Sábado, 24 Julio 2021 01:11

Soca, una espectacular familia del café con producto en China

Por

La empresa huilense inició un sugestivo plan de expansión que incluyó el exigente mercado de Bogotá, en donde la aceptación fue total. El aumento en el consumo es posible con este tipo de café.

Al caminar por las antiguas y fantasmales calles del sector de San Diego en Bogotá, otrora una zona limítrofe con el desarrollo de la naciente capital y punto llamativo para la comunidad franciscana que decidió en 1606 elevar la hermosa iglesia Recoleta en predios de la Quinta de Burburata, hay un atractivo con aroma de café del que por fortuna nos ocuparemos. En ese tiempo de montañas y rocas con recientes ecos muiscas, la nueva obra llevó a darle vida a dos caminos que facilitaban el ingreso por el costado norte a la naciente metrópoli. Los pasajes reales divididos jamás perdieron vigencia y son la carrera trece, el camino bajo y la carrera séptima, el camino alto.

En tiempos de la colonia, San Diego adquirió toda la importancia, la que jamás perdió, porque fue espacio obligado para las peregrinaciones y las cabalgatas. Después de unos cuantos siglos, San Diego y su vecino el Centro Internacional, albergan dos sitios ideales para tomar café al sabor de la historia y del trabajo de una caficultura siempre protagonista, vanguardista y literalmente especial.

En un costado del Hotel Tequendama sobre la famosa séptima está la enorme y bella sede de Café Soca. El sitio es sumamente acogedor, a tal punto que mientras se percibe el aroma del bebestible que está por llegar, es posible viajar en el tiempo hasta 1953, año en el que fue puesto al servicio el gran emporio construido en predios del claustro de San Diego, sitio en donde sus fundadores tenían apartado un espacio para un rinconcito placentero y hospitalario del Huila.

Esta historia de café y comercio de valor agregado en taza, empezó en el año 2005 cuando los fundadores de la empresa Café Soca pusieron en funcionamiento un establecimiento en el centro comercial San Pedro, ubicado en la ciudad de Neiva. Las tiendas especializadas fueron la gran apuesta porque se trataba de ofrecer al público un café Premium tipo exportación. Los resultados fueron inmediatos y con ellos un plan de expansión bastante audaz.

Actualmente el departamento del Huila que siembra cafetos desde 1870, es líder en producción de café, pero más allá de la productividad, se destaca la calidad de un grano lleno de fragancia, sabor y notas, particularidades que lo ubican fácilmente en los más estrictos mercados del mundo.

 

Yenny Cubillos

 

En charla con Diariolaeconomia.com, la Gerente Comercial de Café Soca, Yenny Cubillos, afirmó que la marca huilense trabaja con más 84.000 familias caficulturas, lo cual permite una actividad matizada por la inclusión y la construcción de tejido social ya que hay laboriosidad con los productores desde la siembra de las matas hasta la exportación del bebestible o la llegada a las tiendas.

Dijo que la casa matriz de Soca se llama Coffee Export fundada por la familia Valencia en 1998 en momentos en los que el afamado apellido invirtió en el centro de trilla Mercedes y el centro de acopio que llevó el mencionado nombre. La entrega y el compromiso con la calidad fueron tan determinantes que la marca se consolidó como un punto de referencia para la comercialización de cafés de gama alta.

 

“Coffee Export es el quinto exportador de café en verde más importante en Colombia, es decir vende grano no tostado, totalmente diferente, de aroma más intenso y sabor ligeramente amargo frente al café negro. En esa actividad la empresa lleva 30 años de oficio, pero Soca como marca y comercializadora de café preparado y manejo de tiendas, lleva 15 años en donde la experiencia resultó más que sorprendente porque la gente sí quiere tomar café colombiano, pero del bueno, del que siembra el caficultor de la tierra”, expuso Yenny Cubillos.

 

Actualmente la marca tiene 11 tiendas, ocho en el Huila y tres en Bogotá, unos sitios especialmente cómodos, con una visual agradable y un producto que instala al consumidor en el verdadero mundo del café suave.

Soca tiene claro que la meta es seguir creciendo y por ello dentro de su plan de expansión sigue siendo Bogotá el destino a fortalecer puesto que a las tiendas del Centro Internacional se sumaría una en el norte de la capital.

 

 

Teniendo muy claro que Soca es una ventana del Huila hacia toda Colombia, las tiendas ofrecen toda la oferta gastronómica del departamento y es así como se puede acceder a las deliciosas achiras, al rico quesillo, al granizado de chulupa y a un café de elevada calidad y cien por ciento huilense, tostado y con denominación de origen protegida, Huila.

