Viernes, 01 Abril 2016 21:48

Multinacionales amenazan Fabricación de medicamentos genéricos

Por

Las alarmas están encendidas a nivel mundial porque los mismos sistemas de salud podrían colapsar ante el incremento en el precio de las medicinas esenciales.

El inviolable Derecho a la Vida determinado en el artículo 11 de la Constitución Política de Colombia y en otras cartas políticas parece pasar de agache cuando de salud se trata porque cada vez es más complejo fabricar o manufacturar medicamentos genéricos biológicos, problema que no es exclusivo de Colombia o de los países emergentes sino de todo el mundo.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el CEO del Grupo Insud, Hugo Sigman, aseguró que sin duda alguna hay una amenaza para los genéricos biológicos en el mundo por la política impuesta desde las transnacionales que consideran que los productos biológicos no podrán ser nunca iguales a los originales.

El reconocido dueño del conglomerado empresarial dedicado a la farmacia cuestionó la capacidad lamentable de desestimar el medicamento genérico por el solo hecho de ser fabricado en otra planta. Agregó que solamente no darle cabida a la intercambiabilidad trae como consecuencia que el costo que tienen estos medicamentos sean de un costo tan alto que por un lado es poco accesible a muchas compañías y por el otro, explicó, cuando se aprueba el genérico, la reducción del precio es mucho menor.

“Si esto fuera cierto yo no lo discutiría porque jamás uno podría éticamente oponerse por una cuestión económica a una razón científica, pero yo estoy convencido que esto no es cierto porque hoy los métodos analíticos que existen en el mundo muestran que es posible determinar si un producto es igual al otro o no, o si hay pequeñas diferencias entre un medicamento y otro”, comentó el señor Sigman.

Indicó que se puede observar que los propios productos originales, cuando es analizado un lote con uno similar, son distintos uno de otro y precisó que inclusive existe variabilidad, sin contar que estos mismos medicamentos a lo largo de sus procesos han introducido modificaciones sin que hayan hecho trabajos clínicos tanto en transformaciones en la especificación del producto como en las plantas dónde el medicamento se producía. Lo anterior hace concluir que no es cierta la afirmación que apunta a enormes diferencias entre los medicamentos originales de los genéricos.

“La tesis pudo haber sido cierta hace 20 años cuando los métodos analíticos no eran buenos, hoy no es cierto porque dichos métodos son excelentes y permiten determinar las pequeñas diferencias, si las hay, entre unos medicamentos y otros medicamentos”, aclaró.

El viacrucis de las enfermedades terminales

El siquiatra e industrial de la farmacia, Hugo Sigman, aseveró que los productos farmacéuticos más complicados son los biológicos es decir los que combaten el cáncer, la hemofilia, la artritis reumatoidea así como la insulina. Sostuvo que la tesis sin duda alguna es terrorista porque asusta a los entes regulatorios, a los pacientes y a los médicos.

Dijo que desde la industria el empresario está a toda hora defendiéndose porque pareciera que se siente inmoral queriendo aprobar un producto con bajas condiciones técnicas lo cual no es cierto.

Apuntó que entre más talanqueras se le ponen a los medicamentos genéricos mayor será el tiempo de espera para que un medicamento de bajo costo llegue al mercado con las diferentes consecuencias en las personas que urgen de tratamientos muy delicados.

“En Colombia hoy muchos productos tienen patente vencida y no hay genéricos. Este es un problema que evidencia la inevitable presión que existe sobre los organismos regulatorios, sobre los médicos y sobre los pacientes. Desde luego un ser humano ambiciona recibir lo mejor y no quiere que le den medicamentos con riesgo, pero la verdad esto no refleja la realidad científica porque esta muestra una cosa totalmente distinta”, declaró Sigman.

Dijo que el problema de los medicamentos genéricos y su compleja producción por capricho de quienes no reconocen la caducidad de las patentes es de todo el mundo y advirtió que lo que se viene con el alto costo de los medicamentos pondrá en franco riesgo la financiación de los sistemas públicos y privados de los países emergentes y no emergentes.

Destacó las sinergias como sociedades determinantes para superar los escollos y reconoció que Colombia tiene las condiciones en sus empresas farmacéuticas y en su personal científico para poder ir a la aventura de una cooperación público-privada para montar instalaciones con el fin de producir medicamentos, reduciendo el costo de la importación que hoy es un quinto de lo que gasta el país en medicinas.
En ese orden de ideas, explicó, Colombia ahorraría divisas, generaría patrimonio tecnológico, desarrollo y formación de científicos así como autonomía como país.

Actualmente en Estados Unidos los medicamentos genéricos representan el 70 por ciento de las unidades y el 30 por ciento en valor.

“Los genéricos son los que han ayudado para que el sistema de atención médica funcione mejor y desde luego para que el costo sea menor”, concluyó.

Cabe indicar que el doctor Sigma participó en el Foro Internacional, “Retos y desafíos del sistema de salud de Colombia ante la llegada de competidores biotecnológicos (Biosimilares): Lecciones desde Europa y América Latina.

Visto 613 veces