Sábado, 07 Enero 2023 05:58

Café colombiano tras el sueño americano, prometedores cultivos en Florida

Por
Café colombiano tras el sueño americano, prometedores cultivos en Florida arabica-2-Imagen-de-Phu-Nguyen-en-Pixabay

Después de usar ocho cepas, una resultó altamente resistente y podría ser la variedad novedosa que ya está en la mira del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Sembrar café en Estados Unidos no es novedad, pero hacerlo en el estado de Florida es aparte de retador y complejo, una apuesta inteligente y necesaria ya que, con la escasez de cafés suaves para mezcla, el de Florida, si reúne los requisitos en taza, sería un tremendo hit ya que resultaría una cepa colombiana adaptada al complejo clima de esa región en donde los suelos son apropiados para la agricultura.

La historia nos dice que Estados Unidos siembra Café en Hawái desde hace más de 100 años, en donde crece el grano kona que a su vez tiene dos variedades de café, Fancy de dos granos por cereza y el Peaberry con un grano por cereza más comúnmente llamado caracolillo. El kona, dicen los expertos, es un café de muy buen aroma, con notas dulces y suaves, muy para paladares exigentes característica que lo ha hecho comercialmente exitoso.

En California la siembra lleva diez años aproximadamente y fue iniciativa del grupo empresarial Frinj Coffee que astutamente articuló productores que lograron sembrar y producir en unas colinas próximas a Santa Bárbara, un café en altos volúmenes, se trata de un lugar con aceptable cantidad de lluvias y un frio estimable entre noviembre y abril, unas condiciones que hacen prever siembras de gran tamaño y alta productividad.

La competencia empieza a hacerse cada vez más fuerte, los americanos quieren tomar café de origen gringo y por eso California pinta como la nueva opción para el mercado del grano habida cuenta que aproximadamente 40 fincas están debutando en la producción cafetera en donde suman unas 15 variedades de café arábica, principalmente de Typica, una de las de mejor atributo en taza, otra buena señal se está dando con grano tipo Geisha, de alta demanda en la franja de bebestibles diferenciados.

 

 

El tema va en serio, California sería la nueva meca del café y productores históricos como Brasil y Colombia tendrían un contendor bastante fuerte, ello si se tiene en cuenta la tradición agrícola de California y la influencia de cafés híbridos que han llegado desde Centroamérica.

Ahora aparece Florida como la nueva opción en donde un experimento de emprendedores colombianos empezó a tomar forma y permitiría utilizar suelos de muy buenas condiciones para el cultivo de café suave, como quien dice, Estados Unidos está abriéndose paso en siembras continentales de grano tipo arábica, una competencia que paulatinamente viene consolidándose.

Auscultar opciones de grano suave o arábica no es descabellado, la obtención de café viene mermando por los flagelos atmosféricos, muestra de ello es que la producción de café en Colombia para el año civil llegó a 11,1 millones de sacos de 60 kilogramos, un 12,6 por ciento menos aproximadamente a los 12,6 millones de sacos de la vigencia 2021.

La tendencia a la baja sigue, no hay mucha ilusión en los caficultores porque retornaron con fuerza las lluvias y ello podría parrandearse la floración y por consiguiente la cosecha, de hecho, ya hay un mal antecedente para el primer semestre por la excesiva pluviometría. Este 2022 fue relativamente malo en volumen, un raquítico 12 por ciento menos a la variación de 2021, por fortuna récord en precio, pues ayudaron factores como cotización en bolsa y tasa de cambio.

El tema no es fácil, las exportaciones cayeron en 2022 ocho por ciento lo que explica que el país despachó algo más de 11,4 millones de sacos de 60 kilos. Las cuentas de cobro de los chaparrones que cayeron sobre las zonas cafeteras, no se hicieron esperar porque en lo corrido del año cafetero, es decir, octubre-diciembre, la producción superó los 2,9 millones de sacos, lamentablemente, 17 por ciento menos versus los más de 3,5 millones de sacos recolectados en el periodo anterior.

