Miércoles, 30 Noviembre 2022 19:14

Caficultores replantean abandonar disciplina de la bolsa neoyorquina

Por

En el preámbulo del 90 Congreso Nacional de Cafeteros el gremio estimó que la cosecha de 2022 estaría por debajo de los 12 millones de sacos.

Los cafeteros colombianos agrupados en la Federación Nacional de Cafeteros afirmaron que pese a que la actividad quedará en un lugar muy destacado al cierre de 2022 por los indicadores registrados entre los que se cuenta una cosecha superior a 14.5 billones de pesos, la cifra en producción nos es halagüeña, toda vez que se espera una cosecha para 2022 inferior a los 12 millones de sacos.

El Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Roberto Vélez Vallejo anotó que un hecho cierto es que el mundo no está nadando en cafés suaves lavados por todos los inconvenientes en Centroamérica y en el entorno local por el exceso de lluvias.

Aseveró que hay dos temas en los que hay que reflexionar profundamente por lo que pueda venirse hacia futuro pues desde el momento en que se permitió que el café de Brasil lavado y semi-lavado, pudiera entrar y ser entregable contra la bolsa de Nueva york, en concepto del dirigente cafetero, ese mercado se convirtió en un referente del café brasilero y no de los cafés suaves. Algo que debe tener la industria y el sector primario en la cabeza porque puede llegar el momento en que la bolsa baje, pero no necesariamente por una abundancia de café suave sino por exceso de grano en Brasil.

 

“Ese será el momento y lo digo hoy aquí, nosotros ante esas circunstancias tendremos que tomar una decisión, recurrir o adoptar un precio fijo y no vendemos café por debajo de ese valor, independientemente de los niveles de la bolsa. Estamos muy cerca de empezar a contemplar ese escenario porque el mercado de Nueva York cayó de 2,40 dólares, en donde estuvo, a los niveles actuales de 1,70 dólares, es decir 70 centavos menos de bolsa, una cifra que se descolgó a la par con los diferenciales, todo de cuenta esa mayor percepción de café brasilero. Es necesario estar al tanto de qué puede pasar y claro la industria buscará cada vez cafés más baratos y no se puede equivocar en eso, advirtiendo que existen unas procesadoras o transformadoras comprometidas con el tema de calidad, pero también una gran cantidad pretendiendo adquirir grano de bajo precio”, recalcó Vélez Vallejo.

 

 

 

Expresó que en un mundo con las inflaciones que se tienen, el tostador o el industrial para no tener que subir su precio, se dedica a comprar materia prima más barata.

Subrayó que reto es enorme porque el mundo puede poner la caficultura colombiana en un lugar complicado, pero hay un salvavidas y es la calidad del café colombiano.

En medio de un invierno que supera los 29 meses, haciendo del clima uno de los grandes retos en donde la lectura del promedio mensual de lluvias es más alta que el promedio histórico, un fenómeno de la niña que ha impactado duramente la caficultura, llevando a dar un paso atrás por la caída en la producción lo que incluye la postergación de la renovación cafetera, perentoria para rejuvenecer los cafetos y optimizar la calidad del grano colombiano.

En opinión del directivo, el país y el café en general, están cerrando un ciclo de precios altos, sin desconocer que van cinco años en los cuales el grano ha estado a precios remunerativos para el productor, sin duda el lustro de mejores precios desde que se rompió el acuerdo internacional del café en 1989, una situación que invita a que los productores se preparen y sigan con todo arrojo hacia adelante.

 

“Es muy difícil estimar caídas y subidas de precios, no me atrevería a decirlo, lo que resulta claro es la recuperación de la caficultura de Brasil, sus plantaciones de café y con ello el mercado internacional respira de una manera distinta. Venimos de un déficit de casi siete millones de sacos en materia de balance de oferta y demanda mundial a un superávit que muy seguramente producirá la próxima recolecta brasilera en donde los estimativos apuntan a 55 y 65 millones de sacos”, expuso el señor Vélez Vallejo.

