Sábado, 05 Enero 2019 00:33

Semestre a mil: Contra todo pronóstico mejoró venta de carros en Colombia

Por

La dinámica en ventas creció y los colombianos optaron por cambiar de coche, sin embargo el hurto de vehículos sigue disparado. La infausta verdad de las autopartes con sangre.

Culminó el 2018, un año complejo y lleno de lecturas, quizás unas más malas que buenas, pero igual con la llegada del nuevo año la gente se monta en esa palestra del optimismo y ve con anhelo una recuperación económica consolidada y un país en donde reine la institucionalidad, la justicia social, la inclusión y la seguridad. Ya son varios los años en los que los grupos delincuenciales hacen de las suyas sin que los jueces de la República puedan hacer mayor cosa porque como dicen en las calles, las leyes parecen estar diseñadas para favorecer a los bandidos y caso opuesto para castigar a los honestos. Desde la Policía la queja es recurrente porque la encomiable institución hace su trabajo, captura y lleva ladrones y todo tipo de picaros a los estrados, pero los delincuentes tristemente son los que mandan las parada porque en la instancia más respetable, paradójicamente la libertad les sonríe.

El sector de vehículos y autopartes agotó esfuerzos en denunciar y elevar las quejas frente al robo de carros, pero la alharaca parece que no es suficiente porque cada día roban más carros y muere mucha más gente tratando de evitar el ilícito. No en vano el gremio de los vehículos importados y las partes anota con ese tufillo de desazón que quien adquiere repuestos, carros o partes robadas, de manera directa está participando en un concurso de delitos en donde se tipifica hurto agravado, asesinato, intento de homicidio y hasta secuestro extorsivo.

En el país, el robo de vehículos puede cerrar oficialmente con cifras cercanas o superiores a las 38.000 unidades que fue la cifra más alta en 2017, es decir que el año que se fue resultó muy malo para los dueños de los vehículos y para las economías de las ciudades, eso sí, muy bueno para los ladrones.

Los empresarios agrupados en Asopartes aseguran que mientras el país tenga problemas con los jueces de garantía y en tanto exista déficit de cárceles y sitios para llevar jaladores y homicidas, habrá lamentablemente una disculpa en los jueces para condenar a los responsables. Es por ello expresaron, que se hace urgente que el gobierno eche mano de algunos baldíos de la nación para construir centros de reclusión ya que el robo de vehículos no es excarcelable porque tiene penas que van desde los seis hasta los trece años.

En el país los registros muestran que el 45 por ciento de hurto de vehículos va acompañado de violencia, razón por la cual en 2017 más de 14.000 colombianos perdieron la vida o sufrieron heridas graves por ese terrible delito. Les dijo a los colombianos que no es bueno, sano ni honesto comprar autopartes o repuestos robados porque generalmente vienen impregnados de sangre de muchos nacionales que resultaron heridos o que por la indolencia de las bandas de delincuentes, perdieron injustificadamente la vida.

El presidente de la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes, Asopartes, Tulio Zuloaga Revollo, habló con Diariolaeconomia.com, y dijo que si bien la dinámica mejoró en el segundo semestre luego de unos primeros seis meses difíciles y de mucha desconfianza en el consumidor, el balance lo sigue castigando la inseguridad y el robo de vehículos en Colombia.

Sobre el ejercicio explicó que en el primer semestre de 2018, las ventas de coches estuvieron casi que un dos por ciento por debajo del mismo periodo de 2017. Agregó que en lo que tiene que ver con autopartes, el sector venía vendiendo un diez por ciento menos, curva que cambió al cierre del año anterior en vista que las últimas informaciones precisan que hay una mejoría en la venta de carros después de junio por lo que no es pesimista en que el dato final de venta sea de 245.000 vehículos, cifra que fue impensada por la tendencia con la que inició el trimestre inicial.

A criterio de Zuloaga si bien las ventas pueden ser menores, lo único cierto es que el balance en medio de las lánguidas perspectivas fue alentador en una industria que venía de capa caída. El gremio confirmó que las ventas de autopartes fueron tres por ciento por encima de las registradas al cierre del pasado primer semestre, un poco para el olvido, con lo cual el cierre es algo superior al ocho por ciento.

