Viernes, 18 Septiembre 2015 05:07

Vía transversal, puerta al desarrollo, al turismo y a la dignidad de Boyacá

Por

La vía Otanche-Puerto Boyacá es una obra prometida y requerida toda vez que el centro del país y el departamento tienen dificultades para acceder al Magdalena Medio.

La carretera que conectaría al municipio esmeraldero de Otanche con el Magdalena Medio en Puerto Boyacá se consolidó como una de las vías transversales de mayor importancia porque compromete más de 100 kilómetros de pavimentación y las respectivas obras de puentes y mejoras.

En estos tiempos de globalización la vía se hace aún más necesaria porque el Occidente de Boyacá es una zona con suelos muy aptos para la producción de alimentos y cría de ganado así como de especies menores que urgen una salida a los puertos y una solución competitiva para no seguir en el siglo 18.

El Ingeniero y presidente de la Asociación de Mineros del Norte de Boyacá, Germán Suárez Bernal, quien también es el presidente de la Confederación Colombiana de Esmeralderos, Confedesmeraldas, dijo en Diariolaeconomia.com que la transversal es de tal importancia que conectaría lo llanos orientales y a Venezuela con la costa caribe colombiana.

“Esta sería una continuación de la carretera del Cusiana que también es un proyecto que ha visto pasar los años y afianzándose como una tomadura de pelo porque se prometió para el año pasado con el agravante que hubo obras como un viaducto que se desplomó sin haberlo estrenado, lo cual es una situación grave, de un lado porque los contratos los tienen inexpertos y de otro seguimos sin vías para la competitividad en la era de los TLC, factor que nos sigue alejando del buen negocio que nos pintaron en el famoso Cuarto de al Lado. A ese paso hasta los gringos se van a echar para atrás porque por trochas el comercio no fluye”, anotó el aspirante a la Asamblea por Boyacá en representación del Polo Democrático Alternativo.

En este momento el petróleo de los campos del Casanare está saliendo en camión por verdaderos caminos de herradura, porque no hay formas, no hay especificaciones para extraer crudo por la carretera del Cusiana, esa vía es un riesgo para el ecosistema, para la economía y para la vida de muchas personas incluyendo, desde luego, la de los transportadores.

Según Suárez Bernal, la Ruta del Cusiana debe conectar con la transversal que a su vez se articularía con la vía Chiquinquirá, Pauna, San Pablo de Borbur, Otanche y Dos y Medio, haciendo de esta obra la verdadera y más coherente ruta del petróleo.

“El departamento de Boyacá es un caos en infraestructura porque para no ir tan lejos, en la gobernación de Juan Carlos Granados, fue contratada la pavimentación de Chiquinquirá a Otanche, pero de esa vía no hay terminado el 50 por ciento del trayecto y los recursos se acabaron. En este momento, al parecer, abrieron la licitación pública para contratar la construcción de la vía Otanche-Puerto Boyacá, de eso Odebrecht de Brasil, se encargó de intervenir 20 kilómetros, pero del trazo no hay ni un 30 por ciento ejecutado. El 80 por ciento por intervenir está pendiente y es la gran ilusión de miles de boyacenses que quieren retomar las actividades del campo para abastecer el mercado interno y si es posible generar oferta exportable”, explicó el señor Suárez.

El dirigente gremial anotó que los productores del centro del país y de Boyacá en particular están pagando unos fletes onerosos que les restan competitividad a sus productos. Dijo que desde el mandato del General, Gustavo Rojas Pinilla, se prometió la carretera Otanche-Puerto Boyacá la cual garantizaría la actividad agraria de Boyacá y de Cundinamarca, pero todo se convirtió en una enorme mentira así como lo fue el ferrocarril de Carare.

Suárez lamentó que el gobierno Santos retirara este proyecto del Plan Estratégico del país para la inversión, haciendo difícil el acceso y salida de productos de las costas hacia el interior del país.

La concesión de minerales, asunto delicado

El departamento de Boyacá tiene incontables problemas siendo el de las vías uno de los más relevantes, de todas maneras hay otros que tiene que ver con el saqueo de la región por parte de la clase política que pasó sin pena a ni gloria por las corporaciones legislativas y que de manera inexplicable no fueron condenados por los Altos Tribunales tras los peculados, la apropiación y el arrasamiento del departamento que lo dejo condenado a la miseria.

Al departamento, indicó Suárez Bernal, le faltaba una estocada y ese sablazo, como era de esperarse, no se lo negó el gobierno aperturista con la concesión minera. Gobierno que al parecer encarna el Virreinato de Solís o Sámano y que se fascina con la mita, el resguardo y la encomienda, porque aunque muchos lo nieguen, el país está esa tónica, confundiendo libre comercio con la entrega y el regalo de las riquezas del país. “En épocas de la conquista y la colonia nos atracaron, se llevaron todo lo que pudieron, en estos tiempos es más doloroso porque se llevan grandes obras que financiamos con mucho sacrificio y que estaban proyectadas para solucionar problemas, el estado no puede seguir abusando de su administración, porque cuando lo legitimamos le encomendamos gestión más no concesiones inconsultas y a pérdida”.

