Domingo, 16 Febrero 2020 02:02

Cannabis medicinal, prospectivo en neurología y tratamientos de cáncer

Por

Esta planta ha mostrado efectos muy positivos en pacientes con problemas convulsivos e igual bondades en los tratamientos oncológicos. La hierba se afianza como la gran esperanza de vida con unos estudios que no paran.

La industria farmacéutica del mundo está encontrando en el cannabis una respuesta a los tratamientos médicos que demandan enfermedades como la epilepsia y el cáncer, pero de igual manera patologías reumatológicas y otras que generan en su proceso intenso dolor o comportamientos siquiátricos.

La firma Pideka-Ikänik International que hace una apuesta de cultivos 100 por ciento indoor o siembras en interior de cannabis con un control absoluto desde la semilla hasta la flor y de la flor hasta el extracto. La empresa sostuvo que los rígidos controles son posibles por hacerse en zonas totalmente cerradas en donde la vigilancia se hace a cada hora del día.

Desde el punto de vista técnico, esta compañía controla el dióxido de carbono, los aires, las temperaturas y todo lo que la planta procesa durante todo el cultivo de noventa días. La tecnología utilizada por la empresa hace que el cultivo sea 100 por ciento grado medicinal en donde los científicos y las directivas controlan los componentes de la planta, una especie herbácea que tiene muchos componentes cannabinoides y en este momento, explicó la compañía, lo que la industria está requiriendo es control de esos cannabinoides, es decir que se puede procesar la planta para sacar exactamente el mismo porcentaje de CBD y el mismo porcentaje de THC que son los componentes que mide la farmacéutica para poder llevar a cabo fármacos para diversas patologías.

Con los equipos, las innovaciones y los equipos, Pideka-Ikänik International puede estabilizar la producción con los componentes requeridos, tarea que no solo se hace una vez sino en repetidas ocasiones porque se puede acudir a la réplica para obtener materia prima de excelente calidad y en los términos que exige cada necesidad médica.

Esta compañía consiguió el certificado SGS gracias a un juicioso trabajo que se le otorga por hacer de la industria del cannabis medicinal, una industria profesional y altamente competitiva que con sus investigaciones muy seguramente llevará a Colombia a un posicionamiento internacional en vista que Pideka ha trabajado durante años en unas instalaciones certificadas con la más alta tecnología.

La empresa recibió dos certificados considerados de la mayor importancia, uno en Buenas Prácticas Agrícolas para la producción de cannabis medicinal y la otra en Buenas Prácticas de Manufactura para la producción y la transformación de productos farmacéuticos.

En Tocancipá, fueron inauguradas las instalaciones de una empresa que ya se perfila como una de las más dinámicas por manejar un mercado en auge toda vez que el cannabis está siendo pedido por laboratorios europeos para la fabricación de medicamentos que ven en Pideka, una empresa que cumple a cabalidad con todos los requisitos que exige la industria farmacéutica mundial. Sus laboratorios y sitios de siembra controlada están dotados de toda la tecnología y las medidas más austeras de manejo lo cual incluye protocolos y un andamiaje que deja perplejo a cualquiera por los manejos de luz, temperatura y extracción, todo garantizando pulcritud y una producción con los más exigentes estándares de inocuidad.

Este tipo de agricultura controlada no solamente requiere de cuidados y tratamientos especiales sino de una técnica muy profesional en la extracción de los aceites de cannabis, un producto determinante en la fabricación de medicamentos y que hace parte de una industria nueva que se caracteriza por el relicario de requerimientos y certificaciones.

Actualmente la empresa tiene en la mira mercados como el europeo, puntualmente Alemania, igual Canadá, Estados Unidos y otros en donde los estándares de calidad son supremamente altos. Pideka, de hecho, es la primera firma con certificación GMP Pharma en Latinoamérica con lo cual queda de la mano de Alemania, de Canadá y de Estados Unidos lo cual es muy importante para Colombia porque está desarrollando un producto para el mundo.

