Sábado, 23 Abril 2016 07:25

Orinoquia, un trabajo de Fuerza Pública con todas las de la ley

Por
Orinoquia, un trabajo de Fuerza Pública con todas las de la ley Fotografo: David Medina

Vichada ha logrado despertar el interés de la inversión nacional e internacional y todo obedece a un juicioso trabajo de la fuerza pública que cumple labores de responsabilidad social.

El departamento del Vichada tiene una historia complicada en materia de orden público toda vez que a los gobiernos se les olvidó de vieja data que las antiguas intendencias y comisarias también conformaban el mapa y que allí la institucionalidad no se podía enajenar o perder por ausencia del estado. Una vez afianzado el problema con grupos armados, bandas criminales, narcotráfico y contrabando, le toco a la Fuerza Pública ponerle el pecho a la brisa y trabajar muy duro para poder garantizar soberanía, paz y tranquilidad en esas lejanas tierras.

Hoy hay un cambio significativo que redunda en progreso toda vez que la inversión ya está mirando la altillanura y todo parece indicar que la agroindustria quiere abrirse paso gracias a un escenario esperanzador que se logró por el trabajo arduo, juicioso y comprometido de la Armada Nacional, del Ejército, la Policía y la Fuerza Aérea.

Un papel protagónico cumple también la aerolínea Satena que enlaza la Colombia de costas, valles y cordilleras en dónde tienen asiento las grandes ciudades con la Colombia lejana de llanuras y selvas, en dónde apenas empieza a construirse futuro.

Este trabajo periodístico destaca el trabajo de hombres y mujeres llenos de valor y orgullo que portan un uniforme para propender por la institucionalidad y la garantía del cumplimiento a cabalidad de los derechos fundamentales consagrados en la Carta Política de esos colombianos que habitan en las zonas más alejadas.

Marandúa, muy buenas noticias

Uno de los sitios emblemáticos que tiene el Vichada es la base aérea de Marandúa la cual se construyó hace más de 30 años y de manera progresiva muestra que es una de las más importantes del país

El Coronel, Federico García Lozano, Comandante del Grupo Aéreo del Oriente, GAORI, le dijo a Diariolaeconomia.com que por fortuna hace 33 años, la Fuerza Aérea llegó al Vichada llevando progreso y abriendo todo un vademécum de oportunidades para los habitantes que en la época se reducían a comunidades indígenas y algunos colonos. Ya con el desarrollo de la base aérea de Marandúa muchos vieron opciones en la región y la población se incrementó, pero en todo el tiempo la Fuerza Aérea les dio la mano a los pobladores, brindándoles trabajo, oportunidades, desarrollo, estudio y ante todo seguridad.

El término Marandua que viene de un vocablo aborigen amazónico y que traduce espíritu que trae buenas noticias, le quedó muy bien puesto a la base por cuanto desde sus comienzos la región ha tenido mejores momentos y un avance en varias tareas económicas que hoy pintan de la mejor manera con los ecos que hay en el sentido de la llegada de la inversión extranjera y nacional. No menos importante es la expectativa de paz que hay al interior del gobierno y todo un entorno de sosiego que tanto bien le hace a la patria.

“Nosotros los militares trabajamos por la paz y es lo que a diario estamos haciendo, apoyamos desde luego al ejecutivo en la consecución de la tan anhelada paz por parte de los colombianos y una vez tengamos estos acuerdos dedicaremos todo el esfuerzo al desarrollo y al apoyo de nuestras comunidades”, declaró el Coronel García Lozano.

Frente al interés de muchas empresas por desarrollar agroindustria, el comandante del GAORI, expuso que justo el interés llega en momentos en que en el Vichada se consolidó la seguridad para que quienes tengan la forma de invertir lleguen a aprovechar tierras, capital humano y a propender por el desarrollo.

“En el Vichada pueden estar tranquilo porque las fuerzas militares estamos brindando y dando la sensación de seguridad que la gente y el inversionista merece”, expresó.

