Sábado, 17 Agosto 2019 01:13

Deuda en salud pasando de 20 billones y estresada por devaluación: ACHC

Por

Si bien las clínicas y hospitales están a la expectativa de la ley del punto final para saldar los pasivos acumulados, lo cierto es que hay dudas y alarma por el fortalecimiento del dólar. Más que un dolor de cabeza.

Los problemas en el sistema de salud no cesan por cuanto el dato de deuda de 2018 que sumó 10.1 billones de pesos luego de recoger una muestra superior a los 200 hospitales, sigue creciendo. La Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, ACHC, reveló que la última cifra que se escuchó en la Superintendencia de Salud en materia de obligaciones y pasivos supera los 17 billones de pesos.

El presidente de la ACHC, Juan Carlos Giraldo, le dijo a Diariolaeconomia.com, que de manera preocupante, al sumar todas las fuentes del sistema, la cifra está muy por encima de los veinte billones de pesos. El asunto, precisó el galeno, no termina allí porque ahora hay un lío adicional por demás sumamente preocupante y es el fenómeno de devaluación que está golpeando todos los sectores económicos, entre ellos la salud.

Al analizar la compleja realidad cambiaria, explicó que la coyuntura sin duda golpea al sector salud porque hay muchas instituciones hospitalarias que hacen adquisiciones de equipo y de dotaciones que se hacen en moneda extranjera, pero lo más apremiante muchas de esas compras son ejecutadas con créditos adquiridos en dólares, luego este momento está desbarajustando los presupuestos que muchos hospitales y clínicas tenían porque la innovación y adecuación tecnológica no puede parar.

Sobre esta insostenible situación, Giraldo explicó que la cara opuesta de la moneda la tienen las compañías extranjeras que están buscando hacer inversiones en el país y por supuesto muchas de esas inyecciones de capital que tenían pronosticadas sobre determinadas cantidades de dinero, hoy les están saliendo más baratas, gracias a la devaluación del peso.

 

“En general esta no es una buena noticia para el sector prestador porque las máquinas, los equipos, los créditos, algunos medicamentos y moléculas, son gastos pagados en dólares. Las angustian van a los laboratorios y a la industria farmacéutica que depende de la importación de moléculas y materias primas, situación que genera un impacto que finalmente se verá reflejado en las finanzas generales del sector por unos tramos más largos para pagar acreencias y con unas dificultades por desequilibrios en el corto plazo en los presupuestos”, afirmó el presidente de la ACHC.

 

Punto Final: No hay claridad total

 

Sobre la ley de punto final, el dirigente gremial reconoció que esta política para poner al día el sistema de salud, hace parte de una promesa del Presidente, Iván Duque, desde los tiempos de su campaña cuando supo escuchar todo el clamor del sector hospitalario, básicamente lo referente a las deudas y el problema del flujo de recursos. Lo importante, reconoció Giraldo, es que el Primer Mandatario está cumpliendo su palabra a través de la implementación de una estrategia en el Plan de Desarrollo y de otras leyes que llevan al Punto Final.

 

“Nosotros vemos todo esto con muy buenos ojos porque va a haber un flujo adicional de recursos que va a pagar una deuda que existe entre el estado y las Entidades Prestadoras de Salud, EPS. Hay que decir que la clave de este asunto para que funcione bien y tenga un buen resultado es que en primer lugar esa plata no se vaya a quedar en las EPS sino que fluya donde están las deudas que es con el sector prestador de servicios, es decir hospitales y clínicas, en síntesis, la plata debe llegar a donde tiene que llegar”, apuntó el presidente de la ACHC.

 

En segundo lugar, señaló, lo determinante es que no se vuelva a generar la deuda y ahí es donde la asociación cree que el país se puede estar quedando corto porque hay una serie de estrategias para evitar que eso suceda, puesto que el remedio final tiene que pasar por una reestructuración del sistema de salud en el cual se cambien aspectos del modelo de atención, que permita igualmente buscar nuevas fuentes de financiación, pero sobretodo, cambiando el papel de agentes como las EPS, sin decir que hay que desaparecer ese agente o su función porque la idea es remozar esa figura de manera que los dineros de la salud estén a buen recaudo y rindan para lo que se necesita que es ni más ni menos que la atención de la población.