En este momento Colombia tiene en su producción de Cannabis controlado un grado medicinal y una certificación igualmente medicinal con GNP Pharma, una buena noticia porque se trata de una empresa muy prometedora para el país tal y como pasa con la industria petrolera, con la tecnología, la banca o cualquier otro sector porque hay de por medio unos números imponentes, no solo en Colombia, sino en la industria global.

Hoy según las directivas de la empresa, Colombia tomó no solamente la delantera sino las riendas del mercado en Latinoamérica de cómo llevar a cabo el cannabis medicinal y el cómo exponerlo al mundo, pero igual y muy importante dejó claro de manera muy ética y profesional, el cómo llevarlo a cabo.

El extraer cannabis medicinal demanda aparte de conocimiento e inversión, un grado alto de tecnología, pero también muy claro los requerimientos de la industria a nivel internacional porque para que una empresa de farmacia alemana, sueca, americana o canadiense ponga el componente en cualquiera de sus medicamentos para tratar una patología no son pocos los controles que hay de por medio desde un laboratorio a un proyecto médico o científico y de allí a una pastilla. En consideración de Pideka esta es la Fórmula Uno del Cannabis.

Borja Sanz de Madrid
Cortesía Red de Prensa Colombiana

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Presidente de Pideka-Ikänik Farms, Borja Sanz de Madrid, sostuvo que absolutamente el cannabis marcará un hito en la historia de la medicina porque se sabe luego de unos estudios adelantados que existe la manera de llevar a cabo unos procesos farmacéuticos para llevar medicamentos que van desde inhaladores, pastillas líquidas hasta parches y productos dentro del mercado farmacéutico internacional que tendrá gracias al cannabis medicinal unas mejoras en tratamiento y por consiguiente una optimización en la calidad de vida.

Sanz de Madrid aseveró que en este momento no se puede hablar de curar con cannabis, pero explicó que para quien padece de cáncer, verbigracia, de colon, con dolores intensos, con cannabis es factible darle una mejora es decir que recibe el 1.000 por ciento de lo que un ser humano en ese estado puede pedir, ahí es en donde va la industria.

Agregó que es preferible un tratamiento eficiente con cannabis que con la compleja, costosa y dura quimioterapia, pero dejó claro que la empresa está en un proceso interno y en estudio en donde se busca llegar a ese tipo de tratamientos en donde sería posible reducir la intensidad de la quimioterapia, pero igual, anotó, podría darse el mismo caso con otros tratamientos muy dolorosos y fuertes en donde, evidentemente se tiene demostrado que hay éxito, empero el posoperatorio o los efectos secundarios son muy complejos. Sin duda alguna, dijo, el cannabis le pone corazón a la medicina.

 

Una industria con cifras gigantes

 

Aceite de cannabisEl Presidente de Pideka--Ikänik Farms, Borja Sanz Madrid, dijo que la compañía tiene un claro plan de negocios desde un comienzo porque es muy consciente que en el tema no se puede improvisar porque se trata de un producto que requiere de conocimiento y producto, razón por la cual no es viable saltar de idea en idea y hacer posible la ejecución del proyecto a nivel técnico y económico.

Según el empresario, en Colombia se está haciendo una inversión inicial de cuatro millones de dólares, pero precisó que de allí se pasó a una ronda de inversión de diez millones de dólares y luego a un plan por ejecutar con un valor de 30 millones de dólares.

 

“Ese es el costo que tenemos nosotros en la mesa para poder llevar a cabo instalaciones, producciones, contratos, tecnología y otros requerimientos, pero igual ese monto cubre una mano de obra que debe ser muy experta porque no se trata de insumos o equipos importados y muy costosos sino de una mano de obra estratégicamente bien formada en el ámbito nacional e internacional y evidentemente los costos de la operación son altos, pero también son elevadas las ventas de los productos. Nosotros al tener esta infraestructura y todo este tipo de producción controlada, la farmacéutica nos reconoce y nos tiene como proveedor”, señaló Sanz de Madrid.