El motivo de la desaceleración tuvo que ver con el proceso electoral ya que la gente y los inversionistas, algunos, con razón y otros sin ella, decidieron aplazar las capitalizaciones o compras. Al término de la segunda vuelta el país retomó la confianza, mejoraron los indicadores y por ello Asopartes espera que ese optimismo pueda verse reflejado en este 2019.

A criterio de Zuloaga Revollo, es indudable que hay muchas marcas y empresas que quieren ingresar a Colombia en donde no pocas han dejado una huella importante y con ello ganado un mercado interesante, empero lamentó que el frente tributario siga siendo el talón de Aquiles para los industriales que buscan instalarse en Colombia porque hace que cambien las reglas de juego por el famoso apretón del cinturón.

“Por fortuna si hay confianza en el país que es algo supremamente importante, el tema financiero las firmas lo superan, pero la credibilidad y la tranquilidad que brinda Colombia es toda porque aquí no se estatizan empresas ni se le vulnera el derecho que tiene per sé la propiedad privada. La parte jurídica del país es muy sólida, de tal manera que para el inversionista extranjero el país ofrece mucho más que tranquilidad”, expuso el señor Zuloaga.

Un aspecto determinante en la inversión es que Colombia es un país democrático, respetuoso de la institucionalidad y con una seguridad jurídica que resulta más tranquilizante que pagar unos pesos más. En síntesis, los empresarios ven a Colombia con muy buenos ojos porque le observan con admiración su estabilidad económica, jurídica y financiera.

Los carros seguirán subiendo de precio

En Colombia a la gente le encanta estrenar, pero a tono con el mercado internacional y con la tendencia de la economía, el comprador busca productos de calidad, con innovación y de mucha confiabilidad. Ese es el caso de quienes buscan coche nuevo que ya este floreciente año encontraron automóviles a mayor precio por temas como el Impuesto a las Ventas, IVA, la devaluación y aunque en menor proporción las tasas de interés que para el capítulo Colombia siguen siendo extremadamente altas.

Contrario a los que la gente pensaba hace cuatro años, manifestó el presidente de Asopartes, los carros van a seguir subiendo de precio porque la devaluación marca un derrotero de mercado muy importante.

El dirigente gremial indicó que frente a todas las advertencias que algunos analistas económicos hacen sobre las eventuales dificultades que podrían llegar en un par de años por el llamado ciclo económico, lo obvio como en cualquier situación es mantener los cuidados de rigor para evitar que un paso en falso de cualquier economía afecte el entorno nacional. De todas maneras se mostró escéptico con los que llamó vaticinadores de turno que se atreven a hacer cábalas sin conocer el funcionamiento de cada país y su manejo económico. Insistió que sin necesidad de apelar al pánico o susto, lo más aconsejable es tener el máximo de los cuidados, pero eso, dijo, pasa hasta en los hogares.

Con el contexto internacional y geopolítico celebró los últimos acercamientos entre China y Estados Unidos lo cual dará no solamente estabilidad sino algún despegue en los mercados del mundo que vieron con alarma el diferendo comercial. El dirigente fue tajante en que tal y como van las cosas, vendrá mucha más confianza financiera que terrorismo económico.

Sobre la guerra comercial China-Estados Unidos, Zuloaga comentó que ésta se encuentra muy cerca al punto final, aclarando que ese tipo de desencuentros suelen darse de manera temporal por las circunstancias de los países.

Al hacer su lectura sobre 2019, Zuloaga indicó que será un año mucho más dinámico que 2018 por cuanto hay más colombianos llenos de optimismo y con ganas de empujar para que el país deje atrás un lastre de contracción económica que tanto se notó en el ejercicio de muchas empresas.

Al cierre de 2018 Asopartes le apunta a ventas por valor de 3.970 millones de dólares y desde ya le apuntan a una facturación en 2019 superior a los 4.050 millones de dólares. Todo este ejercicio resulta muy positivo, resalta el gremio porque hay un aporte social para tener en cuenta toda vez que con las autopartes y la cadena se generan más de 4.3 millones de empleos en todo el país. Para este año, la tasa de empleo podría crecer a un ritmo superior al ocho por ciento.

Visto 823 veces