 

“Hoy el modelo de administración del recurso del sistema de salud no está fluyendo adecuadamente, no nos podemos llamar a engaños”, declaró Juan Carlos Giraldo.

 

Con el Punto Final se está apagando un incendio y se está ganando un tiempo porque se estaría desatrasando el sector en una serie de pasivos, pero metafóricamente hablando, anotó el dirigente, las causales para que el incendio se vuelva a encender están ahí, luego no basta con ser un buen bombero en este momento de apuro porque hay que hay que evitar, acudir a la inteligencia y reestructurar el sistema de salud. En esa línea estimó que hay remedios de corto plazo que alivian el pasado y el presente, pero que no garantizan tranquilidad a futuro y es allí en donde se hace perentorio un cambio en los ítems mencionados.

 


Foto: Pixabay

El reconocido médico manifestó que hablar de un punto final en salud cuando no hay un punto final en la atención es algo ilusorio porque todos los días son renovadas las atenciones ya que la salud no es un bien que se transó y listo, no, afirmó, la salud es un servicio al que acuden los colombianos a diario y ello demanda toda la infraestructura para atender lo que a su vez implica toda una movilización de recursos.

 

“El punto final va a pagar cosas del pasado, pero en el presente se está generando nuevamente, cotidianamente, actuación de los sistemas del sistema de salud y por lo tanto facturación conllevando a la creación de carteras y ahí justamente está la clave del asunto porque es urgente administrar muy bien el recurso de hoy en adelante para que ese dinero pueda rendir y no se vuelvan a acumular estos pasivos como ha pasado aquí, entonces claro, hablar de un borrón y cuenta nueva se podrá aplicar para algunas cuentas, pero todos los días llegará una nueva cuenta y eso obliga a buscar el mecanismo para que se automatice el flujo de recursos y nosotros no estemos a diario debatiendo sobre quien paga, sobre cuando me paga, sobre cuáles son los mecanismos porque en eso se desgasta muchísimo un sistema que debiera estar centrado netamente en mejorar las atenciones, en optimizar la forma de hacer las cosas y en gerenciar mejor la atención de la población”, expuso Giraldo.

 

Citas a más de tres o seis meses, problema, multa y desprestigio

 

El presidente de la ACHC, Juan Carlos Giraldo, aseguró que el gran lío de los usuarios de las EPS que ven como en medio de situaciones complicadas de salud les asignan unas citas con especialistas después de algunos meses, es una situación que le genera gran parte del desprestigio actual al sistema de salud lo cual invita a una conversación muy sincera entre varios actores porque muchos piensan que el tema obedece a que hay una escasez de especialistas.

Reveló que como consecuencia de ello se han disparado las tutelas y las demandas redundando el tema jurídico en multas e indemnizaciones que hoy hacen parte de un indicador tremendo porque las acciones de tutela, vienen creciendo y ello porque hay inconvenientes en la oportunidad al acceso a ese tipo de citas lo cual obliga a entender muy bien el modelo, aprender de algunas entidades que lo están haciendo bien e implementar modelos como la telemedicina que podría ser una solución para resolver esos temas de acceso a consulta especializada, pero ese sistema, dijo Giraldo, debe ser bien aplicado y con toda la ortodoxia.

 hay una escasez de especialistas
Foto: Pixabay

En Opinión del profesional, en este punto se hace necesario develar si el tema es de la epidemiología o de la economía de la salud, aunque no descartó que las dos opciones están en esa mixtura que requiere atención, dejando claro que cuando se cree ahorrar fomentando barreras de acceso, no hay ahorro porque tan solo se está posponiendo o aplazando un gasto que va a ser mayor, luego insistió en que los aspectos médicos y de atención requieren lógica y una mirada de largo plazo.

Indicó que el gobierno cuando ha apoyado leyes como la ley de residentes para formar más especialistas, trata de apuntar a eso que considera es la causa, pero afirmó que cuando se ven los informes de las tutelas y cuando se ven otras informaciones sobre las cuales se decide en el crecimiento de la unidad de pago por capitación, UPC, se abre espacio para muchas dudas porque hay interrogantes como si el tema fuera de un número absoluto de especialistas, un problema de distribución de los especialistas, será un problema de acceso al especialista o una barrera para llegar a éste establecida por trabas burocráticas creadas dentro de la EPS.