 

Hay que decir que la empresa tiene un producto que está en el mercado internacional en este momento en 30.000 dólares el litro que compran las casas de farmacia las cuales lo llevan a producto final a un rango muy amplio de poder exigir a cada uno de sus distribuidores y de los mismos canales farmacéuticos, números muy altos para cada uno de sus productos.

Pideka ya está produciendo y para tal fin realizó una prueba agronómica muy de la mano de las reglamentaciones y mandatos del gobierno que terminó con un grado medicinal en el cannabis que era lo que se buscaba y aparte de todo se cumplió con la genética certificada con el ejecutivo. En este momento, afirmó el ejecutivo, en las nuevas instalaciones se están etiquetando los cultivos, teniendo en cuenta que todo lo que produce la factoría está vendido a la industria farmacéutica.

De esta manera, consideró, el cliente recibe lo que quiere desde el principio y la firma de manera paralela cuenta con la garantía que su producto lleva un etiquetado con un nombre de la industria ya internacional y aprobada por ésta.

Planta para procesamiento cannabisLas instalaciones permiten una producción promedio de 4.000 litros anuales, pero esta cifra saltará a 6.000 litros año por la evolución de la planta. En este momento la empresa hace todo al derecho para evitar malos entendidos porque lo que hace la firma es totalmente opuesto a lo que se cultivaba ilegalmente hace 25 años, teniendo en cuenta que el cannabis no es el mismo tipo de planta originaria de las estribaciones del Himalaya, ni el mismo producto terminado pues no lleva extracción ni un trabajo de especificaciones muy profesionales y exigentes para llegar a la industria farmacéutica.

 

“Hay que adelantar unos procesos de educación para que la gente entienda que estamos en una industria de cannabis medicinal y no de cannabis recreativo o cosmético. Todo lo hacemos de la mano con la farmacia, cumpliendo la norma y desarrollando una materia prima vital en medicina para llevar productos que sean realmente útiles y efectivos para combatir enfermedades”, expresó.

 

Borja Sanz de Madrid quien lleva diez años en Colombia apuntó que la inversión se hizo en el país porque el gobierno dio garantías para desarrollar el negocio ya que legalmente lo que se puede hacer medicinalmente en Colombia, no se puede adelantar en Uruguay y así sucesivamente, es decir que hay cosas que se pueden hacer en un país y en otro no, o quizás en otras regiones se pueden desarrollar otras cosas. Colombia tomó la delantera y por eso Pideka tuvo la oportunidad de poder apostarle a esa inversión. Sanz de Madrid recalcó que en la decisión no tuvo que ver la posición geográfica, las ventajas competitivas o las facilidades logísticas, el tema se basó en lo regulatorio y documental.

El asunto con Estados Unidos tiene doble lectura porque en principio los americanos entienden el negocio perfectamente, pero ellos a nivel regulatorio tienen unas condiciones porque hay un manejo muy diferente de las políticas estatales y otras en el entorno nacional. Así las cosas, Pideka estima que hasta que Washington como el ícono del poder americano no de el paso y haya una legalización van a haber trabas porque cada uno de los estados tendrá una legislación independiente y eso tampoco facilita el trabajo en ese país.

 

“Yo considero, por la información que tenemos y por los contactos que acopiamos en el mundo entero que Estados Unidos como gran potencia hará toda una apertura eminente, de manera profesional y evidentemente obteniendo un porcentaje muy importante de la industria, ellos no se van a quedar fuera de este negocio”, ilustró el experto.

 

El aceite que es muy parecido al aceite de oliva, solo que es más denso, es usado, como producto terminado, para diferentes molestias como esclerosis múltiple, depresión, dolores cólicos y otros malestares que requieren de una receta firmada por un profesional de la salud. Es imposible que este producto quede irresponsablemente en las manos de una persona en una droguería o en una esquina, el tema es vigilado y totalmente blindado contra malos manejos entre otras cosas por el estigma que tiene, pero la empresa tajantemente dice que así debe ser.

