Sábado, 05 Octubre 2019 00:18

Calzado de Bucaramanga, creando marcas y buscando aliados

Por

La industria del cuero en Santander llegó a niveles tan superlativos que logró afianzar un sello y una marca región con denominación de origen. Como es sabido, muchos salieron por banca rota. La excelencia de Gloria Serrano.

Llegar a Bucaramanga es mucho más que un momento especial en la vida de cualquier ser humano, llegar por tierra luego de dejar el eje turístico del cañón del Chicamocha y de sentirse un privilegiado héroe al pasar el temerario y mítico paso de “Pescadero” deja una sensación espectacular más cuando la visión se encuentra con el paisaje único de Pie de Cuesta o de Girón, ni que decir de ese sublime momento de alcanzar las calles de la “ciudad bonita”.

Bucaramanga la “ciudad más próspera” de América Latina a criterio del Banco Mundial se erige sobre un costado de la cordillera oriental en cercanías de la fuente hídrica que decoró el entorno, del emblemático Rio de Oro. Muy seguramente punto de encuentro en tiempos precolombinos de guanes, chitareros y yariguíes, unas comunidades indígenas que habitaron el bello sitio en épocas lejanas.

La también conocida “Ciudad de los parques” tiene un sinnúmero de características que la hacen única y muy aparte de las demás capitales colombinas. Dicen los que saben que en Bucaramanga fue fabricado y se manufactura el mejor calzado, no solo de Colombia sino de América Latina. Esa fama fue bien ganada ya que quien visita la hermosa ciudad y no compra calzado, lamentablemente no pisó la ciudad.

En el sector calzado, cuero y marroquinería, Bucaramanga es vanguardista, maneja prestigio y lleva implícito en sus empresas un know how que la hace mucho más familiar para sus clientes los cuales están en Colombia, en la provincia y en el mundo.

Tristemente la grandeza de la industria del calzado en Bucaramanga se vio enturbiada por una serie de factores que van desde lo político hasta lo económico y el tema social. Las industrias, muchas, perdieron el mercado de Venezuela por esa transición política en el país vecino y como su fuera poco, los empresarios, no solo perdieron un mercado sino una inversión que comprometió capital de trabajo pues Venezuela no pagó unas deudas y dejó a muchos en una situación de insolvencia que finalmente sacó empresas de circulación.

La pérdida de Venezuela es bien compleja porque el último cheque del país patriota superó los 7.000 millones de dólares y al irse ese ingreso y un socio natural, sobrevino en la región una calamidad económica que fue acompañada por el contrabando originado en China y que sirvió como mecanismo de dumping, empujando economías ilícitas, lavado de activos y ungiéndole los santos oleos a una industria que trabajó muy fuerte y que inclusive en el ocaso supo de resiliencia y aguante.

Foto Gloria SerranoHoy la industria del calzado en Santander logró reinventarse y gracias al ingenio, la laboriosidad, la innovación, el talento y la fe, los empresarios que sobrevivieron a una coyuntura difícil que se rodeó de contracción en la demanda, apelaron a una estrategia basada en productividad y competitividad que les permitió resurgir gracias a esa reingeniería afortunada que los dejó vivos y recuperando mercado amén de los precios bajos y de unas ventas que se desplomaron y que hoy siguen por debajo del 50 o el 60 por ciento.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, la empresaria Paola Andrea Uribe Serrano, quien hace parte de la segunda generación de unos egregios fabricantes de calzado anotó que en los más de veinte años que lleva la fábrica familiar son muchas las situaciones que se han visto y que van desde ventas raquíticas, hasta competencia desleal y vicisitudes que fueron superadas con estoicismo y sin perder jamás ese derrotero de calidad y exclusividad que abrieron con un producto en cuero totalmente diferenciado.

La historia de la marca Gloria Serrano, un sello de confort, diseño y valor agregado, es posiblemente la misma de otras factorías de Bucaramanga, de Bogotá y su emblemático Restrepo, de Cali, Medellín y muchas otras capitales que vivieron el apogeo de una industria, pero que igual asistieron al ocaso injusto y doloroso de un sector que indexó riqueza, empleo y tejido social.