Llama la atención la familiaridad que hay entre las comunidades y la Fuerza Aérea, sin duda la institución se ve como la gran salvadora porque las aeronaves llegan a lugares inimaginables lo cual le ha permitido a este cuerpo salvar muchas vidas. Es por eso, asegura el Comandante, por la Fuerza Aérea tan solo existe gratitud porque sus hombres han llegado, han asistido y han traído sano y salvo a quien lo ha necesitado.

“Cada colombiano en el rincón que esté merece la atención del estado y nosotros como Fuerza, unidos a la Fuerza Naval del Oriente, a la Brigada 28, a la Policía Nacional, a la Gobernación y a las alcaldías hacemos un trabajo por cada uno de los habitantes del Vichada y la gente ve que somos un todo, que somos el estado el cual responde por cada ciudadano pues así como salva muchas vidas y da oportunidades también va tras de los que quieren hacer el mal y que quieren imponer su ley y el vicio del narcotráfico, igual persigue a quienes afectan la fauna y la flora, a quienes atentan contra los ríos y a quienes practican minería ilegal, para la gente de bien sin duda alguna somos una bendición”, precisó el oficial.

Los cazadores ilegales, esos que matan jaguares y otros animales en vía de extinción por unos cuantos pesos la están viendo complicada con las acciones del Grupo Aéreo del Oriente. En esta región es claro que la única práctica permitida es la pesca deportiva razón por la cual en temporada los ríos reciben turistas de todo el mundo y de diversas regiones del país.

Según el comandante el vichadense es un buen ser humano que vive con muy poco, al que le gusta el trabajo, pero el que vive en condiciones difíciles por los predios que cultiva, por las distancias que debe recorrer y porque finalmente hace patria con su importante labor en vista que convierte tierras complejas en prósperas, crían ganado, subsisten con lo que siembran. Para el oficial estas personas recias e incansables hacen que la tierra se valorice y hacen que valga la pena vivir en ella.

Destacó el dinamismo que han cobrado los proyectos productivos fruto de la unión y la asociatividad como se puede observar en las industrias del caucho, de la palma, el marañón y el cacao.

La situación que vivió Garcitas y la realidad de la Inspección hoy es motivo de admiración por parte del GAORI porque allí se pasó de la voluntad de los malos que impusieron su ley de miedo y de negocio fácil al retorno y al trabajo cooperado de gentes verticales muy al unísono con la institucionalidad. En todo esto fue vital la acción de la Fuerza Aérea en compañía de la Fuerza de Tarea, ARES y el Grupo Asesor del Comandante, GAC, llevaron un proyecto productivo que consiste en la operación como guías turísticos en el Parque Natural El Tuparro.

“Al principio la gente no creía, pero se fue convenciendo que la comunidad de Garcitas si podía atender de la mejor manera al turista del conocido parque, dándole buena atención, buena alimentación y facilitándole su estadía en la zona protegida en dónde se disfruta del mejor paisaje de sabana, selva y río. Esta ayuda también cubre a comunidades indígenas que vienen de Venezuela y agradecen el esfuerzo que hacen las Fuerzas Militares y las entidades del estado por atender cada punto en la lejanía del departamento”, apunto.

Finalmente en las más de 545.000 hectáreas del parque hay un reto grande y es luchar contra las mafias que quieren seguir sembrando hoja de coca apelando a la deforestación y afectación del medio ambiente. De manera permanente la Fuerza hace vuelos de inteligencia para contrarrestar el flagelo y desterrar a los bandidos.

La paz pide cacao

Como estuvimos en la tierra del espíritu de las buenas noticias obviamente nos trajimos una más y tiene que ver con la productividad agraria, puntualmente con las siembras de cacao.

El Coronel, Kerly Sánchez, Comandante de la Fuerza de Tarea ARES de la Fuerza Aérea Colombiana, reveló que tras unir voluntades y esfuerzos con la gobernación y con el resto de las Fuerzas Militares se logró afianzar el cultivo del cacao que tiene todo el futuro porque es un cacao certificado como producto Premium lo cual tiene muy alegres a todos los que han logrado este propósito incluido el ministerio de Defensa.

