Namibia extrae los diamantes literalmente del fondo del océano, gracias a lo cual la mayoría tiene la calidad de gema, y de ahí que su precio siempre ha sido uno de los más altos del mundo.

Publicado en Notas de actualidad