Actualmente, expuso Cubillos, esta región del sur del país, la de los bambucos, rajaleñas, sanjuanero y fiestas de San Pedro, es la que ofrece la mayor diversidad de cafés diferenciados, a tal punto que en el tema de exportación Huila es el sitio con mejores cafés de especialidad, todo soportado con unos elevados puntajes en taza. La provincia opita, indicó, ofrece cafés exóticos y diversas calidades al paladar.

En opinión de la Gerente Comercial de Soca, hay una percepción país que debe cambiar, pues la gente cree que el café es un producto barato, lo cual no es así porque un café especial, debidamente cosechado, beneficiado, tratado y tostado tiene unos valores que no apuntan exclusivamente al factor económico sino con el frente social, habida cuenta que las más de 84.000 familias demandan atención y la compra de un café de grandes atributos.

Vale precisar que Soca es el Huila en una taza puesto que los cafés que comercializa la marca son canalizados en todo el departamento, una cualidad en oferta de propiedad en la bebida pues cuando el norte de la provincia no tiene grano, Soca busca suministro en el sur y viceversa, es decir unas compras que cubren la caficultura departamental en las dos mitacas.

Bueno es aclarar que el café es absorbido sin ningún tipo de exigencia, salvo buenas prácticas agrícolas y cuidados ambientales, paso seguido viene una selección en la trilladora que decide que café tiene como destino la exportación y cuál va a manera de valor agregado para las tiendas.

 

 

Según comentó Cubillos, Soca maneja diversidad en grano, pero reconoció que se destaca el café Premium y la línea Valcafe que viene en dos presentaciones Tipo Excelso y Tradicional.

Soca que nació como marca en 2005 ha escrito una historia afable sobre la base de la expansión, pero fundamentalmente en la calidad del café y en optimizar todo el tema de experiencia en las tiendas. Según la Gerente Comercial, Soca es una marca joven con toda la experiencia del mundo, porque cada día se trabaja en características, atributos y producto expresado en un café lleno de aroma y marcado por un gran sabor.

Hoy el equipo de Soca está conformado por Claudia Valencia, Gerente Financiera y socia de la marca, igual Albert Valencia, el diestro tostador de la familia y responsable del excelente sabor de un café con sello huilense, todo un experto en definir los perfiles de taza, y Maritza Valencia, cofundadora, todos unos versados en el mundo del café, el mismo que quieren llevar a los sentidos como la más grata experiencia, un contexto de sabores, aromas y atributos de un café honesto, fresco y balanceado.

El café Soca deleita por su pluralidad y gracias a ello es fácil disfrutar de un sabor afrutado, cítrico, floral y de tostión perfecta. La empresa es consciente que extrae la mejor materia prima en café de las montañas del Huila, famosas por otorgar unas condiciones únicas al grano, debido a unos suelos volcánicos, biodiversidad y generosos recursos hídricos.

Gracias a Soca el café es toda una experiencia en la que el consumidor se enamora del Huila, entendiendo el por qué la región produce los cafés colombianos con mejor aceptación y posicionamiento en los mercados nacionales e internacionales.

 

Café colombiano, un lujo que se merece el país

 

 

Un punto que lamenta la Gerente Comercial de Soca es que, en la tierra por excelencia del buen café, la gente no tome la bebida, no disfrute lo que muchos tienen en sus fincas y dejen de lado toda una cultura cafetera y de consumo.

 

“Yo creo que en Colombia hay que darle mayor visibilidad al café y por suerte tenemos el mejor café del mundo, pero lamentablemente el colombiano no lo consume. En nuestras tiendas manejamos el tema de experiencia para enseñarles a los clientes cuál es la diferencia entre tomar un bebestible comercial y uno de la franja especialidad, igual a que comprendan porque un café diferenciado es un poco más costoso, teniendo en cuenta que no se trata de un gasto sino de una inversión al buen gusto y a eso que los colombianos tienen derecho, una buena taza de café”, aseveró Yenny Cubillos.

 

Cuestionó el engaño del que son víctimas los consumidores porque hay marcas de café en el mercado local, que al pasar por producto colombiano, venden pasillas y cafés de regular calidad de otros países, todo un artificio. Manifestó que esas mezclas que ofrecen en muchos supermercados deberían manejar orígenes y toda la información del grano que comercializan, pero no ofrecer un café que NO es cosechado en Colombia.

Al no saber mucho de café y calidades, el consumidor compra cualquier cantidad de marcas, es decir les pasan gato por liebre y no se da cuenta, un tema que debe meterse en cintura porque hay de por medio engaño y unas faltas graves que pueden terminar con castigos por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, entidad que pone su ojo avizor en todos los productos que llegan a los hogares.