 

 

Dentro de los cálculos, no nos cansaremos de acentuarlo, el precio del café suave seguirá en valores aceptables porque se desplomó la cosecha en Colombia, el mayor productor mundial de arábigo suave lavado, los cultivos en Centroamérica no despegan y el grano para mezcla escasea, un factor que pesará a la hora de calcular precios puesto que, apelando a la ley de la oferta y la demanda, habrá que remunerar bien el poco café que hay en oferta.

El empresario colombiano y CEO de Coffee Group Services Corp, Oscar Andrés Neira Quintero, conocido por su empuje y liderazgo frente al Gremio Nacional de Jóvenes Cafeteros, le dijo a Diariolaeconomia.com, que el experimento que inició hace algo más de año y medio ya empieza a hacerse realidad, ya que las primeras matas o cafetos afortunadamente muestran fruto y se alistan para la primera cosecha. El tema es tan relevante que inclusive hay servicio de extensión de la Universidad de Florida y la atención del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Aparte de las entidades estatales, comentó Neira, hay muchas personas interesadas en el tema cafetero que empieza a hacerse realidad en el emblemático Estado Soleado en el que el Gobierno estadounidense adelantará posiblemente investigaciones para establecer si a 2028 es factible tener cultivos a gran escala de café, todo gracias a la tecnología y atendiendo los desafíos del cambio climático.

Este colombiano que lleva meses probando variedades logró contactarse con las autoridades agrícolas americanas, ello gracias a que después de explorar y explorar encontró en una de las cepas tremendo potencial puesto que va muy bien con los suelos floridanos.

Los cultivos experimentales están ubicados en Florida Central, muy cerca a Orlando, lugar en el que fueron probadas las diferentes variedades de café colombiano, unas cepas que fueron sembradas y rigurosamente observadas para conocer en detalle su comportamiento y adaptabilidad, allí llegó el empresario con Castillo, Borbón, Tabi, Variedad Colombia y otras que fueron puestas a prueba, en el seguimiento unos varietales reportaron mejor comportamiento que otros y de esa manera fue notándose un trabajo que está llegando a buen puerto ya que la semilla y la calidad de ese café afloró y mostró unas cerezas de espectacular condición en mata.

Por lo visto y todo el trabajo que demandó observar al detalle cada variedad quedó claro que una de las ocho dará buen rendimiento en Florida, ya con la genética ganadora hay trabajo y muchísima expectativa por las intenciones del gobierno de hacer expansión cafetera continental en zonas promisorias puesto que la inestabilidad climática, como acontece con todo gran problema, brinda oportunidades.

 

 

Dijo que el café es una bebida con enorme consumo en Estados Unidos, al parecer, aseveró el experto, el más grande por cuanto a diario se sirven en distintos establecimientos 450 millones de tazas, una realidad que invita a promover la ingesta de granos norteamericanos, razón por la cual el ejecutivo sigue moviendo sus fichas, sabe que hay una oportunidad y eso hace que acompañe a los caficultores que buscan establecer fincas cafeteras en tierra estadounidense, desde luego en sitios con posibilidades.

En días pasados la zona central de Florida reportó menos dos grados centígrados, una situación que obligó a los productores a organizarse y hacer encierros tipo invernadero para proteger las siembras y evitar daños irreparables.
El aprendizaje, sostuvo Neira Quintero, se está haciendo sobre la marcha, luchando contra los rigores del clima y haciendo manejos de suelo lo que implica fertilización orgánica para no deteriorar la tierra cultivable que muere en otros sectores del globo por exceso de síntesis química.

