Por primera vez la Federación Nacional de Cafeteros participa en la Filbo, y la presencia de la institución ha causado grata impresión entre los asistentes que salen enamorados de la grata caficultura.

Con el apoyo decidido del MinAgricultura, el ICA expidió la resolución para controlar el ingreso de café al país como la ilegalidad en el grano.

Los productores del grano, hoy en dificultades económicas, aseguran que los dineros dan oxígeno.

El precio de 54 dólares por libra fue alcanzado por el caficultor Wilton Renso Benítez, de Villamaría, Caldas. Buen registro en precio tubo también Diego Samuel Bermúdez.

En Moniquirá hay un grano de especial condición que es comercializado a nivel regional porque quienes impulsan su venta quieren que Colombia tomé café nacional, pero de verdad.

Los productores y analistas dicen que la coyuntura de precios podría extenderse por cinco años y dicen que como de costumbre, algo súbito puede pasar.

Los productores del grano enfrentan quizás la peor crisis de la historia y frente a su situación de deudas y quiebra, los anuncios del ejecutivo no son alentadores.

El Comité de Cafeteros del departamento dejó claro que los problemas del café deben ser resueltos por los mismos productores y no por agentes ajenos a la gremialidad.

En el Quindío la situación, al igual que en el resto del país es alarmante y preocupante. Los señores del café en Nueva York le apuntaron a la ruina cafetera y sin mucho esfuerzo lo están logrando.

Países productores de África, Asia y América Latina hacen un llamado a todos los actores de la cadena del café para actuar con celeridad y responsabilidad en la solución de la actual crisis cafetera internacional.

Este muy hermoso pueblo quindiano goza de un paisaje espectacular en donde hacen convergencia dos economías vitales, el turismo y el cultivo de café. Las dos son complementarias y demuestran que no solo de la bolsa vive el hombre.

Algunos productores dicen que sienten una presión sistemática de los especuladores por acabar con la caficultura en Colombia, pero valientes aseguran que lucharán por una actividad que tiene renta, si se quiere, historia y futuro.

Los productores aseguran que no es justo seguir de rodillas ante una industria que llena sus bolsillos de dólares mientras el caficultor se arruina y trata de sobrevivir con unas migajas.

En esta población del Huila la situación es tan difícil que muchos cafeteros han tenido que endeudarse con sus empleados para poder operar. Amén de las vicisitudes los productores aseguran que su trabajo no será en vano.

Los productores del grano siguen angustiados porque están produciendo café a pérdida y aseguran que ya se les está olvidando qué es una buena y justa rentabilidad.

Los caficultores le apuestan a un 2019 lleno de logros, con mejores precios y con una calidad que permita seguir marcando la pauta en el mercado internacional.

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia hizo un llamado a los productores para que legalicen sus predios a la mayor brevedad y eviten con ello problemas de titulación.

Los productores de café de esta región del país volvieron con entusiasmo a una caficultura que se vio mermada por líos económicos, fitosanitarios y desde luego por la violencia.

El sector rural en su conjunto tendrá una línea de crédito subsidiado a una tasa de DTF +1/-1, que calificó el funcionario como la más barata en el mercado.

Las noticias que llegan de Vietnam y los reportes de daño por roya hacen prever que viene algo grande en el frente fitosanitario que invita a tener las alertas encendidas.

Página 3 de 8