está a la mano y plenamente asistido.

En 2021 la marca vendió 770 equipos en promedio, una muy buena venta si se tiene en cuenta que el mercado de tractores es menor a las 2.000 unidades, una participación importante para Kubota, si se toma en consideración que el año anterior no se importaron más de 1.800 unidades.

 

“Kubota es un tractor que se ha impuesto a lo largo y ancho del país, en zonas de alta productividad agrícola de Antioquia en donde somos muy fuertes, también vamos marcando buena aceptación en la Costa Atlántica a donde llegamos hace poco tiempo y tenemos una participación importante, igual vamos bien en Tolima, pero en el altiplano cundiboyacense, Santander, Norte de Santander y los Llanos Orientales, grandes consumidores de maquinaria, tenemos una porción del mercado muy importante, igual crecemos en el Valle del Cauca, una tierra de tractores grandes por los ingenios azucareros, pero en donde tienen café, frutas, uva y otros productos de labranza, usan Kubota, sin duda tenemos un liderazgo que no admite discusión”, agregó Jaime Echeverri González.

 

 

Frente a los retos de reactivar la economía agropecuaria para hacer de Colombia un país con más y mejores siembras, se vienen nuevas oportunidades para la marca japonesa porque por fortuna Moto Mart, es la empresa que más talleres y puntos de venta tiene en el país, lo cual garantiza no solamente producto expresado en tractores, sino repuestos, otras soluciones y servicio.

Ante un reavivamiento ambicioso del sector agropecuario, manifestó el muy amable Gerente General de Moto Mart, la compañía y la marca están listas para atender una mayor demanda de equipos, abastecer el mercado y ayudar con el crecimiento de la frontera agrícola.

Repisó que los grandes esfuerzos que está haciendo Moto Mart en todos los campos y con todas las marcas que representa, apuntan a un excelente servicio, de una manera tan comprometida que la firma dispuso de una plataforma para la gestión y administración de relaciones con el cliente, mejor conocida por sus siglas en inglés como CRM, todo para evaluar las actividades comerciales y productos, con el fin de optimizar día por día la atención al usuario o comprador.

Es claro que la gente está pidiendo con mucho más interés los bienes fabricados por Kubota, todo porque cuando una marca cumple con las necesidades del cliente y cuenta con elevados estándares de servicio, quién sabe de bienes de capital busca ese tipo de solución al amparo de una casa confiable, llena de prestigio y muy bien representada.

 

“El productor agropecuario quiere tener un tractor Kubota, los pequeños contratistas de la papa y muchos productores del campo quieren seguir o debutar con la experiencia que ofrece la marca, lo gratificante es que quién no conocía el producto, optó por quedarse con él”, añadió Echeverri.

 

El 2022 seguramente no será tan dinámico

Diferente al 2021 que cerró con un balance excepcional para Kubota, el 2022 a criterio del Gerente General de Moto Mart, no pinta tan generoso porque hay situaciones que así lo hacen pensar, de un lado la pandemia continúa, el dólar sigue fuerte, la crisis logística no da muestras de quedar superada y habrá elecciones en Colombia, una serie de aspectos que al hacer cuentas no le da mayor espacio a un buen ejercicio económico.

 

Imagen-tomada-de-Agroécnica

 

Insistió que, en ventas de maquinaria agrícola, será muy difícil superar los registros del año pasado, sin embargo, expresó que se mantiene el optimismo, esperando que el Gobierno apoye al campo para retomar siembras e impulsar un crecimiento sostenido desde la ruralidad. Echeverri González precisó que la devaluación del peso colombiano ayudó con el mejoramiento de la agricultura, todo porque se vieron mejores precios en varios productos, verbigracia aceite de palma, aguacate y frutas, la gran mayoría de sectores exportadores que demandaron más máquinas y tecnología.

La situación cambiaria, aseveró Echeverri González, mejoró el aspecto de competitividad, lo cual se ve también en las flores, el banano y muchos otros productos con oferta exportable, es innegable, reiteró, el tema dólar ha ayudado muchísimo.

En medio de las dudas y el tiempo que se debe esperar para leer de mejor manera el comportamiento económico, cierto es que adquirir un tractor Kubota es muy fácil por su precio y por lo que en rentabilidad implica contar con el mejor equipo. La marca tiene tractores de 24 caballos, tremendamente eficientes que cuestan 47 millones de pesos y otros de 108 caballos que pueden llegar a los 200 millones, una cifra baja a la hora de revisar el factor costo-beneficio.

Desde el conocimiento y la experiencia de Echeverri quien quiera un tractor de menos de 60 caballos, con toda seguridad adquiere Kubota, puesto que es una marca de gran aprobación, diversidad en modelos y un servicio de lujo, un asunto básico porque jamás habrá una máquina quieta, siempre estará en actividad.