 

“Yo llegué con una convicción luego de estudiar las posibilidades del grano en estos lugares en donde hay verdaderos desafíos con el clima y la totalidad del entorno atmosférico, de vieja data los abuelos y los agrónomos saben que las tierras en donde se siembran cítricos son adaptables para café y el 70 por ciento de ese tipo de fruta se produce en Florida, luego nada se perdía probando y ahora apalancados con tecnología e investigación, vemos que todo es imposible en la vida cuando se trabaja duro y con mucho compromiso”, declaró el CEO de Coffee Group Services Corp, Oscar Andrés Neira Quintero.

 

De momento es apresurado definir las características del café floridano en vista que apenas habrá cosecha para ir a beneficio, aplicar unas técnicas para el café diferenciando y establecer fragancia, acidez, cuerpo y todo lo que compone una buena taza. Tal y como van las cosas, entre marzo y abril habrá suficiente cereza para detallar calidades y cualidades.

 

 

Con la cosecha, recalcó el caficultor, habrá todo el tiempo para mirar su composición y el factor de rendimiento de las cerezas una vez se vuelvan café verde o pergamino y lo que es mejor, saber de sus otras características en tostión. Aseveró que son muchas las orientaciones y asistencia del Departamento de Agricultura, así como del señor Luis Rodríguez, una persona esencial en el proceso y que, desde la Universidad de Florida, ha contribuido con análisis de suelos, siempre explorando propiedades e identificando falencia para potenciarlos con material orgánico en aras de ganar solidez y garantizar la nutrición de los cafetos para tener una muy buena producción.

En su charla, Neira expuso que solo con la recolección de la primera cosecha podrá determinarse qué tipo de café ofrecerá Florida, su calidad y establecer una cepa para notificar al mundo sobre esa nueva opción en bebida, un café totalmente estadounidense con semillas colombianas.

El concurso del gobierno de Estados Unidos es llegar con el tiempo a tener una variedad Florida, puesto que después de cosechar café quedará una semilla producida en tierra americana que tendrá que ser sometida a mejoras para vender la anhelada variedad.

 

“Creemos y estamos seguros que nuestro proyecto será totalmente ganador, marcaremos muy seguramente un hito, una pauta aquí en Florida con lo que hacemos con toda entrega. Es reconfortable ver tantas personas en el parque temático en el que avanzamos, les estamos contando a los visitantes cual es el proceso del café, desde que se siembra la mata, la puesta en germinador, su traslado a almácigo y su posterior acomodamiento en la chapola, toda una evolución o transformación hasta llegar al empaque, muchos americanos no habían visto jamás un desarrollo de estos. Nos visitó un alemán con ciudadanía americana que semejaba un niño al ver en detalle esta progresión cafetera lo que incluye los cruces, algo muy normal para nosotros en Colombia que sabemos del tema y nos apasionamos con él”, expresó el cafetero.

 

Hay una coyuntura y es crecer, porque en Estados Unidos están interesados con el tema del café, a tal punto que quieren hacer investigaciones y pagarán científicos para que analicen qué tipos de variedades se pueden adaptar al suelo americano.

Afortunadamente dijo, arribó a Florida un colombiano que lleva un año y medio de investigación, es decir que cuando ellos arranquen con el estudio, los advenedizos e inquietos cafeteros ya estarán sacando la primera cosecha, dejando un legado determinado por el antes y el después del grano en tierras de Florida.

 

 

Entre marzo y abril los caficultores de Florida Centro estarán cosechando los primeros kilos de café floridano para hacer todo tipo de pesquisas y análisis, pero igual para celebrar que sembrar y cosechar grano era totalmente viable.
De cumplirse con las características del café sembrado en Florida, es posible que la calidad sea muy afín con la semilla colombiana, es decir un café suave de muy buenas notas, algo que puede inclusive mejorar las características de los suelos en donde prosperan los cítricos, pletóricos de propiedades para sembrar café que puede optimizar su taza y el mismo factor de rendimiento.

