Las tan añoradas células se encuentran no en el lugar donde se forman los dientes del embrión, sino donde la cavidad oral pasa al tubo digestivo en desarrollo.

Publicado en Trabajo y salud