Cabe precisar que la fundadora de la marca, la respetabilísima Gloria Serrano, fue y sigue siendo una vendedora ejemplar, disciplinada, honesta y dueña de una tozudez afortunada que la llevó a escalar con méritos hasta sentarse impávida en esos cielos del éxito, en lo que se sonríe y se disfruta en tanto los músculos llegan al punto de distensión porque los años de trabajo y creatividad van acopiando trabajo y estrés por los entornos que se van manejando.

Esta empresa nació acompañada del amor y las ganas de hacer grandes cosas porque Gloria Serrano concibió su empresa con el acompañamiento de su esposo quien igual empujó el tren y fue participando en esa evolución empresarial que luego de ir y venir identificó potenciales y metas la cuales de manera inteligente reposaron sobre pilares de innovación, diseño y producto solo para gente exquisita y con un elevado sentido del buen gusto.

El calzado de Gloria Serrano trabaja con los mejores cueros del país y por ello hacen un filtro de proveedores para que finalmente sean los mejores que surtan a la empresa con unos insumos que permitan hacer un producto totalmente diferenciado y que le dé todo el gusto y la comodidad a las mujeres que quieren disfrutar unos buenos zapatos y no sufrirlos.

Dentro de las ofertas de valor añadido está la fabricación sobre medidas y la elaboración de productos personalizados en donde cada quien escoge el diseño y lo personaliza en una gama de materiales que surten el catálogo de la afamada empresa y que es sujeto a una renovación anual.

Foto Gloria SerranoEn el robusto portafolio de Gloria Serrano están los bolsos y carteras para dama, toda una iluminación de quienes saben de cuero y ofrecen las mejores creaciones a un público que temporada tras temporada espera los nuevos diseños, llenos de modernidad, color y diseño. No menos atractivos son los accesorios de la casa y los aretes de cuero, un lujo que las más bellas y ejecutivas se merecen porque igual son obras de arte para decorar rostros y acompañar atuendos y prendas abigarradas.

Un sector mal tratado

Al platicar sobre el sector del calzado en general, Paola Andrea Uribe Serrano, una empresaria y experta en comercio exterior comentó que sin duda alguna hay una realidad y es la dificultad de los artesanos y empresarios del cuero que ven como ingresa producto de bajo costo para competir de manera desleal, afectando los balances de las fábricas y afectando el empleo y el desarrollo que desprende de los procesos industriales.

Reveló que la crisis en las ventas y en devenir empresarial no es exclusivo del calzado sino de toda la manufactura porque si bien, hay graves problemas con el calzado, igual reportan dificultades sectores como confecciones y joyería que como muchos otros atraviesan por una situación muy difícil, todo explicado por una sobreoferta mundial de manufacturas que como China cuenta con beneficios competitivos como mano de obra de bajo costo y unos procesos automatizados lo cual les permite enfocarse en volumen o economías de escala, inundando los mercados con todo tipo de fabricación.

 

“Hay que decir verdades y nuestro sector se quedó un poco rezagado debido a no apostarle al cambio de consumidor que no es otra cosa que conectarse emocionalmente con los productos y por eso nos quedamos siendo fábricas de otras marcas que cuando no funcionan los empresarios se quedan estáticos. Nos quedamos un poco de esa evolución de pensar también como gremio, dejar a un costado los egos y pensar en marcas en la categoría que sea, sombrillas, consorcios y otros modelos que funcionan eficientemente en otros países que lograron cosas importantes”, declaró Paola Andrea Uribe Serrano.

 

Señaló que una particularidad de Santander es que cada empresario trata de sobrevivir como puede, acudiendo a sus estrategias, pero obviando la unión y la búsqueda de mercado en conjunto, aclarando que para explorar nuevos nichos de mercado hay que invertir. Consideró que todo lo que pasa hoy en la industria puede tomarse como un llamado a la parte institucional en el sentido que un sector vital como el manufacturero no se puede crecer con el concurso de un solo empleado puesto que la buena industria demanda diseñadores, cortadores, expertos en costura y en otros frentes, como quien dice que la industria es muy importante en la generación de empleo, pero hoy más que nunca las empresas necesitan oxígeno en el tanque y una ayuda para que puedan seguir creciendo, eso sí con los aportes sociales históricamente conocidos.