La llegada de inversionistas al Occidente de Boyacá es una situación compleja que golpea duramente a los mineros de esmeraldas de esa región de Boyacá. Aclaró que el ingreso de capital transnacional no es una situación que Per se tenga el rechazo de la comunidad minera porque con él llegan innovación y transformaciones tecnológicas, pero hay un terror en la región porque existe la creencia que habrá desplazamiento y el montaje de cercas eléctricas que terminarán con un oficio tradicional como el barequeo y el guaqueo.

En ese orden de ideas, comentó, habría un desorden social para preocupar a cualquiera porque por citar un ejemplo, las madres cabeza de hogar que conforman la Fundación Propósito por Boyacá saldrían muy perjudicadas toda vez que no habría modo de ir a revolcarse en el lodo en busca de una muralla para poder llevar como mínimo una aguadepanela. Con la reciente venta de la mina de Coscuez, agregó, se acabará el rebusque o la venta formal de esmeraldas en una plazoleta que ni siquiera reúne condiciones humanas para adelantar negocios con tranquilidad.

Con esta coyuntura, dijo, el gobierno tiene que impulsar toda una política agro-minera para darle dinámica a la región y bajarle la temperatura a una crisis social que va a estallar con saldos que todavía nadie imagina desde el gobierno central. “Estamos hablando de casos de física hambre, que agudizaron estos dos últimos dos gobiernos”.

Afirmó Suárez que Boyacá y el país, porque el departamento es una radiografía en cada uno de sus rincones de lo que pasa en todo el territorio, necesitan una mirada honesta del estado y de la comunidad internacional. Sostuvo que el mundo debe saber que solo en Colombia se inauguran obras sin que se hayan construido, el mundo debe saber que en pleno siglo 21 la gente se muere de hambre y debe enterarse que hay una clase política y unos dirigentes lamentables, inexorables y rapaces que no tienen sentido de humanidad, menos de pertenencia y nulo el de compasión.

En opinión de Germán Suárez Bernal, al Fondo Monetario Internacional, o a la tan mencionada OCDE y a otros organismos, sin excluir a las calificadoras de riesgo, debería darles vergüenza pretender hacer ver a Colombia como un paradigma de desarrollo cuando la muerte, el desplazamiento, el hambre, la miseria, el narcotráfico, la inequidad y todo lo que tiene que ver con deshonestidad administrativa, descomposición social, retraso, corrupción y cifras maquilladas siguen haciendo carrera. “Aquí hay que pensar quien es más estúpido, si los respetables organismos o nosotros que nos comemos el cuento”.

Para el dirigente minero no es comprensible que el gobierno venda una imagen de país ejemplar cuando lo campos están asolados y los seres humanos durmiendo en huasipungos o cambuches en donde hasta pena da con las ratas en la eventualidad en que les dé por entrar porque las alcantarillas o las cloacas parecen ser un mejor sitio para pasarla bien.

Puerto Boyacá debe ser centro logístico

El empresario y candidato a la Asamblea de Boyacá, Germán Suárez Bernal, indicó que considerando las bondades geográficas de Puerto Boyacá, este municipio debería ser un gran centro logístico y multimodal para dinamizar el comercio internacional de Boyacá y Cundinamarca.

Lo triste, declaró, es que puede pasar lo de Barrancabermeja en donde las cartas reales y la entrega del suelo y del subsuelo tienen el progreso frenado hace siglos.

Una obra que está en mora es un aeropuerto de carga y pasajeros que le sirva de complemento a Bogotá porque la distancia con las nuevas vías entre la capital del país y el puerto boyacense sobre el Magdalena es de escazas dos horas.

Suárez dijo que hubo soluciones en 1938 mucho más eficientes y prácticas que las de ahora porque en esos tiempos el tren y el rio eran complementos del transporte o hacían parte de las soluciones. “El frenazo vil de Colombia llegó en 1968 luego de un desarrollo vial que implicó la construcción de 5.000 kilómetros de vías férreas, de aeropuertos, vías así como de puertos marítimos y fluviales. Hoy todo eso quedó en un buen recuerdo y el hoy es oscuro porque hablamos de obsequios, de entregar lo que le costó al país en inversión y vidas humanas porque se construyó en medio de malaria y paludismo”.

A la fecha los ferrocarriles están en manos ajenas, están a las puertas de regalar Isagen, un excelente activo del sector eléctrico como pasó con los gasoductos en donde Colombia construyó para que otros facturen, precisó que si el desarrollo va a quedar en manos extranjeras pues lo ideal es que eso se transforme en desarrollo, inclusión y calidad de vida, aspectos que a los gobiernos les quedó muy grande porque dejaron una deuda social inmensa y una precariedad fiscal porque hubo endeudamiento quien sabe para qué, como si la plata del otrora seguro no hubiese sido suficiente pues hay pasivos no cancelados por más de 40 billones de pesos, que pasó con tanta deuda y con tan poco desarrollo, como diría la reina, averígüelo Vargas.

Visto 2891 veces