El actual instrumento, que hoy se convierte en una realidad, es una aspiración de los caficultores de tiempo atrás para proteger sus ingresos ante los altibajos del mercado.

Publicado en Tomemos Café