Un dato no menor con el cannabis medicinal es que en tratamientos de niños con 20 ataques epilépticos al mes, estas crisis redujeron en esos menores a una con el medicamento diseñado para ese fin.

La industria que avanza y crece igual tiene que superar algunas complejidades de tipo normativo y de procedimientos porque las certificaciones generalmente no son fáciles como no son fáciles tener unas operaciones en medio de tantos requerimientos.

Foto Pideka/Nicolás Medina

La certificación GMP Pharma, certificación Suiza, que aprueba y contrasta que Pideka tiene el conocimiento e inclusive el tipo de cultivo que requiere la industria farmacéutica para llevar a cabo cannabis medicinal. El reconocimiento llevó meses y años porque se tuvo en cuenta ejecución y estudios. Esta certificación es un pasaporte para el envío de cannabis medicinal a Europa.

Esta empresa nació en Colombia hace seis años en Colombia, pero el conocimiento que es el corazón lleva 25 años. La parte económica del proceso está al mando de los empresarios canadienses. La compañía trabaja fuerte y hoy suma 55 genéticas patentadas y contrastadas. Lo admirable es que el trabajo de la empresa no termina porque del estudio genético pueden salir muchas otras cosas que muy seguramente serán determinantes en el tratamiento de diversos tipos de cáncer, insomnio y dolores crónicos entre otros males.

El cannabis, con propiedades infinitas es hoy motivo de ilusión para muchas personas enfermas que podrían ver en esta planta un tratamiento óptimo con resultados garantizados como ya se ve en algunos casos y que redundarían en mejorar la calidad de vida de los pacientes. Los clientes que son laboratorios ya elaboran fármacos con cannabis medicinal con altas tasas de efectividad.

Hoy la industria ve con mucho interés la botánica para obtener medicamentos y por eso se habla de oro verde y de un proceso agro que no produce tomates, pero sí cannabis medicinal. Pideka ve un gran devenir porque hay una realidad de mercado y es que no hay suficientes cultivos para suplir la industria a nivel internacional por cuanto cada vez hay más productos a base de cannabis en el mundo haciendo que la oferta de aceite a partir de esta planta se quede corta.

La empresa analiza que al ver el mercado habrá necesidad de ampliarse amen de las inversiones hechas a la fecha y reveló que el plan de expansión de Pideka es considerado muy agresivo porque le apunta a países como México, Estados Unidos, Italia, España, Ecuador y otras latitudes de la Unión Europea.

 

Cannabis podría dejar los tratamientos del cáncer atrás

 

Foto Red de Prensa ColombianaA su turno el jefe de producción y calidad de Pideka-Ikänik International, Denis Contri, dijo en Diariolaeconomia.com, que es perentorio mirar todas las plantas para hacer medicamentos porque finalmente la química de hoy es la síntesis de la botánica.

 

“Yo creo que debemos retomar con más intensidad la naturaleza, hay que volver a ella porque existe un potencial enorme en los campos, en los bosques y en las selvas. La Amazonia por ejemplo es una farmacia a cielo abierto, pero hay que investigar para encontrar plantas nuevas y tener más opciones de tratamiento y cura”, dijo.

 

La prueba de los poderes de la madre naturaleza quedan ratificados en el poder de curación y la misma longevidad de las tribus en tiempos prehispánicos y todo por el grandioso conocimiento tal y como acontece hoy con algunas comunidades indígenas.

El cannabis, apuntó, será el futuro para muchas patologías como las del cerebro, el cáncer y muchas otras, entre otras cosas porque no tiene contraindicaciones y resulta más segura que la morfina que tiene la medicina hoy.

 

“El futuro de la medicina es el cannabis y en cáncer hay una opción para complementar o dar por terminada la quimioterapia, en el cannabis hay verdaderas oportunidades y la ciencia seguirá trabajando en él así como en otras variedades botánicas como la hoja de coca y muchas especies ignotas de plantas”, enfatizó Contri.