Actualmente Casa Luker es la empresa que se ha comprometido con los productores y ya fueron capacitados 24 cacaoteros del Vichada que la Fuerza Aérea transportó desde el municipio de Cumaribo a Manizales sede de la reconocida empresa.

Este logro es el fruto de unas sinergias entre cuerpos de la Fuerza Pública y los entes territoriales desde luego con el concurso de los productores que le han metido empuje y entusiasmo al tema.

Actualmente hay cultivadas con cacao más de 100 hectáreas y se pretende recolectar la gran cosecha en octubre, tiempo en el que se hará el lanzamiento de la cosecha pese a que ya fue posible comercializar la primera tonelada de este cacao que es el remplazo de los cultivos ilícitos.

El cultivo, explicó el oficial, se hace aún más atractivo porque el mercado prevé déficit del alimento en los próximos años escenario que le abre las puertas al cacao colombiano.

“La paz pide cacao y con estos proyectos las fuerzas militares le apostamos a la paz, el asunto no es adelantar única y exclusivamente acciones militares sino a impulsar iniciativas que conduzcan al desarrollo y por consiguiente a la paz”, afirmó el Comandante de la Fuerza de Tarea, ARES.

Agregó que la Fuerza Aérea está muy comprometida con el desarrollo y manifestó que si bien hay que combatir la inseguridad, está de presente que el progreso y las causas que lleven a la legalidad y al crecimiento económico habrá de manera inmediata una mano amiga en la Fuerza de Tarea.

Especificó que en Colombia los buenos son más y que el trabajo ilícito cansa motivo por el cual las personas que otrora se dedicaron a lo indebido hoy estén pidiendo oportunidades desde la tribuna de la legalidad.

Brigada 28 de Selva, con todo por la Orinoquia

El Coronel, Fabián Ricardo Vargas Sáenz, Comandante de la Brigada 28 de Selva indicó que su compañía adelanta operaciones contra lo ilegal en los departamentos de Vichada y Guainía mostrando inmejorables resultados durante 2014 y 2015, pero consolidando tareas y objetivos en 2016 afianzando así la seguridad en los dos departamentos.

En días pasados con ocasión de un Consejo de Seguridad en Puerto Inírida, la comunidad le expresó al Ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, su satisfacción por los menesteres de la Brigada que tienen a ese departamento totalmente recuperado. Lo propio ha pasado con los consejos adelantados con alcaldes y con la Gobernación del Vichada que da muestras que su tropa cumple de manera juiciosa con la misión constitucional.

Desde hace varios años el ejército se ha acercado a las comunidades indígenas y a la población civil de colonos para desarrollar proyectos productivos y adelantando jornadas de salud entre otras actividades de inclusión que hacen que el ejército se quede en el corazón de los colombianos.

De igual manera subrayó el voto de confianza en la Fuerza Pública y los deseos de muchas empresas por invertir en la altillanura.

“En días pasados nos visitó el señor embajador de China quien fue a la reforestadora la Paz en jurisdicción de Puerto Carreño, allí estuvo con 22 ciudadanos de ese país que miraron las tierras vichadenses en dónde podrían hacer una inversión para explotar tierras y así conseguir una concesión para construir una carretera para el departamento, entonces si hay deseos de invitar extranjeros, pero eso solo se logra garantizando seguridad y en eso estamos”, declaró el Coronel Vargas.

El oficial confió en nuevos derroteros para el departamento porque se vislumbra un encadenamiento entre empresarios nacionales con extranjeros y una importante oferta de empleo que jalonará por mayor ingreso la demanda de bienes y servicios.

Una tarea que ha desarrollado la Brigada 28 de Selva es el control al tráfico de especies animales o la cacería de panteras y otras castas amenazadas por los ilegales, ese oficio se ha endurecido entre otras cosas por la presencia en el Parque Natural El Tuparro.