Una salvedad que hace Pola Andrea Uribe, es que Bucaramanga sigue teniendo ese goodwill y esa fama de buen calzado que no en vano por su calidad sirve de bautizo en centros de distribución en otras ciudades. Un tema es que el calzado bumangués es que es de muy buena calidad, pero económico, sin embargo hay fábricas de mucho prestigio y enorme oficio en manufactura que se han dedicado a maquilar para grandes marcas del país sustentando la tesis aquella que en materia de calidad los mejores se buscan.

Hoy Bucaramanga tiene más de 1.000 fábricas de calzado, un número inferior a las de hace veinte o treinta años, pero por los motivos expresados muchos prefirieron cerrar, cambiar de actividad económica y salvar un patrimonio que se veía muy comprometido con retos como la globalización que dio un primer golpe en Colombia con la apertura económica de 1991.

Para nadie es un secreto que para hacer viable un negocio como el de calzado se necesitan grandes montos de capital de trabajo por ser intensivo en la mano de obra y que por su naturaleza de permanente no se puede quedar ilíquido porque afecta automáticamente la operación.

 

“Estos son tiempos complicados, pero igual hay buenas oportunidades en este momento por la tecnología y otras herramientas, empero tenemos que avanzar en conjunto y caminar todos de la mano como empresas, como gremio y fomentando sinergias igual con el gobierno así como con las Cámaras de Comercio para incentivar y no parar porque detrás del calzado y las manufacturas hay una tradición muy bonita y lo mejor es que todavía hay quienes hacemos calzado hecho a mano, con calidad, con el mayor cuidado y manejando pieles. Hacer un calzado así con esas particularidades es algo especial que no se puede perder ni esfumar en estos tiempos”, dijo la experta.

 

Jimmy ChooAl ser un par de zapatos una inspiración y un buen producto lo ideal recalcó la muy idónea empresaria, es crear marcas para lo cual hay una serie de procesos que permiten alcanzar esa meta, pero sobre un trabajo exhaustivo de conocer al cliente, de analizar los mercados y ver los desarrollos porque lo que ha cambiado últimamente es el enfoque en el diseño en donde se perdió algo de relevancia, asunto que invita a mejorar muy apoyados en esa creación.

Un aspecto que hay que retomar en Santander es el clúster del calzado porque el que se tenía dejó de operar, en este momento tan solo funciona un núcleo de calzado en Floridablanca con el apoyo de la Alcaldía lo que muestra de lejos que hay muchos proyectos que necesitan retomarse porque los que existieron fueron archivados o metidos en el cuarto de San Alejo, otros que venían muy bien se quedaron en el intento.

Para crecer y marcar diferencias, dijo Uribe Serrano, hay que ser disruptivos y observar con toda la inquietud que se está haciendo por fuera de las latitudes domésticas y movilizar la industria y el producto hacia allá porque el mundo se está transformando.

“Vimos que por estos días la cadena de tiendas Forever cerró, uno de los retail más grandes del mundo y también pasó en Estados Unidos con Payless, es decir que aquí hay que prensa también la estrategia de mirar como legamos porque el e-comerse llegó y está cambiando los hábitos de consumo”, precisó Uribe.

Sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China , la empresaria que hay varios puntos para analizar porque de un lado podría venir una arremetida de producto China que ya no tiene mercado en Norteamérica lo cual no sería nada halagüeño, de igual forma hay unos líos adicionales con la tasa de cambio que le tiró un salvavidas a los exportadores, metiéndolos en las fiesta de fin de año, pero castigando importaciones que traen implícitas componentes importados y materias primas, entre ellas el cuero.

Todo ese entorno de devaluación encarecerá el producto terminado porque si bien Colombia produce cueros, no toda la oferta se queda en Colombia porque bien es sabido que mucho volumen es llevado a China, ese déficit, explicó, se suple con importaciones de Italia y España lo cual unidos a otros componentes llevan los precios al fabricante y al consumidor al alza.