Otra bondad de los tractores Kubota es su posventa, habida cuenta que se cotiza muy fácilmente en todas partes, con tanto acierto que quien tenga un equipo de la marca de 95, 45 o 50 caballos, todo el mundo lo querrá tener y lo paga bien aún usado, pues se trata de una verdadera máquina para el campo y otras labores económicas.

 

Los bienes de capital subirán de precio por el problema logístico

Un enorme lío en 2020 y 2021 fue la disparada en el precio de los fletes como consecuencia de la crisis logística internacional que afectó suministro, comercio y precios. Al hablar con los conocedores, el embrollo sigue, no se ve tan cerca su solución y la conclusión es apenas obvia, los bienes seguirán encareciéndose por el casi impagable precio del transporte, un tema tan delicado que inclusive hizo que algunas mercancías no pudieran viajar.

El 2022 arrancó igual en el tema logístico y por eso hay de por medio, según Echeverri, una situación que debe aceptarse porque las fábricas en el mundo están aumentando los precios, ello debido a que el flete marítimo se triplicó o cuadruplicó en desmedro del valor al público, ocasionando una inflación alarmante, una variable en comercio exterior que se une con el precio del dólar, porque no es lo mismo tener una divisa a 3.700 o 3.800 pesos que a 4.100, todo un cúmulo de valores que encarecen las importaciones, no solamente en tractores sino en cualquier producto o línea industrial. Por ejemplo, dijo el gerente General de Moto Marta si un empresario importa un contenedor de llantas que vale 35.000 dólares, debe pagar adicionalmente 18.000 dólares por el flete, algo increíble si se tiene en cuenta que esa tarifa era de 2.200 o 2.900 dólares, un fenómeno, dijo, que hace que en costes, las cosas por sentido común tengan que subir.

 

“Los tractores, máquinas y ese universo de bienes de capital podrían tener incrementos por encima del 30 o el 40 por ciento, todo por unos fletes exageradamente costosos que castigan el producto a comercializar, ello en detrimento del comprador que debe asumir los mayores valores. Hay que tener en cuenta que todo ha subido, las materias primas y los aceros, lo que indudablemente disparó los precios”, puntualizó Jaime Echeverri González.

 

Kubota dio una mano para mejorar el campo

 

 

Los agricultores colombianos aprendieron que la productividad y competitividad se logran con mejores técnicas de cultivo, semillas de calidad y herramientas adecuadas, totalmente cargadas de innovación, tecnología y avance. Es por ello por lo que muchos productores valoran marcas como Kubota, la cual ven como aliada del labriego que con un equipo de tremenda calidad impulsó de alguna forma la profesionalización productiva, puesto que paralelo a las buenas prácticas agrícolas o ganaderas viene implícito el uso de maquinaria moderna y amiga de la competitividad, tal y como pasa con tractores, cosechadoras y otros artefactos indispensables en las labores del campo. 

Sobre este tema, Echeverri manifestó que indudablemente Kubota ha contribuido notablemente con los mejores rendimientos en las explotaciones agropecuarias. El grupo japonés, sostuvo el contertulio, aportó en esa optimización del concepto de agricultura porque puso al servicio del campesino y el empresario rural, máquinas rápidas, versátiles y extremadamente eficientes, además de ser muy fáciles de manejar.

Los motores Kubota, apuntó el Gerente General de Moto Mart, están considerados como los mejores del mundo. Por debajo de 100 caballos, Kubota es el mayor fabricante de motores diésel en el globo. Explicó que es un motor que no solamente abastece a la marca sino a otras casas productoras de equipo como Hill Ingersoll Rand, muchos BobCat y otros que acudieron a la productora japonesa en búsqueda de propulsores.

Los Kubota, dice Moto Mart, son motores muy económicos porque cuando el consumo en combustible es 15 o 20 por ciento menos frente a otros fabricantes, el favor es total para el agricultor que ve disminuir sus gastos, sobretodo en un rubro como el derivado del petróleo que pesa más del 30 por ciento, un buen espaldarazo en los rendimientos y rentabilidad del campesino.

 

“Con Kubota estamos vigorosamente metidos en el corazón de los agricultores colombianos, todos los días compartimos con ellos, miramos cómo van los cultivos, los negocios y todo su entorno, la verdad, estamos en eso. Ahora, con Moto Mart, tenemos una organización bastante fuerte en maquinaria agrícola, en donde la garantía está en el respaldo, los repuestos y los técnicos, todo un compendio de servicio, confianza y sostenibilidad. La empresa se está extendiendo a otras marcas en equipos de construcción y logística como es el caso de los montacargas en donde somos importantes”, concluyó el Gerente General de Moto Mart, Jaime Echeverri González.

Visto 2600 veces