Hoy este oficial amable y muy dado a la charla expresa que se encuentra tranquilo por el deber cumplido y por toda la articulación amigable con las comunidades y con los entes gubernamentales que confían plenamente en su Ejército el cual está presto 24 horas del día los siete días de la semana.

Fuerza Naval del Oriente, ojo avizor en los ríos

El Contralmirante, Gabriel Alfonso Pérez Garcés, Comandante de la Fuerza Naval del Oriente con sede en Puerto Carreño capital del Vichada aseguró que en la región hay un propósito común y es generarle oportunidades de trabajo a la comunidad. Aclaró que dentro de las tantas necesidades que hay el turismo es una opción favorable para muchas personas.
“La Armada Nacional y en general todas las fuerzas vivas del Vichada se unen en todos esos propósitos tratando de mostrar esa parte agradable, indómita, agreste y encantadora que tiene el Vichada con sus diferentes paisajes. Como parte de esta comunidad nosotros hacemos el esfuerzo por garantizar unas mejores condiciones de seguridad y de bienestar para pobladores así como para los turistas”, sostuvo el Comandante.

Explicó que dentro de los lineamientos de los planes que tienen las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, hay un gran componente armado y militar para garantizar seguridad, pero de igual manera hay un enorme dispositivo que se lleva muchísimos esfuerzos y es el de responsabilidad social porque se trabaja apoyando en todo a las comunidades.

Dijo que esa es una labor grata en pro de esa comunidad y de ese pueblo colombiano que es el más necesitado y a quien se debe la Fuerza Pública porque es por esos nacionales que se trabaja, se lucha y por quien se da la vida.

La Fuerza Naval del Oriente tiene responsabilidad en algo más de 3.500 kilómetros de ríos principales en seis departamentos de la Orinoquia colombiana. Esta Fuerza vigila en Arauca, Casanare, Meta, Guainía, Guaviare y Vichada. Del total de kilómetros vigilados, cerca de 1.200 kilómetros son ríos fronterizos y en esa franja de frontera hay presencia y responsabilidades que atender como Armada Nacional.

El Contralmirante, Gabriel Alfonso Pérez Garcés, Comandante de la Fuerza Naval del Oriente, aseveró que los factores de ilegalidad y de violencia que atiende la comandancia en su jurisdicción van desde el contrabando en todas sus modalidades que opera como industria criminal al servicio de la guerrilla hasta áreas sembradas de hoja de coca y la producción de cocaína. Allí hay también presencia de grupos armados organizados y tráfico de especies que es en resumen lo que se trata de erradicar o de eliminar.

“A decir verdad ese uno por ciento de gente mala y de gente no apropiada le hace mucha sombra a ese 99 por ciento de colombianos en la región que son personas de bien, trabajadoras, emprendedoras y luchadoras. No se puede esconder, tenemos esas amenazas, pero para eso estamos con toda la institucionalidad tratando de erradicar esos factores de violencia”, comentó.

La Armada mira la Orinoquia con otra óptica por ejemplo ve en Puerto Carreño un Puerto de características marítimas y asegura que esta ciudad puede ser la puerta de salida de todo el oriente colombiano hacia el océano Atlántico como punto de gravitación de todo el comercio y el desarrollo de la región. Según la Armada Nacional, Puerto Carreño no es la última esquina de Colombia sino el centro de la Orinoquia nacional que tiene la opción de abrir esta región al mundo sin necesidad de dar la vuelta por todo el país andino.

Al igual que en otros tiempos cuando el progreso ingresó por el río Orinoco, Vichada sigue siendo un departamento con grandes posibilidades de crecimiento y desarrollo, pero reconoció que falta un poco más de esfuerzo y de empuje para sacar adelante la región.

Sobre los grandes intereses que hay en invertir en la altillanura, adujo que los empresarios ven que esta zona del país se ha constituido en una despensa o reserva de gran potencial de alimentos para futuras generaciones.