Otro trabajo importante consiste en conquistar a las próximas generaciones porque de no hacerse o lograrse las empresas se quedan pues hay mucho por hacer, por innovar y por impulsar toda una revolución a nivel de moda en donde la gente básicamente lo que busca es el confort una tendencia muy visible en las grandes marcas como pasa con los zapatos tipo tenis. En ese sentido, el camino es duro, pero no imposible porque como bien dice Paola Andrea Uribe, a Colombia las tendencias le llegan y la atropellan, pero el asunto es que la industria no se ha dado a esa misión de imponer lo que muestra que falta mucho para aprovechar todo ese talento que le sobra a Colombia y que invita a desarrollar proyectos mucho más globales para posicionar marcas y estilos en lugar de sobrevivir produciendo unos cuantos pares.

Por fortuna para Colombia, su calzado es de gran aceptación en el mercado Latinoamericano y eso se ve en Centroamérica, pero aún con referentes como España, Portugal e Italia, hay exportaciones nacionales a esos destinos exóticos y supremamente exigentes. De todas maneras no todo es dicha ni triunfos pírricos ya que desde hace diez años y con la tasa de cambio y sus volatilidades, países como México y Brasil le tomaron a Colombia mucha ventaja porque sacaron adelante proyectos macro con el respaldo de sus gobiernos.

Un grave lío es que independiente de la oferta China, en Colombia es fácil ver fabricaciones de calzado de México o Brasil lo cual no es algo nuevo y todo porque los empresarios de esos países van lejos de la indusria colombiana que tiene que batallar con el mercado nacional y buscando estrategias para bajar costos y poder generara utilidades.

El tema es ir por el país y mirar al mundo con un liderazgo nacional porque cada quién por su lado y obviando las alianzas no permite que las metas realmente grandes se cumplan. El reto hoy es seguir adelante, inyectar recursos y poner producto porque no se puede permitir que siga cayendo una industria preponderante y generadora de mucho empleo, el país, aseguró, Uribe Serrano, no perdonaría que se le diera un entierro de quinta a una industria que tiene como eslogan la inclusión social y la dignidad salarial lo que implica mayor calidad de vida.

 

“Tenemos que hacer este perentorio llamado al gobierno porque necesitamos respaldo para fortalecer la marca región la denominación de origen o la marca país , pero no nos podemos quedar quietos viendo como el mundo corre, avanza y progresa mientras nosotros nos lamentamos mirando modelos ejemplares de crecimiento empresarial y puntualmente en este sector”, sostuvo la empresaria.

 

Insistió que al emplear masivamente trabajadores para la manufactura estos tendrán un ingreso que terminará llegando a los mercados y al pago de bienes y servicios, es decir que la economía pone los empleados, pero los artesanos del cuero y la cadena del calzado ponen dinero para mover una economía que necesita recuperar vigor y dinamismo. La empresaria apuntó que por todo ese efecto de retorno e irrigación de recursos para ponerle eficiencia a la economía, el gobierno debe mirar con más atención y consideración a los fabricantes del calzado.

A Paola Andrea Uribe Serrano, le genera optimismo la posibilidad que la era digital le abre a los sectores productivos porque solo así los productos de calidad pueden llegar a los mercados más importantes del mundo, a las ferias más exigentes por excelencia o llegar a la franja de celebridades lo cual se puede hacer sin ningún problema.

 

“Me produce nostalgia el hecho de no tener liderazgo sectorial y que por esa falta de ímpetu y arranque siga la debilidad y el sector siga cayendo aún más y este es un llamado de atención para fortalecernos y salir adelante, no podemos seguir con un letargo como si no pasara nada”, escribió la empresaria.

 

Datos tan importantes como que los cantantes del Gran Combo de Puerto Rico hayan comprado su calzado en el Restrepo en Bogotá, destacando la calidad y la exclusividad del producto es un referente que las cosas se pueden hacer y que cuando un producto se conoce, sale exitosamente al mercado y es adquirido por quienes pagan por lo mejor. Los casos de éxito a nivel marca son muchos y se puede hablar de sellos relevantes del empresario Mario Hernández, Nora Lozza, en Bucaramanga y otras marcas que están haciendo las cosas muy bien y están sirviendo de ejemplo y motivación para optimizar productos, mejorar procesos y dar los saltos de calidad en las grandes ligas del comercio.