El problema del experimento es la inestabilidad de unos climas que se tornan extremos, haciendo que la agricultura y a futuro la caficultura adopte diversos mecanismos para paliar los impactos, no solo por el frío que baja de menos dos grados sino por temperaturas en verano que alcanzan los 40 y 45 grados Fahrenheit, extremadamente calientes que no son buenas para el café.

El año pasado se hicieron unas pruebas y el clima literalmente quemó las matas, un escenario que llevó a que Oscar y su equipo se organizaran para evitar daños por climas muy fríos, este año con menor temperatura, la contingencia ayudó plenamente.

Por la inestabilidad del clima el café que prospere en Estados Unidos estará expuesto a daños climáticos, pero igual a los perjuicios que desprenden de plagas como roya y broca, igual con el tiempo vendrá la defensa con un gusano que ha querido atacar los cafetos, así como un grillo o algunas hormigas, es decir que los bichos, hongos, plagas y amenazas fitosanitarias estarán a la orden del día, consecuencia de ese desorden ambiental y atmosférico que por igual castiga la agricultura.

 

“Hay amenazas y riesgos, pero tenemos la posibilidad de controlarlos porque estamos en un país en donde la tecnología avanza, es totalmente vertiginosa y pone soluciones al servicio de la agricultura, Esos insectos que atacan los cafetos y las cosechas en general, serán metidos en cintura, pero es totalmente cierto, los cultivos, los que uno quiera, están expuestos al ataque de cualquier agente vivo o patógeno con las respectivas pérdidas”, sentenció el conocido caficultor.

 

Al proyecto y a Coffee Park van muchos colombianos que sienten parte de la patria con las matas de café ya que buena proporción del ADN colombiano pasa por el excelso grano que abunda en las montañas y en los valles interandinos de la sede del mejor café del mundo, ese con la estampa siempre imponente de Juan Valdez, una marca que mueve el piso.

 

 

El café, explicó Oscar Andrés Neira, es el mejor embajador en décadas porque muestra el arduo trabajo de la gente buena de Colombia, de sus caficultores y caficultoras, revela una sabiduría bella, acompañada del paisaje cultural cafetero, una imagen amable y encantadora que generalmente gusta, por fortuna el café vende aspectos relevantes y aparta la industria leonina y construida en la entrañas oscuras del narcotráfico así como ese mal proceder de precarios seres humanos de la realidad monumental de Colombia, gentes demasiado buenas, abnegadas, emprendedoras, sonrientes y generosas.

Los colombianos, manifestó el invitado, suelen ser innovadores, capaces y dueños de proyectos e ideas que generan cambios en la ruralidad, algo que, reiteró, dará mucho de que hablar en un estado amable y siempre llamativo, es que siempre dice “En Dios Confiamos”.

Oscar dio el salto de la posibilidad a la realidad, hoy cuenta con unos 20.000 árboles de café que seguramente dejarán una buena primera cosecha, atrás quedaron los problemas, los ensayos, las pérdidas y las etapas difíciles atadas al clima, es un hecho, luego de mucho esfuerzo es claro que en Florida sí se puede sembrar buen café, suave y lleno de calidad porque tiene una semilla madre, en este caso la colombiana.

Con el café vendrán buenos tiempos para la economía americana que por estos días está a las puertas de una recesión complicada, pero además es grato para este emprendedor y conocedor de café aportar algo a Estados Unidos, un país que le ha dado la mano a Latinoamérica y a sus emigrantes.

Estados Unidos es un país esencial para Colombia, los nuevos cafés aportarán de manera interesante a una nación de 332´183.000 habitantes, un mercado atractivo para cualquier socio comercial o producto, no en vano uno de los países más poblados del globo en donde la variedad es importante y la calidad tiene sitios especiales en sus góndolas y hogares. Bien por lo que hacen los colombianos en Estados Unidos, pero bien por el grano colombiano capaz de extender sus bondades a otras latitudes.

Visto 6088 veces