“Colombia es de los pocos países que todavía mantiene áreas susceptibles de desarrollo hacia los temas de alimentación de la población mundial, otros países llegaron a los topes, pero nosotros tenemos aún muchísimas áreas que explotar con producción agrícola para abastecer al mundo y esa característica es de toda la Orinoquia”, dijo el Comandante.

Institucionalidad con todas las de la ley

La Policía Nacional es otra fuerza que presta un servicio fundamental en la seguridad y en el combate a las fuerzas ilegales del Vichada. La Policía Nacional en este departamento tiene jurisdicción sobre Puerto Carreño, Cumaribo, La Primavera y Santa Rosalía.

Cabe precisar que los primeros gendarmes llegaron en 1945 cuando el caserío era muy pequeño y servía de punto para el comercio de mercancías entre colombianos y venezolanos o para la búsqueda de un predio para la actividad ganadera. Con la muerte de Jorge Eliecer Gaitán en 1948, los gendarmes fueron trasladados quedando la zona a merced de los grupos armados. En octubre de 1959 regresa la Policía Nacional con 40 unidades de efectivos. La orden que dio la Dirección de Servicios Especializados en Bogotá fue reorganizar nuevamente el servicio de Policía en el caserío.

La Policía cuenta a la fecha con cuatro estaciones y tres subestaciones desde las cuales  ejerce una labor de vigilancia y control.

El comandante de la Policía Nacional en Vichada es el Coronel, Julián Caballero y tiene bajo su mando un grupo de profesionales y agentes comprometidos en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.

Con el lunes de recompensa, la Policía busca esclarecer investigaciones o hechos judiciales, también ofrece compensación a quienes denuncien sitios de almacenamiento de armas y de sustancias alucinógenas.

En Colombia y en el Vichada opera el programa DARE tal y como ocurre en 37 países y en 49 estados de la Unión Americana. Si bien el programa arrancó en los Ángeles (California) en 1983, fue implementado en Colombia en 1996 tras un convenio entre la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional con la fundación DARE Internacional. En sus inicios el plan solo se adelantó en los departamentos de Guajira, Cundinamarca y Vaupés.

Cabe precisar que DARE es un programa educativo de colaboración entre la Policía Nacional y diferentes centros educativos con el objeto de prevenir el uso y el abuso de drogas entre los jóvenes a quienes se les enseña a ser miembros productivos de su comunidad y dándoles todo tipo de información preventiva que le permita llevar una vida libre de drogas, alcoholismo y violencia.

De esta manera la Policía propende por mejorar las relaciones entre los jóvenes con su familia, el entorno social y las autoridades.

En el Vichada de igual manera la Policía se acerca a la comunidad y paralelo a la tarea de seguridad, la institución ofrece trabajos de responsabilidad social y trabajo comunitario.

Estas son las fuerzas del orden y la seguridad en el Vichada, vía aérea, acuática y terrestre siempre prestos a preservar la seguridad y a cuidar el patrimonio económico, social y ecológico de la Orinoquia.

Independiente de las armas, de los comandos especiales y de todo el movimiento logístico o castrense, tras esos rostros serios y cuerpos casi hechos de acero, hay gentes buenas dentro del uniforme totalmente dispuestas a dar la mano, a colaborar o a emprender labores de ayuda que den ejemplo, permitiendo que de estas regiones surjan mejores personas, totalmente proyectadas al progreso y al trabajo legal. La tarea busca todo rechazo por la violencia, los actos ilícitos y la conformación de bandas criminales que impongan regímenes de terror, ilícitos y violación de los Derechos Humanos.

En esas selvas, hay que decirlo, hay muy buenas personas, atendiendo el llamado comunitario, dictando clases a los niños, fundiéndose de calor y humedad en la espesura de la selva así como exponiendo vida y salud en unas regiones mal sanas y sin la calidad de vida de otras comarcas. Allá en la otra Colombia siguen firmes en aras de una mejor sociedad y apostándole a un país óptimo y sin exclusión los valientes y valiosos uniformados de la patria.

Visto 1010 veces