Viernes, 20 Septiembre 2019 09:07

Estudio revela que el cuerpo humano se mueve aún tras la muerte

Por

Este fenómeno ya era conocido, pero el estudio supone uno de los primeros pasos del estudio sistemático de este fenómeno.

Un nuevo estudio pone en relieve que los cuerpos de los humanos no se convierten en cadáveres estáticos posterior a la muerte, sino que se mueven significativamente durante el primer año de fallecidos. Los resultados de la investigación podrían ayudar a los detectives a entender mejor la escena del crimen y las causas de la muerte de las víctimas.

El propio proceso de descomposición podría ser responsable de los movimientos, indica el estudio publicado en la revista Forensic Science International: Synergy. A medida que el cuerpo momifica, los ligamentos se secan y hacen que las partes se muevan, resume el documento.

La médico forense Alyson Wilson, observó ese proceso en un cuerpo humano en la Instalación Australiana para Investigación Experimental Tafonómica, (AFTER, por sus siglas en inglés). Este hallazgo se ha realizado después de que Wilson filmara el cuerpo de un donante utilizando una cámara timelapse y filmó el cadáver durante intervalos de 30 minutos durante el período de estudio de 17 meses.

Así descubrió que las manos del difunto, que estaban inicialmente cerca del torso, se movieron hacia los lados. Este fenómeno ya era conocido, pero el estudio supone uno de los primeros pasos del estudio sistemático de este fenómeno.

Fundada en 2016 y conocida como 'la granja de cuerpos', AFTER dispone de 70 cadáveres y no tiene análogos en el hemisferio sur. Se dedica al estudio de restos humanos con el objetivo de arrojar nueva luz sobre el proceso de descomposición humana.

Científicos desarrollan análisis médico para predecir la muerte

Los médicos ya pueden predecir el riesgo de muerte de un paciente en el próximo año con base en indicadores como la presión arterial y el nivel de colesterol. Sin embargo, científicos alemanes han desarrollado un análisis de sangre que puede determinar sus riesgos de morir en los próximos 10 años.

Un grupo de especialistas del Instituto de Biología del Envejecimiento de la Sociedad Max Planck (Alemania) realizaron un estudio en el que participaron 44.000 personas de entre 18 y 109 años.

Evaluaron tentativamente el riesgo de muerte de los voluntarios en función de los llamados factores generalmente aceptados, que incluyen el índice de masa corporal, la presión arterial, nivel de colesterol, el consumo de alcohol, el tabaquismo o la probabilidad de desarrollar cáncer o una enfermedad cardíaca.

El estudio duró de dos a 16 años en cada caso. Durante este tiempo, fallecieron un total de 5.512 participantes. En sus muestras de sangre, los especialistas buscaron biomarcadores metabólicos.

Según los resultados del estudio, publicado en la revista Nature Communications, se identificaron 14 biomarcadores de sangre que, según los médicos, apuntan hacia unas altas posibilidades de una vida larga y feliz. De acuerdo con ellos, los científicos estimaron el riesgo de mortalidad entre el resto de los participantes.

Un análisis de estas características usando resonancia magnética nuclear (RMN) mostró que el 83% de los biomarcadores fueron precisos al predecir si una persona moriría en los próximos 10 años. Los científicos ahora planean probar sus resultados en estudios posteriores. Esperan que el estudio ayude algún día a introducir análisis de sangre que ayuden a controlar el tratamiento del paciente.

Visto 301 veces