 

“Yo creo que es un conjunto porque todas las causales van sumando, las EPS tienen una parte de responsabilidad importante, pero al final del día hay una reflexión que es mucho más profunda y es por qué estamos necesitando tanta consulta especializada. ¿Es que la medicina general ya no sirve?, ¿no les estamos resolviendo los problemas a los pacientes cuando son pequeños problemas? ¿Es que no estamos cuidando al paciente sano?, ahí hay una reflexión, como le digo profunda, del modelo de atención en el país porque este patrón se volvió muy dependiente del especialista pues la gente tiene un síntoma y de una vez quiere ir donde el médico especializado en determinada rama de la medicina, no está teniendo fe suficiente en las soluciones que pueden brindar los médicos generales y es en esa instancia en donde urge repensar, junto con lo financiero y administrativo, el modelo de atención”, expresó el facultativo.

 

A criterio de Giraldo hay que hacer que las profesiones generalistas resuelvan la mayoría de los problemas, consideró necesario repotenciar el papel del hospital público, el de baja complejidad, el del pueblo o el municipio para que la necesidad de acudir a mayor complejidad cada vez sea menor, no porque se cierre una puerta, sino porque se resolvió cuando el problema estaba apenas empezando.

Un tema adicional es el problema o los problemas que tenga la política de medicina preventiva que sin haber fracasado porque deja ver casos de éxito e indicadores positivos, sí permite arrojar mejores resultados sanitarios así como en promoción y prevención.

Giraldo enfatizó en que hay un contexto adicional por cuanto las enfermedades han cambiado porque a la fecha el 83 por ciento está con enfermedades crónicas y como si fuera poco hay otro caldo de cultivo a los inconvenientes, puesto que la población se envejeció y Colombia dejó de ser el país de niños y jóvenes de hace treinta años para pasar a un territorio de adultos y viejos que deben soportar el cambio climático y la urbanización.

 

“La mayoría de personas viven en cascos urbanos y ello implica violencia, hacinamiento, mayor velocidad, mucha más accidentalidad, problemas mentales, patologías que llegan con las migraciones y otros problemas que deben ser atendidos por el aparato de salud, luego hoy no se puede, con los problemas del siglo 21 aplicar los remedios del siglo 20, ahí hay que rejuvenecer y vigorizar lo cual es parte fundamental de lo que es la reforma estructural al sistema de salud”, añadió Giraldo.

 

Foto: PixabayEn medicina tropical, el presidente de la ACHC, consideró que Colombia es una potencia en eso, en conocimientos y en modelos, pero estimó vital hacer integral toda esa condición en el funcionamiento del sistema lo cual pasa por un factor que casi siempre se olvida, y es la entidad territorial, nada menor porque la gente vive en el territorio en lo que se llama asentamiento poblacional. Dijo que en ese espacio la autoridad territorial expresada en una Secretaría de Salud, departamental o municipal es la que tiene que ayudar a coordinar todas las acciones tanto de salud pública como de otro tipo de asistencia médica, y por ello ese ente territorial está llamado a tener más potencia, más coordinación y mayor financiación en una reforma al sistema de salud porque solo así podrá dar una mano a la hora de gestionar y administrar todos los recursos que hoy se ven muy fragmentados.

Hoy el sistema de salud enfrenta grandes retos, de un lado hay temas adicionales de cobertura y del fortalecimiento del Plan Obligatorio de Salud, POS, en los regímenes contributivo y subsidiado. No menos importante es el desafío que trae consigo el cambio climático y con él la aparición de enfermedades emergentes o nuevas, reemergentes que agrupa las patologías que ya habían sido erradicadas, pero que retornaron, las pruripatologías que no son de poca monta porque se trata de pacientes que reportan no una sino muchas enfermedades, igual está la resistencia bacteriana que hace que los remedios que fueron otrora eficientes, hoy no estén funcionando y como si fuera poco hay que luchar contra los movimientos o activistas que no creen en las vacunas, tema que está generando un tremendo problema en todos los sistemas de salud.

 

Continuar leyendo: Medicamentos de bajo costo desaparecerían por falta de incentivo: Asinfar

 

 

Visto 1514 veces