 

 

En Colombia, reveló la barista de Soca Jennifer Bautista, el 70 por ciento del café que se consume no es colombiano y por ello Soca desarrolló diversas estrategias para ofrecer café nacional, de buena calidad y asequible al presupuesto de los colombianos. La marca, señaló, tiene en el comercio cinco perfiles de café diseñados para distintos consumidores, pues la idea es llegar al público con alternativas que van desde el café especial hasta unos granos comerciales representados en una línea básica de Valcafe, de muy buenas características.

La pandemia obligó a dar saltos en productividad y competitividad en todos los sectores y el café no fue ajeno a esa progresión, Café Soca se decidió por un café tradicional, pero igual por otra línea, excelso.

El precio de un café tradicional es de 9.500 pesos en las tiendas y con ello la marca busca que la gente tome buen café, eso sí cien por ciento colombiano, sin engaños ni mentiras. Valcafe es por ello la mejor opción para quien gusta del café cotidiano, un grano cosechado en las fértiles montañas del Huila.

Un café de especialidad expresó Bautista, es un producto de muy alta calidad entendiendo, que el café como tal cuenta con más de 1.400 componentes organolépticos, todo un trabajo y una dificultad para extraer taza, luego lo que busca la marca, ratificó, es llegar a muchas familias que no pueden acudir a los amables sitios de buen café con un producto totalmente colombiano y de bajo costo.

Jennifer es una mujer que ama el café porque sabe que se trata de una cadena y de un proceso que empieza con las siembras, las cosechas, el beneficio, y todo un andamiaje de valor añadido que va sumando rentabilidad e ingreso para las familias cafeteras que hoy celebran los buenos precios.

Por sus conocimientos y apego al cultivo nacional por excelencia, Jennifer Bautista, es una permanente estudiosa del café y sus diferentes maneras de consumo, no para de aprender, experimentar y poner el mejor café en la mesa de quienes buscan exclusividad en taza.

A criterio de Cubillos, las marcas deben aclarar que el café no es colombiano, comprometerse con la trazabilidad del producto que importan y decir verdades porque no consideran justo que pasen grano importado de mala calidad por el cultivado en las montañas colombianas. La gente, insistió, compra café pensando que apoya al caficultor nacional, pero termina colando café foráneo de cuestionable calidad.

 

 

Un asunto que está llamado a desarrollarse es el de la cultura cafetera, un plan que permita saber de café, arraigar el cultivo como un patrimonio y hacer de la bebida colombiana una insignia adicional, un símbolo que invoque respeto, fidelización y preferencia por el producto país.

 

Soca llegó a China y cautivó

Soca tiene como característica la dinámica y exploración de mercados, razón por la que logró poner producto en China. Se trata de café tostado, un mercado muy diferente al café en verde, pero expuso que cuando una persona compra vino no adquiere uva sino valor agregado.

El café gustó mucho en China y si bien no dejarán la milenaria costumbre de beber té, ya están abriéndole espacio a unos cafés de especialidad y como dice Yenny Cubillos, qué mejor opción que los granos colombianos.

 

“Le estamos apuntando a la venta de café tostado a nivel internacional, ya embarcamos a China y seguramente vendrán nuevos negocios y otros clientes en el globo porque hay calidad, producto y gourmet. Estamos mirando a Francia, Estados Unidos y países de Suramérica, algunos del vecindario”, afirmó Cubillos.

 

Cabe anotar que, en 2019, Soca ingresó a las grandes ligas del café al ganar con sobrados méritos la medalla de plata a la calidad en la categoría de bebidas, reconocimiento concedido por el Instituto Internacional de Calidad Monde Selection.

Este premio sustenta más de 30 años de trabajo y el cúmulo de experiencia y recorrido, igual un marcado liderazgo en la región y el país, pues está dentro de las firmas que lideran la exportación de café verde a una docena de países en el planeta, muchos de ellos de Asia, Norteamérica y Europa.

 

 

La marca siguió optimizando producto y fue así como en 2020, Soca se hizo a la medalla de oro Monde Selection de Bélgica, todo un logro olímpico en el competido escenario del café, a tal punto que el nuevo triunfó dice que los cafés del Huila y básicamente los de Soca están en un muy buen rango a nivel mundial.

El Huila tiene embajada en Bogotá, no hay duda, se trata de Café Soca, el departamento en una taza que ofrece diversidad, cultura, paisaje y la mejor experiencia en fragancia y sabor.

De esta manera, con producto, experiencia y calidad llegó el café huilense Soca a las tierras de Bacatá, el nombre indígena que significa campo de labranza, un motivo ancestral y precolombino que le da la bienvenida a un producto estelar y noble, el café, el que sabe mucho mejor en las tiendas Soca, la experiencia en taza para disfrutar del Huila y Bogotá, un bebestible 2.600 metros más especial.

Visto 2965 veces