 

Cannabis, muchas trabas al conocimiento

 

Foto Red de Prensa ColombianaFinalmente el Jefe de Laboratorio y cofundador de Pideka, Camilo Andrés Cruz Cardozo dijo que en este momento para salir al mercado colombiano a la empresa le hace falta concretar los registros frente al Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, igual con estudios de estabilidad, de fórmula magistral, Fito-terapéuticos y medicamentos, que están en manos de la entidad que debe expedir una regulación para fabricación de derivados medicinales de cannabis.

Actualmente y de manera parcial, expresó, tan solo existen Fito-terapéuticos y de otro lado hace falta una regulación global que es la modificación del decreto 613 la cual es esperada porque es la herramienta que facilita el comercio hacia otros países y a nivel interno.

 

“El gobierno dijo que esa regulación estaría en el mes de noviembre del año pasado, pero a la fecha no ha salido, situación que enlentecido varios trámites internos. Por otro lado una resolución de finales del año le dio al Invima la nueva potestad de administrar los documentos y trámites frente a las licencias de fabricación lo cual se ha vuelto otro pico de botella. La verdad, hace falta un poco más de articulación de los entes reguladores para que los procesos sean mucho más ágiles porque esas dilaciones le hacen daño a la inversión y a los proyectos serios que están por salir”, escribió el Jefe de Laboratorio de Pideka Group.

 

Como si fuera poco, agregó, hay un lío con el ingreso del dinero al país pues los bancos siguen siendo poco precavidos con el tema. El asunto es tan cierto que la empresa, siendo de gran movimiento, tiene demoras, y pese a que ya se han agilizado las gestiones, no hay rapidez y ese asunto para otras sociedades es mucho más difícil lo cual es un palo en la rueda al desarrollo, al crecimiento y a la inversión.

Subrayó que las empresas ya no están creyendo en la industria colombiana y en el entorno mismo por esos problemas, de todas maneras, certificó, Pideka trata de generar esa tranquilidad con las factorías que están ya posicionadas.

Finalizó diciendo que el cannabis en Colombia y en parte del mundo sigue siendo un tabú e invitó a dejar ese estigma por una planta que puede ser el mejor paliativo o el más eficiente tratamiento. Los avances se ven en Estados Unidos en donde se ha desmitificado la mata al igual que en Canadá, España y Holanda.

Diferente a lo que pasa con otras industrias en donde no ha habido limitaciones, al cannabis lo han frenado con cuestiones regulatorias que han prohibido la investigación y el desarrollo de esta incipiente industria y por ello en Colombia se está empezando desde cero, pero hay casos como Israel que es un país que lleva 50 años investigando para obtener medicamentos sin daños colaterales por tratarse de una molécula segura, eficiente y con un gran potencial médico.

Al ritmo en el que va la industria ya tiene números superiores al café porque las inversiones superan los registros de otras industrias pues se habla de inyecciones de capital en un sector nuevo superiores a los 400 millones de dólares, pero a decir verdad vienen inversiones mucho más grandes lo cual es una oportunidad para el país, para el agro, pero por encima de todo es un reto que exige academia, mucha investigación, mucha formación y profesionales acreditados, pero hoy lamentablemente siguen las falencias en educación, salud y en las zonas rurales, aspectos muy negativos que limitan las posibilidades de todo un país.

Este cultivo no garantiza la seguridad alimentaria, pero sí la seguridad en salud y por ello es urgente crear mecanismos y protocolos para que llegue la inversión y le dé un impulso, no de manera exclusiva al cannabis sino al agro en general.

 

Sobre el cannabis o marihuana se sabe que la humanidad la sembró desde tiempos prehistóricos, y la uso para extraer fibra textil, aceite, igualmente la ponderó como medicina. Según la historia el ser humano utilizó el cannabis desde antes del año 2737 antes de Cristo.

 

Esta hierba igual fue un insumo psicotrópico que se aprovechó como un vehículo espiritual en algunas comunidades. De la marihuana se confeccionaron prendas, cordeles, textiles y hasta papel. El aceite que se logra extraer de las semillas de esta planta puede usarse como combustible y alimento para personas, animales de compañía y bovinos.

 

Visto 1857 veces