 

Anotó que es claro que la en la caída de la productividad en Brasil lo cual suma dos heladas y una sequía, llevó a cabo una renovación por arriba de las 400.000 hectáreas que entran a producir café entre 2023 y 2024, es decir que mayores cosechas en Brasil están asociadas con precios más bajos.

Para el capítulo Colombia Vélez indicó que, en medio de los programas de renovación de cafetales en Colombia, se reporta un atraso ya que no se ha podido llegar al 10 por ciento anual, meta trazada por la institucionalidad cafetera con el fin de mantener los niveles actuales de producción mas no para incrementar las cifras en ese frente.
Parta este año la Federación espera llegar a las 60.000 hectáreas, un año completo de atraso sumando tarea pendiente, algo realmente preocupante porque refleja la falta de recursos yal y como aconteció con gobierno anterior que no desembolsó recursos importantes para innovación de plantaciones.

Explicó que parte del aplazamiento en renovación obedece igualmente a los altos precios ya que los cafeteros le dieron un compás de espera al relevó de matas que siguen muy productivas y representando ganancias estimables en el momento actual.

En línea con el ministro de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Ocampo, y frente a los incumplimientos con los cafés a futuro, Vélez Vallejo anotó que se requiere un repensar del gobierno corporativo o de la gobernanza de las cooperativas cafeteras y de todo tipo en todo el territorio nacional para que haya mayor armonía entre los órganos de mando, las gerencias y la Superintendencia de Economía Solidaria.

 

 

Reconoció que si bien se les dio un plazo a productores y cooperativas para que entreguen las cuotas de café pactado, buena parte de lo sucedido es producto de la debilidad en las gobernanzas de las cooperativas, un asunto que obliga a fortalecer esos poderes y prácticas administrativas que deben llevar implícitos principios corporativos.

El dirigente recordó que a la fecha están suspendidas las compras y las mismas ventas de café hacia futuro porque desde el gobierno anterior el otrora ministro de Hacienda José Manuel Restrepo, frenó las operaciones citadas, dejando las operaciones hasta tanto no hubiese alguien que tomara el riesgo de contraparte, sugerencia que incluyó una póliza para paliar los incumplimientos y blindar al Fondo Nacional del Café.

 

Agricultura tendría modelo cafetero de eficiencia y rentabilidad

Los caficultores dejaron muy en claro que no quieren pedir sino dar y en ese sentido el gremio cafetero indicó que tienen toda la voluntad de dar y ofrecer. Así las cosas, Vélez Vallejo precisó que la FNC pondrá su modelo económico y productivo al servicio de la agricultura, es decir ofrecer a los campesinos y empresarios del agro, la capacidad institucional con el fin de implementar su esquema en explotaciones pequeñas y de todo tipo para potenciar un verdadero desarrollo rural.

Sobre el tema, afirmó que los cafeteros tienen un modelo asociativo exitoso que perfectamente puede darle una mano al agro colombiano ya que no se puede obviar que hay más 295.000 productores con menos de una hectárea de café y 330.000 cafeteros que hoy reciben por lo menos un subsidio del Gobierno, es decir un sector pobre, pero en un gremio asociado que sabe lo que está haciendo y que tiene una institucionalidad para crear mecanismos de defensa a futuro.

 

“La Federación siempre será un referente, lo que hemos hecho se puede mejorar, pero creo que hasta hoy llevamos 95 años de hacer las cosas de manera correcta”, concluyó el Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros.

 

Los productores ven con buenos ojos ver la eventual compra de monómeros por parte del Gobierno porque ello abaratará el precio de los fertilizantes, empero saben y son conscientes que se trata de un proyecto a mediano plazo.
Finalmente, un incremento salarial del 20 por ciento, analizan, es muy duro porque la mano de obra representa el 65 por ciento del costo de producció0n de café, un incremento sustancial que sería complejo al sumar el resto de componentes de la caficultura.

Muy a pesar del invierno y sus impactos en la producción cafetera, la FNC destacó el trabajo de comités y caficultores de Huila, Cauca y Nariño que mantienen el nivel de obtención.

Visto 529 veces