El pasado año, Japón pagó unos $35.860 millones por la importación del gas natural licuado, incluyendo unos $2.500 millones por combustible proveniente de Sakhalin-2.

Publicado en Minería y petróleo