Anotó que los empresarios de menor tamaño siguen pensando que se pueden hacer mejores cosas si hay apoyo y si hay unión para llegar a nuevos mercados.

El secreto de todo, reiteró Uribe Serrano, está en la diferenciación y por ello hay casos como China y otros de gama alta de Italia en vista que los detalles son bien distantes porque no es lo mismo hacer miles de zapatos sin saber para quienes van dirigidos que fabricar un producto lleno de arte, de esfuerzo y calidad que finalmente hace que la experiencia del comprador sea inmejorable y única. El tema, desde su punto de vista, no es producir por producir sino hacer todo lo posible por conquistar a los clientes.

En este almacén compran tres generaciones pues es usual ver a la abuela, a la mamá y a las hijas adquiriendo calzado de altísima calidad que por más de dos décadas ha hecho de los zapatos el máximo confort y la mejor experiencia en diseño, durabilidad e innovación. Muchas personas conservan zapatos del matrimonio o de ocasiones especiales, pero igual diseños que vuelven a pedir con otros colores o con accesorios.

De cara al cambio climático y a los riesgos ambientales, Uribe Serrano manifestó que ya es bueno replantear la manera de producir porque no es lo mismo hacer cantidades exorbitantes para llenar y generar inventario que hacer productos de calidad para segmentos muy especializados. A nivel de todos los sectores nos está llegando la conocida obsolescencia programada que es el corto ciclo de vida de un producto y eso haría que un gran diseño ganara terreno por objeto del deseo y el darse gusto.

El tema es cambiar el chip y las cosas que hay en la economía y en la humanidad están sujetas a su innovación y renovación lo cual hace que los seres que habitan el planeta se vayan adaptando a los cambios. El tema es aprender de las experiencias, de ver las dificultades y asimilar los cambios para mejorar los resultados. Hoy por ejemplo, destacó, hay que enfocarse en el cliente para darles lo que buscan y lo que quieren porque en moda quien manda es quien compra.

 

Foto Bucaramanga“La idea es que cuando los colombianos o quienes llegan a Colombia visiten Bucaramanga, salgan de shopping y aprovechen las grandes marcas de la región que como en el caso de Gloria Serrano, es una empresa con varios años en el mercado, ofreciendo diseños, materiales de óptima calidad y exclusividad para que las personas puedan personalizar y contar con un producto único. Aquí en la Calle 58 # 32-55 a unos metros del colegio La Presentación en el sector de cabecera estamos esperando a los turistas, a los compradores y a quienes buscan lo mejor en calzado porque somos una marca ganadora y de eso no tenemos la mínima duda, comprar en Bucaramanga es respaldar el talento nacional y hacer patria porque salvando empleos, aseguramos una mejor sociedad y un futuro esplendoroso”, concluyó.

 

La ciudad de Bucaramanga fue fundada el 22 de diciembre de 1622 y desde su creación ha tenido una característica que la hace muy particular, la creatividad y un talento puesto al servicio de la moda y los productos de mayor demanda por su calidad.

Al alzar vuelo, dejamos el aeropuerto internacional de Palonegro que presta sus servicios a Bucaramanga. Salimos del municipio de Lebrija en una rampa de velocidad que nos instaló en el aire y allá abajo estaba la muy bonita capital de Santander, la metrópoli pletórica de edificios, casas y condominios, toda una apuesta por clima y buen vivir, pero igual estaban taciturnas las fábricas como esperando que muy pronto suenen las cadenas, se abran los candados y rechinen los pasadores posiblemente oxidados para que resurja la industria toda y pueda darle a Santander esa opción única de tener los mejores productos, los que fabrican manos artesanas y creativas, manejadas por mentes de avanzada que tan solo buscan que lo mejor lo tenga la “Ciudad Bonita” para ponerlo al servicio de Colombia y de un mundo que cada vez quiere calidad, color, confort y sobretodo oportunidades para que muchos, gracias a la dinámica del sector real de la economía mejoren su manera de vivir.

 

Continuar leyendo: En El Restrepo, misa de réquiem por el sector calzado

Visto 1799 veces